Polígono H San Blas B 2 – 3 EDM Benjamín B

Polígono H San Blas B 2 – 3 EDM Benjamín B

3.gif El día que ganó el fútbol

Gran remontada del equipo de la Escuela, basada en la fuerza, la garra y el coraje

Alineaciones.

Polígono H San Blas B: Joel; Iker, Adrián M,, Izan, Roberto, David, Pablo, Alejandro. Héctor, Adrián F, Mario e Iván.

EDM Benjamín B: Carlos; Pablo,  Juan Diego, Diego, Arturo, Álex, Sergio,  Manu, Iván, Miguel, Daniel J y  Andrés.

Árbitro: Cabezas Salas, Pedro Manuel

Goles: 1-0 (m. 4): Mario; 2-0 (m. 12): Adrián; 2-1 (m. 21): Dani J,; 2-2 (m.22): Manu y 2-3 (m. 26): Juan Diego.

P3300189.JPG

 

Crónica y fotos de Alfredo Pascual

De esta manera se puede definir el partidazo disputado por el Benjamín B en esta jornada de liga. Como afirmáramos en jornadas anteriores, el Benjamín B es un gran equipo que juega al fútbol, reacciona bien, positivamente, que todavía no ha dado todo de sí, que no te defrauda, que lucha y levanta pasiones.

Veníamos de una mala racha de resultados, y afrontábamos este partido con un cierto talante, con un aire de haber perdido la fe en nuestros chicos. Pero como manifesté a sus padres, arduos lectores de todas mis crónicas, esperad y veréis lo que se cuece dentro de estas cabecitas-esponjas. Y cuando todo sea puesto en juego, y justo es ahora, cuando nos acercamos a la etapa de Alevín, cuando el jugador saca y pone en práctica todo lo que ha aprendido en etapas anteriores. Recordad, la paciencia es una virtud y hay que esperar sus frutos.

P3300199.JPG

Los dos equipos en formación, precedidos por el señor colegiado, saltaron al campo, se estrecharon la mano y saludaron al público. Ambos conjuntos ocuparon sus posiciones y dio comienzo el encuentro. El Polígono puso el balón en movimiento desde el centro del campo. Desde el primer minuto, atacamos con todos nuestros efectivos, con nuestra técnica, repelimos ataques y nos hicimos fuertes en el centro del campo, robándoles el balón, volcados, lucha sin cuartel desde el primer momento, presión. Todos estábamos asombrados, un equipo decidido, valiente, atacador, con dominio en todo el campo.

Se adelantaron los locales

Ellos marcaron primero, minuto 4, pero esta vez no nos importó, no nos produjo ningún efecto psicológico que nos hiciera pensar que íbamos perdiendo. Seguimos jugando, estábamos preparados para todo esto y mucho más, la entrega era total, los pases eran magníficos, estábamos muy bien posicionados en el campo y disfrutábamos del momento de juego. Nuestros ataques llevaban mucho peligro sobre la meta contraria. El balón, jugado desde atrás, con pases en largo hacia nuestra delantera, ofrecía un espectáculo digno de ver. No parecíamos un benjamín. Por el estilo y la calidad del juego, se podría decir que estábamos ya en un partido del juvenil.

No recibimos otro gol hasta el minuto 12, no por mérito ni  jugada de ellos, sino por descuido nuestro. Los chicos, insensibles ante estas circunstancias, curtidos en enfrentamientos anteriores, no le dieron la menor importancia, y ellos mismos, viendo realmente cómo jugaban, estaban satisfechos. Con el coraje que les caracteriza, siguieron sin que les hiciera este segundo tanto mella en su juego.

P3300188.JPG

Terminó la primera parte, y viendo como habían jugado, yo personalmente, sabía ya que es lo iba a pasar en la segunda mitad. Nadie habló, estábamos expectantes a que diera comienzo para verles otra vez. Los cinco minutos más largos de toda la vida terminaron y sacamos desde el centro, impulsados con la energía renovada. Realizábamos nuestra jugada y marcábamos en el minuto 1. Una combinación perfecta de pases en un contraataque muy bien llevado propiciaba que Dani J, anotara el primer tanto para la Escuela, disparo certero, batiendo por bajo al guardameta del Polígono. Era el preludio de la remontada. Tanto es así, que en el minuto siguiente volveríamos a marcar. Enchufados, volveríamos a repetir la jugada, y esta vez Manu sería el encargado de transformar su disparo en el gol del empate, ¡2 a 2, en el minuto 22!.

Gran definición

Ya solo quedaba meterles el tercero y ganar el partido. El equipo rival desapareció del campo. Nuestra alta resolución del juego era muy superior, y gracias a esta definición, otra jugada muy bien conducida desde atrás daría la oportunidad a Juan Diego de anotar el gol de la victoria, “Gol!, ¡Gol!, ¡Gol!, minuto 26.

Nos replegamos tímidamente, deberíamos ser cautos ahora y no cometer fallos, íbamos ganando y no era cuestión de perder ahora lo que tanto trabajo nos había costado, y con ello, lo que significaba este triunfo para todos. Lo hicimos muy bien, mantuvimos el control y con la posesión del balón terminó el encuentro y consagramos nuestra victoria.

Quisiera dar las gracias a nuestros técnicos, Daniel Aparicio y Adrián Gil, por su entrega y dedicación, una remontada así no se logra sino hay detrás un buen trabajo. Asímismo, mis más sinceros agradecimientos a todos, madres, padres y familiares de nuestros chicos, que sin su ayuda y colaboración no sería posible escribir estas crónicas. Por lo tanto, sois vosotros los que escribís la historia, yo solo me limito a recoger vuestras ideas y sensaciones y tratar de plasmar, narrar y comunicar al resto. Y como no, a la fuente de inspiración que son todos ellos, los protagonistas, ¡nuestros chicos!

¡¡¡ VAMOS MORATA!!!!

P3300187.JPGP3300188.JPGP3300189.JPGP3300193.JPGP3300196.JPGP3300197.JPGP3300198.JPGP3300199.JPG