Juvenil C o la gran fuerza mental de un equipo campeón

Juvenil C o la gran fuerza mental de un equipo campeón

“Viven los partidos con una intensidad máxima y no se rinden nunca”

El esfuerzo y el compromiso, combinado con la calidad y el convencimiento, han llevado al equipo que comenzó dirigiendo Dani Ibeas y que acabó en manos de Elías Ros a lograr el ansiado ascenso a Autonómica y a un merecidísimo título de liga

  • Daniel Ibeas, el primer entrenador: “Los jugadores creen en lo que hacen, han mostrado mucho compromiso y han tenido una capacidad de adaptación asombrosa”

  • Elías Ros, el técnico sustituto: “Han demostrado su valía al empeñarse todavía más en ser campeones, por ellos, por Dani y por la Escuela”

  • Dardo Rubina, el coordinador: “Es un equipo muy competitivo, serio y comprometido, con gran personalidad y que vende muy cara la derrota”

  • Juan Aceitero, seguidor y padre de un jugador: “Lo más llamativo de estos chicos es su actitud, lo dan todo en el campo, son una piña”

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeón

 

Texto de Alejandro Posilio; fotos de A.Posilio y J. Aceitero

“Es un equipo mentalmente muy fuerte, integrado por jugadores comprometidos. Ha habido partidos que no los jugamos bien, pero los sacaron adelante por su convencimiento en la victoria. Esto es síntoma de un equipo campeón”.

“Me ha llamado la atención la forma en la que viven los partidos, con una intensidad máxima, no se rinden nunca y luchan hasta el final. Es un equipo comprometido, que lo da todo en el campo. Juegan los partidos como si fuera el último”.

“El Juvenil C es un equipo muy competitivo, serio y comprometido, con gran personalidad y que vende muy cara la derrota”.

Estas tres definiciones resumen claramente las condiciones que han llevado al Juvenil C de la EDM a proclamarse campeón de liga del Grupo 3 de Preferente y ganarse una plaza en la División Autonómica para la próxima temporada. Y sus autores son los técnicos que mejor conocen a este plantel de jugadores, quienes aceptaron con entereza el difícil reto que les puso la Escuela, el ascenso: Daniel Ibeas, el entrenador que comenzó la campaña; Elías Ros, el que la terminó; y Dardo Rubina, el coordinador de la etapa de Rendimiento.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónTodos ellos coinciden en destacar que la fuerza mental de este grupo les ha llevado al éxito. Hasta Juan Aceitero, uno de los padres que ha seguido con asiduidad al equipo, progenitor del defensa Sergio Aceitero, lo ratifica: “Lo más llamativo de estos jugadores es su actitud, lo dan todo en el campo, son una piña, y aunque hay algunos que destacan por su calidad, todos han puesto su saber individual en favor del equipo. El título es un premio merecido”.

Aunque el objetivo inicial era el ascenso, los primeros compases en la temporada no fueron muy prometedores. A pesar de que siempre se mantuvieron entre los primeros puestos de la tabla, tardaron algunos encuentros en cogerle la onda a la categoría. Pero antes de finalizar la primera vuelta se produjo el acoplamiento, y la velocidad de crucero les llevó a lo más alto en una segunda vuelta impresionante, en la que remontaron los once puntos que les llegó a sacar el Atlético Madrileño, que acabó segundo en la general.

Cambios de sistema

“No conocía mucho a la plantilla. Me encontré con un perfil mayoritario de mediocampistas y la falta de extremos. Comenzamos jugando 4-3-3, que es el modelo principal de la Escuela, y rápido cambié al 4-4-2 y después al 4-2-3-1. Pero creo que una de las claves fue la última variación al 3-4-1-2, con tres centrales y dos carrileros largos. Ahí fue cuando comenzamos a adueñarnos de los partidos en el centro del campo. Con esta disposición, obligamos a los rivales a trabajar más defensivamente. Vi a los jugadores más cómodos con el nuevo sistema y al final de la primera vuelta encontramos la regularidad”, asegura Ibeas.

Y Rubina lo precisa con sus palabras: “Los equipos de la EDM suelen hacer mejores segundas vueltas porque les cuesta adaptarse al sistema de juego que se practica aquí, que es complicado. Pero una vez que los entrenadores se hacen con los jugadores y se produce el acoplamiento, les sacamos más rendimiento y disimulamos mejor nuestras carencias”.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónAunque el título lo ratificaron en la última jornada, los números del Juvenil C son fenomenales. De los 34 partidos disputados, ganaron 24, empataron siete y solo perdieron tres. Ha sido el segundo equipo más goleador, con 83 tantos, y el segundo menos goleado, con 32. Una escuadra que ha demostrado regularidad y solidez en todas sus líneas.

“El punto fuerte de este equipo es la fuerza mental en el campo. Sus integrantes creen en lo que hacen y han mostrado mucho compromiso. Además, han tenido una capacidad de adaptación asombrosa, lo que nos ha permitido disponer de una gran variedad de soluciones”, explica el primer preparador. El coordinador ofrece su versión: “Tienen gran personalidad y defienden muy bien. No es un equipo que se caracterice por el toque en su máxima expresión, pero saben jugar el balón con criterio”. Lo que ratifica Ibeas: “En algunos partidos, nuestro punto débil ha sido sacar el balón jugado como buscábamos. Pero lo hemos suplido con compromiso, lucha y esfuerzo colectivo”.

Mucha competitividad

Daniel va más allá y se atreve a especificar cuál ha sido la evolución de este equipo: “No diría que juegan mejor que al principio de temporada, pero han ganado mucho en competitividad y en juego colectivo. Uno por uno han mejorado a la hora de encontrar soluciones en el campo”. Y añade: “No es un equipo que domine un concepto claramente sobre el resto, como el de presión tras pérdida, que hemos trabajado mucho. Pero los ponen en práctica todos bien, tienen claro cómo se les pide que jueguen”.

Dardo Rubina se expresa con más precisión todavía: “Defensivamente son muy buenos, tanto para desactivar el juego de toque y posesión como el del fútbol directo. Juegan muy ordenados y presionan muy bien el balón. Además, han mejorado mucho en la salida de la pelota y en mantener la posesión”.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónY como no hay nada mejor que reconocer las limitaciones propias para poder superarlas, los técnicos de este equipo reconocen su punto débil. “No han sabido jugar los momentos más tensos en los partidos decisivos, y eso nos ha costado numerosas expulsiones”, precisa el coordinador. Y Elías Ros incide en la misma línea: “Ha faltado tranquilidad en algunos momentos para superar la tensión. Se ha confundido la máxima competitividad con salirnos del partido. En algunos momentos que han estado al cien por cien, no han podido mantener la calma, y eso nos ha perjudicado”.

Pero como son momentos de alegría y disfrute por el logro conseguido, el progenitor Juan Aceitero se muestra magnánimo y encantado con la temporada vivida: “He disfrutado mucho viendo cómo dominaban los partidos, con un gran toque de balón y un dominio de la posesión exagerado. Me gustaría destacar su juego de equipo. Aunque hay buenas individualidades, han conseguido ponerlas en beneficio del grupo. Han ido de menos a más y creo que han mejorado en casi todos los aspectos, incluido el toque y la compenetración. Los chavales se lo han currado y creo que se lo han merecido”.

Los mejores

“Todo el mérito ha sido de Dani y de Mario, pues yo me encontré el equipo hecho y no quise cambiar nada para dos encuentros. Mi preocupación era que no les afectara el cambio de entrenador y los chicos han respondido de fábula. No solo han demostrado ser los mejores de la categoría Preferente, sino que también han evidenciado una entereza mental sobresaliente, no viniéndose abajo en los peores momentos, pues no ha sido un camino de rosas”, refiere Ros.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónEl cambio de entrenador producido a falta de dos jornadas para el final de la temporada por un desacuerdo entre la directiva y el técnico responsable del equipo no afectó a los jugadores, quienes se tomaron a pecho la dificultad del momento y se juramentaron para hacer realidad el ansiado objeto de deseo. Así lo explica Elías Ros, el sustituto: “Estaba preocupado por cómo reaccionaría el equipo, si los chicos iban a pensar más en lo sucedido que en conseguir el ascenso. Pero han demostrado su valía al empeñarse todavía más en ser campeones, por ellos, por Dani y por la Escuela”.

Si bien, el preparador que ha vivido el ascenso y el título en el banquillo reconoce que ha sido una situación rara: “Ha sido diferente a todo lo que había vivido hasta ahora. Cuando me ofrecieron llevar al equipo los dos últimos partidos, acepté. Pero luego reflexionando, me di cuenta del riesgo que corría. Si el equipo subía, lógicamente era mérito de Dani, pues estaba arriba; pero si fallábamos y perdíamos la oportunidad, se me achacaría el tropiezo. Pero los chicos han respondido de maravilla, se han implicado todavía más y se han apuntado un gran éxito, que es lo que importa. La verdad es que han estado de diez”.

Tanto es así, que Dardo y  Elías ven a varios de los jugadores de este equipo con posibilidades de formar parte del Juvenil A de la EDM, que la temporada que viene tomará parte en División Nacional. Y otros formarán parte del Juvenil B, que disfrutará de la categoría Autonómica ganada esta campaña con el esfuerzo de todos.

 

 La opinión de los protagonistas

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónAlberto Sanz

Este estudiante de segundo de bachillerato en el colegio Santo Ángel es un central de gran calidad y enorme inteligencia, amante de sacar el balón jugado siempre que puede. Tiene 17 años, es madridista confeso y coloca en un altar a Raúl González Blanco.

“Este título es el premio a un gran esfuerzo, al mucho trabajo realizado en un año muy complicado, pues estar arriba siempre es muy difícil, exige mucho esfuerzo y hay mucha presión, y no todos los equipos lo pueden soportar. Este ascenso y el título es lo mejor que me ha pasado a nivel futbolístico y es la mejor manera de dejar este gran grupo. Hemos sido campeones por el grupo que hay, nos hemos apoyado unos a otros en todo momento. Hemos sabido llevar a la práctica nuestra idea clara de tener el balón y jugar al ataque. También hemos sabido sacar rendimiento a las jugadas de estrategia. Tenía mucha ilusión por lograr el ascenso, pero no esperaba conseguirlo. Hasta el último día no lo vi claro. Pero hemos trabajado mucho para ello y nos lo merecemos, pues no es nada fácil remontarle once puntos al Atlético Madrileño. Lo mejor de este equipo es que no se da nunca por vencido, siempre quiere más. Nos costó adaptarnos al cambio estratégico del 3-4-1-2, pero nos ha dado muy buen resultado. La labor del entrenador ha sido fundamental. Si no nos hubiera exigido tanto, no lo habríamos logrado. Quiero seguir jugando en la Escuela, pero siempre que me sigan dando la confianza que me han otorgado hasta ahora. Todos estos años han confiado en mí y espero que lo sigan haciendo”.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónRodrigo Posilio

Este lateral reconvertido en central y con espíritu de delantero, pues ha marcado cuatro goles, estudia segundo de bachillerato en el instituto Felipe II. Es madridista por los cuatro costados y le encanta la inteligencia y la clase de Benzema. Lleva en la Escuela desde prebenjamines.

“El campeonato y el ascenso han sido una gran alegría, tanto individual como colectiva, porque todos hemos puesto nuestro grano de arena para lograr el objetivo que nos habíamos puesto a principio de temporada. Hemos sido campeones porque no hemos bajado los brazos en los momentos más complicados, como cuando empatamos con el Atlético Madrileño en casa, que parecía que se nos escapaba la liga. Pero seguimos esforzándonos para logar ser primeros. Somos un grupo nada egoísta, en el que todos trabajamos con el mismo objetivo y hay bastante calidad en el césped. Desde el principio, el ascenso fue nuestro objetivo y siempre pensé que podíamos lograrlo, porque confiaba en mis compañeros. Lo mejor de este grupo es su mentalidad luchadora, que nunca se viene abajo. Tiene una gran fortaleza mental. No sé cuál es su punto débil, aunque seguro que lo tiene. Este año he aprendido cosas puntuales de mi posición gracias a los entrenamientos específicos en los que he participado. Me queda un año de juvenil, pero me voy de la Escuela, aunque seguiré jugando al fútbol”.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónJorge González

Seguidor del Real Madrid, tiene como jugador referente al hoy centrocampista del Bayern Xavi Alonso. Posiblemente de ahí le venga a este mediocentro su gusto por el toque y la posesión del balón. Estudia segundo de bachillerato en el instituto Rey Pastor y ha marcado tres goles.

“Este logro ha sido muy importante porque llevábamos buscándolo varios años y no lo habíamos conseguido. El pasado estuvimos cerca, pero esta temporada lo hemos podido culminar. Hemos sido campeones por el poder de sacrificio, la fuerza mental del equipo y el gran esfuerzo desarrollado por todos los jugadores. Hemos sabido trabajar como equipo y hemos dejado a un lado las individualidades. Este grupo sobresale por su capacidad mental y por el esfuerzo de sus jugadores, que al ponerlos en equipo, hacen mejor a todos. No sabría decir cuál es el punto débil de este conjunto. Particularmente, esta campaña he aprendido a posicionarme mejor en el campo y a leer mejor los partidos. La temporada que viene siguo siendo juvenil y me encantaría poder formar parte del A de la EDM”.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónAlejandro Recio

Este mediocentro con alma de mediapunta tiene 18 años y estudia primero de bachillerato en el instituto Felipe II. También es seguidor del Real Madrid y su jugador referente es David Beckham. Destaca por su precisión en el lanzamiento de faltas y córneres.

“Este título es algo muy grande, porque tras doce años en la Escuela, hemos sido capaces de acabar primeros en una categoría tan difícil. Hemos sido campeones por el duro trabajo que hemos llevado a cabo desde agosto, gracias a la buena labor de nuestros entrenadores, que nos mostraron un gran compromiso, que han sabido inculcárnoslo. Hemos tenido una mentalidad ganadora que nunca antes había visto. Hemos jugado algunos partidos mal y hemos sido capaces de sacarlos adelante gracias a esa mentalidad. El objetivo desde el principio de temporada era ascender, pero empezamos flojos, aunque poco a poco fuimos cogiendo ritmo y nos dimos cuenta de que podíamos lograrlo. Al final lo hemos hecho por méritos propios. El punto fuerte de este equipo es que hemos jugado como tal, pero la calidad individual de algunos jugadores nos ha servido para ganar varios partidos decisivos. Nuestra debilidad es que a veces nos relajamos y nos han metido varios goles por ello. Este año he aprendido a tener una mentalidad de campeón. Me queda un año como juvenil y espero poder jugar en el A en Nacional, dónde ya he debutado esta temporada”.

antonioAntonio Martínez

Hábil delantero de 18 años, ha decidido dejar los estudios para ponerse a trabajar, lleva los tres años de juvenil en la Escuela. Es un madridista irredento y admirador de la clase y elegancia de Benzema.

“Ascender a Autonómica y quedar campeones de liga ha sido muy bonito para todos los jugadores, porque hemos demostrado que hemos sido los mejores durante casi un año. Además, para la Escuela ha sido muy importante, pues hemos logrado algo por lo que se luchaba desde hace tiempo. La clave ha estado en nuestra enorme lucha y en lo bien que lo ha hecho el entrenador. Lo merecíamos por lo mucho que hemos trabajado. Este equipo está formado por jugadores de mucha calidad, que lo han dado todo por ganar. Además, creo que nos hemos comunicado muy bien en el campo y eso se ha notado. Pensaba desde el principio que podíamos subir, porque había un equipo muy bueno, muy luchador y bastante competitivo. Hemos ido todos a una, jugando en equipo desde el primer momento. Por todo esto hemos jugado muy bien. La única pega que veo a este equipo es que a veces se nos va la boca. Este año he aprendido a ser mejor delantero, tirar más a puerta, chupar menos y comunicarme más. Yo ya dejo de ser juvenil, y si no puedo jugar en alguno de los equipos aficionados de la EDM, seguiré jugando en otro lado”.

Reportaje sobre el Juvenil C de la EDM tras ser campeónJorge Esparza

Goleador de clase y elegancia, ha logrado la estimable cifra de 19 goles esta temporada. Estudiante de segundo de bachillerato en el instituto Quevedo, también es admirador de la clase de Benzema y seguidor del Real Madrid

“Lo que hemos conseguido es muy importante porque significa que el trabajo duro de todo el año ha dado sus frutos. Todos nos hemos esforzado mucho para conseguir el título y al final lo hemos logrado. Eso siempre satisface. Hemos sido campeones por el esfuerzo que hemos hecho y por el compañerismo que ha existido en el equipo. Somos un grupo muy unido. Hemos disfrutado de mucha libertad en el juego y cada jugador ha aportado lo que sabe, sin querer sobresalir. Yo veía al equipo fuerte desde el primer partido y pensaba que podíamos lograrlo, y no me he equivocado. En la primera vuelta estuvimos algo más flojos, pero ya se notaba que éramos superiores al resto de equipos. El punto fuerte de este grupo ha sido el compañerismo y el mucho apoyo que nos hemos dado entre todos. Hemos sido fieles a nuestro juego, intentando tener la pelota, y siempre que hemos podido, lo hemos hecho. No le veo ningún punto débil a este equipo. Particularmente, he aprendido a jugar más el balón y a caer mucho a banda. Este año dejo de ser juvenil y, si no puedo seguir en la EDM, ficharé por el equipo de mi hermano, Nueva Elipa, que juega en Primera”.

Vídeos de la celebración del título de liga