Fernando Sánchez, cabeza de una dinastía de futbolistas de Moratalaz que hoy defienden sus dos hijos en la EDM

Fernando Sánchez, cabeza de una dinastía de futbolistas de Moratalaz que hoy defienden sus dos hijos en la EDM

Fernando Sánchez Sanz, jugador de antiguos clubes de Moratalaz que hoy tiene dos hijos en la EDM

“En esta Escuela se preocupan de algo más que de enseñar a jugar al fútbol”

Este contundente central comenzó su carrera futbolística en el Fútbol Arte Soria, uno de los primeros equipos que se fundaron en Moratalaz, llegó a jugar en Segunda B y ahora tiene a sus dos hijos disfrutando en la principal escuela de fútbol del distrito

  • Fernando: “La diferencia básica es que el fútbol antes nos gustaba más a los que los practicábamos. Teníamos más pasión que los jugadores de ahora”

  • Iván: “Antes tenía vergüenza a regatear, y ahora ya no tengo miedo a que me salga mal”

  • Sergio: “El fútbol de toque de la Escuela me beneficia; si no tenemos la pelota, me toca defender, y eso me gusta menos”

Posando en el urbis

Textos y fotos de Alejandro Posilio

Este morataleño de 45 años ha iniciado una dinastía de futbolistas en equipos de Moratalaz. Comenzó hace 35 años en el Fútbol Arte Soria, antiguo club del barrio que desapareció,  y ahora tiene dos hijos en la Escuela Deportiva Moratalaz. Durante su época futbolera, que continúa al seguir jugando con amigos, recorrió distintos clubes de la comunidad de Madrid y llegó a jugar en Segunda B. Empresario que se dedica a la fabricación de muebles de cocina y baño, está casado con una mujer también de Moratalaz, con la que ha tenido una hija y los dos adolescentes que juegan en la EDM. Está encantado con el hecho de que a sus hijos les guste jugar al fútbol, porque cree que practicando deporte se aprenden muchos valores necesarios para vivir en sociedad. Asegura que hoy en día los chicos disfrutan de muchos más recursos para practicar fútbol, pero que lo viven con menos pasión que antes.

 ¿Cuándo y cómo empezó en esto del fútbol?

Ahora tengo 45 años y empecé a jugar al fútbol en infantil, en el club Fútbol Arte Soria, que estaba en Moratalaz. Entrenábamos en el Polideportivo de Moratalaz y en un campo de tierra que había donde hoy está la iglesia de los Mormones. Luego, en el primer año de juvenil me fichó el Pegaso. En esa etapa estuve dos años formando parte de la selección castellana de fútbol, y uno de esos años quedamos campeones de España. También fui preseleccionado por la selección española sub 17, con Mariano Moreno de entrenador. Con 17 años debuté en Tercera División con el Pegaso, y luego hice la mili y me fui al Valdemoro, ya en Tercera División. Y luego, con 20 años me fichó el Moscardó, en Segunda B. Lugo fiché por el Ibiza, también en Segunda B, y posteriormente jugué en el Valdepeñas. Después regresé al Carabanchel. Y cuando empecé a trabajar,  dejé el fútbol.

¿Se puede considerar a Fútbol Arte Soria los antecedentes de la Escuela Deportiva Moratalaz?

Claro que sí. Uno de los responsables de aquel club era Miguel Ángel Manzano, que hoy es uno de los vicepresidentes de la ED Moratalaz. El nombre del club procedía del patrocinador, que era un estudio de fotografía que había en Moratalaz. Por aquellos años también estaban el Independiente de Moratalaz, que fue uno de los clubes que se fusionó para formar la actual  Escuela. En aquellos años yo jugaba el mismo fin de semana un día con el infantil y otro con el juvenil, pues no había la categoría cadete, como hoy.

En las gradas del Urbis

Iván, Fernando y Sergio (de izquierda a derecha) en las gradas del Urbis.

¿Qué recuerdos tiene de esos años?

Muy buenos. Yo siempre he vivido en Moratalaz, antes en la plaza del 20, y todo lo que recuerdo es muy bueno. Viendo los amigos que tenía que no se han dedicado al deporte, no me cambiaba por ninguno de ellos.

¿Y después de tanto tiempo, porque ha vuelto al Moratalaz?

Hace ocho años traje a mi hijo mayor, Sergio. Comenzó en benjamín, ya en la Escuela. Lleva dos temporadas con los benjamines, dos con los alevines, dos con los infantiles y otras dos con los cadetes. Este año está en el cadete A.

¿Y este año, ha apuntado a otro de sus hijos?

Sí, esta temporada se ha incorporado Iván. También le traje con su hermano hace ocho años, pero no le gustó. Quería jugar de portero, se aburrió y no quiso seguir. Y este año ha hecho las pruebas y le han cogido para el cadete F. Solo se lleva 15 meses con su hermano.

¿Qué diferencias ve entre el fútbol que usted jugaba y el que se practica hoy en día?

La diferencia básica es que el fútbol antes nos gustaba más a los que los practicábamos. Teníamos más pasión por este deporte que la que muestran hoy en día los chicos. Antes no teníamos todos los medios que hay ahora, pero lo vivíamos más. Aunque hoy tienen otras muchas cosas para poder disfrutar, como la Play, en las que gastar el tiempo. Pero antes solo teníamos el balón y nos bajábamos a la calle a jugar al fútbol todo el día.

¿En que se traduce esa diferencia?

En que antes en el fútbol había más picardía. Ahora es todo más mecánico, se entrena más, hay más medios, más balones, etc. Y en los campos, que voy a decir. Antes eran todos de tierra y ahora son de hierba artificial. La diferencia es un mundo. Pero hay que reconocer que hoy los chavales son muy buenos. Tienen mucha más calidad que antes. Antes había algunos muy buenos, pero ahora sale mucha más gente muy buena. Están más preparados, los entrenadores son mucho mejores. Pero la pasión de los jugadores en la actualidad por el fútbol es menor que la que había antes.

Tocando el balón

Padre e hijos, tocando el balón.

¿Y las instalaciones son muy diferentes a las de antes?

Muchísimo. Es otro mundo. Nosotros en aquella época, con la edad que tienen mis hijos ahora, en la mitad de los campos las duchas estaban hechas una pena, no te podías duchar, no había agua caliente y los campos de tierra eran penosos. Y eso que yo empecé a jugar en hierba con 16 años en el Pegaso, que tenía un campo de hierba. Pero muy pocos clubes tenían hierba. Y luego estaban lo medios. Antes solo teníamos cuatro balones, los archifamosos Micasa. Pero hoy cualquier equipo tiene 20 balones y buenos, petos, conos, ropa deportiva para entrenar y jugar; las botas antes las comprábamos en la Federación y solo había una o dos marcas. Sin embargo, hoy te vuelves loco con todas las clases que hay. Ha cambiado mucho.

¿También las familias vivían de otra manera el que alguno de sus miembros jugara al fútbol?

Claro, yo siempre he ido solo al fútbol, a entrenar y a jugar. Y hoy mi padre es el primer seguidor de mis hijos. Yo siempre he ido solo a los entrenamientos y los partidos porque mi padre trabajaba. Pero hoy ha cambiado esa cultura, y si el padre no puede, va la madre o los abuelos. Todo lo que mi padre no hizo conmigo, lo hace ahora con mis hijos, y yo se lo agradezco.

¿Qué diferencias ve entre los seguidores de antes y los de ahora?

En general, la gente que va ahora entiende más de fútbol. Antes había gente que protestaba y no sabía lo que era un fuera de juego. Ahora han cambiado algo las reglas y la gente se las suele saber. Hay más cultura y se nota también el fútbol.

¿Por qué decidió traer a sus hijos a la EDM?

Aunque yo he jugado al fútbol y para mi es una pasión, nunca le he obligado a jugarlo. El menor ha vuelto este año a jugar, pero no porque yo le haya dicho nada, sino porque él ha querido. Pero es muy importante hacer deporte. La gente que se educa en un entorno deportivo está mejor preparada para la vida. El que desde pequeño tiene una disciplina, convive con los compañeros, sabe lo que es el esfuerzo y pone en práctica otros valores que hay en este deporte, está mejor preparado. Esto no tiene nada que ver con que luego lleguen a ser algo o no en este deporte. Vivir en un buen entorno deportivo es muy importante para la formación de los jóvenes.

Los tres juegan al fútbol

Los tres disfrutan jugando al fútbol.

¿Y usted ha comprobado que ese buen ambiente al que se refiere existe en esta Escuela?

Sin duda. La gente que dirige esta Escuela y la que entrena es gente muy preparada y se preocupa por algo más que simplemente enseñar a jugar al fútbol.

¿Comparte el estilo de juego de combinación que se impone en la EDM?

Me parece bien, pero con salvedades. El caso de los cadetes A y el F, que son los que conozco, no son comparables. Un entrenador al que le dan un equipo tiene que ver lo que tiene e intentar explotar las condiciones de los jugadores de los que dispone. Y no siempre se puede jugar igual. La teoría está muy bien, pero la realidad es muy diferente.

¿Cree que los equipos con menor calidad deberían jugar de otra manera?

No, no. El concepto de sacar la jugada tocando desde atrás me encanta. Pero hay determinados partidos en los que por hacer eso, se pierde. No pasa nada por despejar un balón fuerte y no controlarlo, y que en ese partido empates o ganes. Lo que hay que inculcar en los chavales es el tema de la competición. Es algo que echo en falta en la Escuela. Para mí, competir es darlo todo. En la Escuela he visto a ciertos entrenadores que han tenido mis hijos, a los que prácticamente les daba igual perder que ganar. Y eso tampoco es bueno. A los niños no se les debe presionar, pero sí hay que meterles el gen de la competición, que te lleve a pensar que si te ganan es porque han corrido más que tú, pero no porque en un momento determinado se ha querido hacer algo que la Escuela impone.

¿Cree que alguno de sus hijos podrá vivir del fútbol?

No, no creo. Sergio estuvo preseleccionado para la selección de Madrid y tiene muy buenas condiciones, pero es muy difícil.

¿Pero le gustaría?

Sí, claro, muchísimo, pero es muy difícil. E Iván es una incógnita. Siempre le digo que está por descubrir. No le conoce ningún ojeador y hay que ver lo que es capaz de dar.

Poder vivir del fútbol

A los tres les gustaría poder vivir del fútbol.

¿Qué le parece el lema de la EDM: El fútbol, algo más que un juego?

Me parece bien. Es un lema que deja claro que aquí no solo se preocupan de enseñar a jugar al fútbol, sino también ayudan en la educación de los chicos. Es un lema que se puede aplicar también a otros deportes.

¿Cree que la Escuela podrá algún día competir en igual de condiciones con los grandes clubes de la Comunidad, léase Real Madrid, Atlético, Getafe, Rayo…?

Potencial tiene para lograrlo, pero habría que cambiar algunas cosas. Por ejemplo, mejorar los campos. Si entrase algún patrocinador importante, ayudaría mucho. Somos una de las Escuelas más grandes de Madrid. Sería cuestión de moverlo e intentar conseguir más recursos. He jugado contra clubes como Leganés y Getafe, y no tienen mucho más potencial que la EDM.

¿Es de los padres que les da indicaciones a sus hijos de cómo deben jugar?

Sí, soy un poco crítico con ellos. Les resalto más lo malo que lo bueno. Pero ellos me conocen. Algunas veces me preguntan y hablamos sobre ello, pero nunca me meto en lo que les dice el entrenador.  Si yo fuera el entrenador, tampoco me gustaría que los padres les dijeran a sus hijos cosas diferentes a las que les diría yo. Nunca le diré a mi hijo que no haga caso a lo que dice el entrenador. Todas las cosas que le digo, siempre o casi siempre coincide con lo que les dice el entrenador.

 

Iván Sánchez Iván Sánchez, hijo menor de Fernando y jugador del Cadete F

“Los compañeros me tratan muy bien y me divierto mucho en los entrenamientos”

Este joven de 14 años es el pequeño de la familia. Estudiante de tercero de ESO en la Sagrada Familia, le encantaría poder vivir del fútbol, pero cree que su vocación es un poco tardía. Intentó entrar en la EDM cuando era prebenjamín, pero como no le  ponían de portero, lo dejó. Seguidor del Real Madrid y admirador de Ronaldo, también disfruta saliendo con los amigos o jugando en la calle.

¿Qué te cuenta tu padre de lo que él hacía cuando jugaba?

Que antes era muy diferente, que no tenían tantos medios como tenemos ahora.

¿Y compara lo que hacía antes y lo que hacéis ahora en un partido o entrenamiento?

Sobre eso no me dice nada.

¿Le has visto jugar al fútbol?

Sí, y lo hace muy bien. Entra sin miedo a todos los balones y no le importa ir al choque.

De portero a delantero.

A Iván le gustaba ser portero, pero ahora prefiere ser delantero.

¿Por qué les has pedido a tus padres que te traigan a la EDM?

Porque me gusta, porque este año quería hacer algo de deporte y porque mis amigos entrenan en la Escuela.

¿Antes jugabas en otro lado?

No. Vine cuando mi hermano entró en benjamines, pero no me gustó. Hice las pruebas, pero yo quería ser portero y no me ponían, por lo que lo dejé.

¿Y ahora de qué juegas?

De delantero, y lo prefiero a ser portero.

¿Qué tal la experiencia del tiempo que llevas en la Escuela?

Muy buena. Estoy muy contento, los compañeros me tratan bien y me divierto mucho en los entrenamientos. He jugado ya todos los amistosos, y aunque todavía no me he estrenado como goleador, espero hacerlo pronto. Pero estoy contento con el tiempo que he jugado.

¿Notas que has mejorado algo en los casi dos meses que llevas?

Sí, bastante. Antes tenía vergüenza a regatear, y ahora ya no tengo miedo a que me salga mal.

¿Te viene bien que aquí se practica un juego combinativo?

Sí, aunque es un poco más difícil de aprender. Quizá me gusta más el fútbol directo.

¿Te gustaría parecerte a tu padre en un campo de fútbol?

Sí, claro.

 

Sergio SánchezSergio Sánchez, hijo de Fernando y jugador del Cadete A

“Me gustaría llegar a equipos tan buenos como en los que ha jugado mi padre”

Es el mediano, pues tiene una hermana mayor que cursa enfermería, y también estudia en la Sagrada Familia, aunque está en cuarto de ESO. Lleva ya ocho temporada en la Escuela y está encantado, pues se divierte y ha hecho muchos amigos, con los que sale fuera de la Escuela. Igualmente seguidor del Real Madrid, tiene como ídolo a Cristiano Ronaldo. Le encantaría vivir de esta actividad, aunque lo ve muy complicado.

¿Qué te cuenta tu padre de cuando él jugaba al fútbol?

Me ha hablado de algunos partidos que jugaba y algunas otras historias, pero no nos ha contado muchas. No habla muy a menudo de cuando él jugaba.

¿Te gustaría parecerte a él?

Hombre claro, me gustaría llegar a equipos tan buenos como en los que ha jugado él.

¿Y los ves posible?

Es muy complicado.

¿Por qué juegas en la EDM?

Porque me pilla cerca de casa y porque aquí hay muy buen nivel. Los equipos juegan en ligas importantes.

Llevas ya ocho temporadas aquí. ¿Qué tal la experiencia?

Muy buena. Unos años han sido mejores que otros, pero en general, estoy muy contento.

¿Qué es lo que más te ha gustado?

En alevines ascendimos, y eso fue una gran alegría. También que el año pasado, estando en el Cadete B, ya me subieron algunos partido a jugar con el A.

Extremo goleador

Sergio juega de extremo goleador.

¿De qué juegas?

De extremo goleador. La temporada que más goles he metido fue en benjamines, pero no me acuerdo cuántos logré. Prefiero meter un gol a darlo.

¿Algo que no te haya gustado de la Escuela?

Me gustaría entrenar más tiempo en el campo, pero sé que es difícil porque todo está ocupado. Pero no tengo ninguna queja.

¿Te beneficia el hecho de que aquí se practica el fútbol de toque?

Me parece bien y me beneficia a mis características. Si no tenemos la pelota, me toca defender, y eso me gusta menos.

¿Te aburres en los entrenamientos?

No, me lo paso bien, son distintos. El año pasado eran algo más aburridos, pero este están siendo muy entretenidos.

 ¿Vienes solo por jugar al fútbol?

No, aquí también tengo amigos y salgo con ellos fuera del fútbol Es una buena excusa para estar con ellos.