Nuevo artículo de Antonio Caballero, que aconseja a los futbolistas de la Escuela cómo cuidarse durante el verano

Nuevo artículo de Antonio Caballero, que aconseja a los futbolistas de la Escuela cómo cuidarse durante el verano

Cinco consejos prácticos sobre qué tiene que hacer un futbolista durante las vacaciones

Antonio Caballero, entrenador y preparador físico de la EDM

Después de una temporada llena de esfuerzos; de 2, 3 o incluso 4 entrenamientos a la semana; de partidos fin de semana sí y fin de semana también; de un período tan largo de convivencia donde se viven todo tipo de situaciones, desde alegrías increíbles hasta momentos complicados que nos ayudan a crecer y madurar… Hay una palabra que todos nos merecemos y debemos disfrutar: VACACIONES.

Este período es una parte más de la temporada, y desconectar durante unas semanas será fundamental para llegar con ilusiones renovadas a una nueva temporada. A continuación os dejamos una serie de consejos prácticos a nivel general:

Este período es una parte más de la temporada, y “desconectar” durante unas semanas será fundamental para llegar con ilusiones renovadas a por una nueva temporada. A continuación os dejamos una serie de consejos prácticos a nivel general: 1. Desconectar del entorno habitual y “despejar la mente”: Como decíamos al inicio, compartir tantos y tan diferentes momentos con compañeros y entrenadores dentro de un vestuario y un campo de fútbol suponen también un alto desgaste a nivel psicológico. Por lo tanto, aprovechar este período de vacaciones para poder ver a gente con la que durante el año nos resulta más difícil compartir momentos, realizar otro tipo de actividades que durante la temporada no podemos permitirnos prácticamente, etc., nos ayudará seguramente a poner los contadores a cero para empezar de nuevo.1. Desconectar del entorno habitual y despejar la mente: Como decíamos al inicio, compartir tantos y tan diferentes momentos con compañeros y entrenadores dentro de un vestuario y un campo de fútbol suponen también un alto desgaste a nivel psicológico. Por lo tanto, aprovechar este período de vacaciones para poder ver a gente con la que durante el año nos resulta más difícil compartir momentos, realizar otro tipo de actividades que durante la temporada no podemos permitirnos prácticamente, etc., nos ayudará seguramente a poner los contadores a cero para empezar de nuevo.

2. Practicar otras disciplinas deportivas: A pesar de estar de vacaciones, un deportista lo es las 24 horas del día durante los 365 días del año. Por ello, además de todas las actividades de ocio que nos podamos permitir durante el verano, no debemos olvidar la práctica deportiva. Ya son muchas las horas entrenadas a lo largo del año, por lo que si tenemos afición por otra práctica deportiva (a algunos sólo nos atrae un balón en concreto), es momento de disfrutar de otro deporte diferente al fútbol.

3. Cuidar las comidas: Evidentemente no vamos a volvernos locos para ver y controlar qué comemos y qué no comemos. Durante el verano solemos llevar unos hábitos diferentes a los que llevamos a lo largo de la temporada. No es algo negativo pero en cierta medida sí que debemos controlar no alejarnos mucho de nuestra dieta habitual. Es recomendable prestar especial atención y controlar el consumo de helados, pizzas, comida precocinada, bebidas azucaradas…  Un consejo: Pésate al inicio de las vacaciones (el último día que has entrenado con tu equipo si es posible) y pésate el día que comiences la pretemporada con el equipo de nuevo. 3. Cuidar las comidas: Evidentemente no vamos a volvernos locos para ver y controlar qué comemos y qué no comemos. Durante el verano solemos llevar unos hábitos diferentes a los que tenemos a lo largo de la temporada. No es algo negativo, pero en cierta medida sí que debemos controlar no alejarnos mucho de nuestra dieta habitual. Es recomendable prestar especial atención y controlar el consumo de helados, pizzas, comida precocinada, bebidas azucaradas…

Un consejo: pésate al inicio de las vacaciones (el último día que has entrenado con tu equipo si es posible) y pésate el día que comiences la pretemporada con el equipo de nuevo. 

4. Entrenamiento de fuerza: Dos semanas antes del inicio de la pretemporada con el equipo, debemos empezar a volver a adaptarnos al entrenamiento para llegar en buenas condiciones al primer día de pretemporada. Seis sesiones de fuerza pueden llegar a ser suficientes para generar pequeñas adaptaciones en nuestra musculatura, con el objetivo de evitar sobrecargas o posibles lesiones en los primeros días o semanas de pretemporada.

Si no disponemos de gimnasio o material para entrenar, podemos realizar ejercicios con nuestro propio peso corporal, incluyendo diferentes variantes. Por ejemplo:

Flexiones: Variar la posición de las manos (dedos mirando hacia el frente, hacia fuera o hacia dentro), colocar una mano más adelantada que la otra, realizar las flexiones a diferentes velocidades, realizarlas sobre una superficie inestable… Siempre con una progresión de lo más sencillo a lo más complejo.

Sentadillas: Variar la posición de los pies (punta de los pies mirando hacia el frente, hacia fuera o hacia dentro), colocar una pierna más adelantada que la otra, incluir saltos en el sitio o en movimiento, realizarlas sobre una sola pierna… Igual que señalábamos anteriormente, con una progresión de lo más sencillo a lo más complejo.

- Es recomendable realizar entre 2 y 3 series de cada ejercicio, y realizar entre 12 y 15 repeticiones.

4. Entrenamiento de Fuerza: Dos semanas antes del inicio de la pretemporada con el equipo debemos empezar a volver a adaptarnos al entrenamiento para llegar en buenas condiciones al primer día de pretemporada. 6 sesiones de fuerza pueden llegar a ser suficientes para generar pequeñas adaptaciones en nuestra musculatura con el objetivo de evitar sobrecargas o posibles lesiones en los primeros días o semanas de pretemporada. Si no disponemos de gimnasio o material para entrenar, podemos realizar ejercicios con nuestro propio peso corporal incluyendo diferentes variantes. Por ejemplo: -	Flexiones: Variar la posición de las manos (dedos mirando hacia el frente, hacia fuera o hacia dentro), colocar una mano más adelantada que la otra, realizar las flexiones a diferentes velocidades, realizarlas sobre una superficie inestable… Siempre con una progresión de lo más sencillo a lo más complejo. -	Sentadillas: Variar la posición de los pies (punta de los pies mirando hacia el frente, hacia fuera o hacia dentro), colocar una pierna más adelantada que la otra, incluir saltos en el sitio o en movimiento, realizarlas sobre una sola pierna… Igual que señalábamos anteriormente, con una progresión de lo más sencillo a lo más complejo. -	Es recomendable realizar entre 2 y 3 series de cada ejercicio, y realizar entre 12 y 15 repeticiones.

5. Entrenamiento de resistencia: Al igual que el entrenamiento de fuerza, un entrenamiento de resistencia más alejado de la realidad del juego será beneficioso para mejorar nuestra condición física. Del mismo modo, seis sesiones de entrenamiento podrán ser suficientes para crear adaptaciones que nos permitan llegar en un mejor estado al inicio de la pretemporada. Ejemplo:

5. Entrenamiento de Resistencia: Al igual que el entrenamiento de fuerza, un entrenamiento de resistencia más alejado de la realidad del juego será beneficioso para mejorar nuestra condición física. Del mismo modo, 6 sesiones de entrenamiento podrán ser suficientes para crear adaptaciones que nos permitan llegar en un mejor estado al inicio de la pretemporada. Ejemplo:

Estas indicaciones, a pesar de su nivel general, podrían ser llevadas a cabo por jugadores que hayan entrenado y competido a nivel regular a lo largo de la temporada. En el caso de que un jugador haya sufrido una o varias lesiones a lo largo de la temporada que le hayan impedido alcanzar su nivel óptimo de rendimiento, el mejor momento para realizar una pretemporada personal que ayude a solucionar esos problemas será este período de vacaciones.

¡A DISFRUTAR DE LAS VACACIONES Y NOS VEMOS A LA VUELTA!

¡EL ESFUERZO SÓLO DEPENDE DE UNO MISMO!