(II) Balance de la temporada: nada menos que tres títulos para infantiles y cadetes

(II) Balance de la temporada: nada menos que tres títulos para infantiles y cadetes

Sin descensos y sin subcampeones

Las matrículas de honor las enmarcan en esta ocasión los infantiles B y C y el Cadete B, cuyas grandes actuaciones engrandecen los valores de esta Escuela, mientras que el resto de escuadras han cumplido, algunas con creces, los objetivos previstos

 

Alejandro Posilio

En este segundo capítulo del balance de la temporada de los equipos de la EDM les toca el turno a los conjuntos alevines, infantiles y cadete, categorías que coinciden en que no se ha producido ningún descenso y, lo que son las cosas, tampoco ningún subcampeonato. Sin embargo, han sumado nada menos que tres títulos, que suponen otros tantos ascensos, obra del Cadete B y los infantiles B y C. El logró de estos últimos se agranda si se tiene en cuenta que en las últimas nueve temporadas nunca dos equipos de esta categoría habían ganado su campeonato la misma campaña.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesEn las escuadras cadetes, salvo el liderato de la dirigida por Fran Morillas, el resto no ha andado muy boyante, pues el mejor puesto ha sido el sexto del Cadete E, pero todos ellos han mejorado notablemente en otros aspectos, como puede ser la asunción del estilo de juego combinativo que se practica en la EDM. Además, el que no se haya vivido ningún descenso permite a la EDM una temporada más estar representada en todas las categorías cadetes.

En cuanto a los infantiles, además de los dos campeones, el otro conjunto destacado ha sido el quinto puesto de Infantil E, si bien los demás han demostrado que cada vez asumen mejor el ADN de la EDM, y han dejado el aroma del estilo de toque y control por todos los campos. Para que la alegría sea completa, solo falta un representante de la Escuela en División de Honor.

Por su parte, entre los alevines se encuentra el único equipo de estas categorías que subió al podio en el tercer lugar, el A de Rubén Bullón, que se traduce en la mejor posición de una escuadra de la Escuela en la máxima categoría de este nivel, solo igualada en la temporada 2013-2014. Los demás han derrochado ilusión, esfuerzo y compromiso a raudales, características que satisfacen en esta Escuela. En este categoría el objetivo de la Escuela es meter a uno de sus equipos en Preferente.

A continuación se lleva a cabo el balance de cada uno de los equipos de estas categorías.

 Alevin A: entre las mejores campañas de la historia

El equipo dirigido por Rubén Bullón y Fernando Cañas ha terminado la temporada en un fantástico tercer puesto del grupo 3 de la división Autonómica, de 14 participantes. La grandeza de este puesto radica en que en las nueve campañas que ha jugado este equipo en dicha categoría, solo alcanzó un puesto similar en una ocasión, en la 2013-2014. En este curso solo han quedado por encima el Atlético de Madrid B y el Rayo Vallecano A. Además, sus números son excelentes, pues ha sumado 61 puntos, a través de 21 victorias, un empate y 5 derrotas. Sus goles a favor (76) casi triplican los recibidos (28).

Para el técnico, los objetivos iniciales se han cumplido con creces: “Nuestro primer objetivo desde el día 2 de septiembre que nos hicimos cargo del equipo era conseguir formar un grupo, puesto que de 23 que hemos sido en plantilla, la gran mayoría venia de fuera. En cuanto a lo deportivo, la idea era clara, trabajar mucho y tener más ilusión y corazón que los que, a priori, iban a ser superiores a nosotros durante la liga: Rayo, Getafe, Atlético… Solo de esta manera podríamos conseguir competir cada fin de semana de manera excepcional”.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesLas previsiones oficiales en la liga de los responsables deportivos de la Escuela situaban al Alevín A  entre los cinco primeros, con lo cual, prueba superada. “Estaban muy bien ajustadas a la realidad. Es más, ahora viendo cómo ha transcurrido la temporada, podría decirse que se quedaron cortas, Pero claro, es muy fácil decir esto ahora. Si es cierto que la gran confianza depositada en todos los integrantes de la plantilla desde el primer día ha sido una grandísima ayudada para autoconvencernos de que podíamos conseguir lo que quisiéramos”, afirma el preparador.

Este señala que lo mejor del curso ha sido el “día a día”. “Sin ninguna duda. Estoy orgulloso de todos, nos han demostrado que siendo pequeños, se puede ser muy grande. Deportivamente no puedo, ni sería justo, exigir algo más. Han realizado la mejor campaña en la historia de la Escuela en la máxima categoría alevín. Han ganado muchos torneos que hemos disputado a lo largo del año. También los hemos perdido, pero lo han hecho peleando hasta el último segundo del último minuto. Unas veces se gana y otras se aprende”.

Bullón se explaya: “En lo personal, creo de verdad que cualquier persona que sea responsable de estos chicos algún momento de sus vidas será muy afortunada. Los hemos visto crecer durante un año entero, y día a día he visto como cada uno de ellos ha intentado, y por supuesto conseguido, ser mejor persona. Muchas veces he dicho que he tenido la gran suerte de poder dirigir un grupo en el que hay jugadores que algún día valdrán dinero. Ojalá que no me equivoque. Sería bueno que, estén donde estén, sigan jugando y compitiendo siempre con la misma ilusión que lo han hecho este año”.

Alevín B: ilusión, esfuerzo y compromiso

El debut de Miguel Barrio como entrenador en la EDM se puede calificar como más que aceptable, pues su conjunto ha ocupado al final de la campaña la sexta plaza, de trece contendientes en el grupo 12 de Primera División. Sus 33 puntos finales son obra de tantos triunfos como tropiezos (9), y seis empates. El balance goleador es positivo por escaso margen: 36 a favor por 32 en contra.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesSu responsable técnico se muestra conforme con la progresión de sus pupilos: “El equipo ha tenido una evolución muy buena, y los jugadores han progresado tanto en el aspecto formativo como en el competitivo”. Y aunque asegura que en los inicios no se estableció ningún objetivo concreto, “es cierto que el Alevín B venía de descender de categoría, y lo ideal hubiera sido volver a Preferente”.

Si bien, Barrio justifica no haber logrado el ascenso: “Era complicado. El grupo se creó con jugadores de diferentes equipos, algunos de ellos incluso de fútbol 7, por lo que la adaptación ha llevado su tiempo”. Sin embargo, califica como “inmensa” la mejoría que han tenido sus chicos, “tanto en el aspecto individual como en el colectivo. Y lo han logrado gracias a su ilusión, esfuerzo y compromiso”, subraya.

Y para ser más preciso, añade: “Creo que el equipo ha mejorado muchísimo en líneas generales. Si tuviese que destacar algo, es que ahora los jugadores conocen y ponen en práctica los conceptos adecuados a su edad del modelo de juego implantado en la Escuela”.

Alevín C: de primer año, pero como si fuera de segundo

Gran actuación la de escuadra mandada por Antonio Caballero y Guillermo Fernández, pues con jugadores de primer año han culminado en una excelente quinta posición, de 13 integrantes del grupo 14 de Primea División. En una competición complicada, ha acabado con 52 puntos, gracias a sus 15 duelos ganados, siete empatados y solo dos perdidos. El poder realizador de este plantel ha quedado acreditado, con 78 goles a favor y 34 en contra.

A pesar de aparecer entre los grandes, el responsable técnico de este equipo hace autocrítica: “Los objetivos previstos se han cumplido en parte sí y en parte no. A nivel de resultados, el objetivo era ascender y no lo hemos conseguido, pero siendo conscientes de que ganar o perder no sólo dependía de lo que hiciésemos nosotros. Por lo demás, que es mucho, la temporada ha sido de sobresaliente sin duda”.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesEl joven entrenador manchego detalla los objetivos que la Escuela y él buscaban en esta escuadra: “En primer lugar, formar un vestuario y un grupo unido que consiguiese aprender los valores que conforman este deporte: entender que el equipo está antes que el jugador. Después, conseguir afrontar cada entrenamiento y cada partido como si fuese el último de la temporada. A nivel deportivo, el objetivo principal, sin duda, era formar jugadores valientes e inteligentes que consiguiesen entender y progresar dentro del modelo de juego de la Escuela. Por último, el objetivo a nivel de resultados era ascender”.

De igual forma, asume que las previsiones estaban ajustadas a la realidad por el nivel del grupo: “Más allá de ser jugadores de primer año y competir contra la mayoría de equipos de segundo año, a nivel de resultados creo que hemos merecido mucho más. Pero en esto de fútbol no se trata de merecer… Nos han empatado varios partidos en los últimos minutos y hemos perdido dos partidos en toda la temporada”.

Por todo ello, destaca como lo mejor del año, “el grupo increíble que se ha formado en el vestuario, haber entendido que el grupo y el compañero son lo más importante para todos y van mucho antes que uno mismo. Luego, a nivel de juego, la progresión de cada uno de los jugadores y del equipo ha ido creciendo cada entrenamiento y cada jornada. Por último, haber mejorado la competitividad de cada uno de los jugadores es también uno de los mayores premios que recogemos este año”.

Y finaliza la alegoría de sus muchachos: “La generosidad con la que se comportan dentro del vestuario y haber entendido que cada día es una oportunidad nueva para superarse han dado al equipo un salto de competitividad enorme a lo largo de la temporada. Igualmente, la interpretación y la toma de decisiones dentro del modelo de juego, tanto a nivel ofensivo como defensivo, le han dado un salto de calidad grande al juego del equipo”.

Alevín D: progresión colectiva e individual

Sufrimiento en grandes cantidades es lo que ha vivido la plantilla comandada por Nauzet Santana e Iván Ranz. Siendo el equipo menos potente de la Escuela entre los alevines, ha luchado por no terminar como farolillo rojo y al final lo ha conseguido con su duodécima posición, de 13. A pesar de todo, ha levantado los brazos en cuatro duelos, los ha mantenido en tres y los ha bajado 17 veces. Evidentemente, la casilla de los tantos ha finalizado muy desequilibrada, con 31 por 97.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesA pesar de estos datos, el técnico responsable califica el año como “muy satisfactorio”. “La previsión era que los chicos aprendieran y se divirtieran, además de que progresaran del primer partido al último. Y a pesar de los resultados, esto se ha logrado”. Punto que ratifica al cumplirse las expectativas puestas en este grupo: “Se nos pedía que salváramos la categoría, aspecto que se ha conseguido”.

Santana defiende los hándicaps que ha tenido su escuadra durante la campaña: “Ha sido complicado al enfrentarnos a equipos muy fuertes y casi todos de segundo año, pero lo hemos hecho y jugando bien al fútbol”. Para finalizar, resalta lo que él cree que ha sido lo mejor de su plantel: “La progresión colectiva e individual del equipo. Pues algunos chicos venían de jugar al fútbol 7 y su adaptación y progresión al fútbol 11 ha sido brutal, por los rivales que hemos tenido en liga”.

Alevín A F7: con la cabeza muy alta

La primera escuadra de la EDM en fútbol 7 ha mantenido la cabeza alta todo el curso, con un final notable, al situarse en quinto lugar de 13 participantes. 42 puntos figuran en su casillero, producto de 13 triunfos, tres empates y ocho derrotas. Jordi Rosell y Javier García han mantenido alto el nombre de la EDM en el grupo 12, con un balance realizador positivo de 77 goles frente a 68.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesBajo estos datos, el entrenador del Alevín A F7 afirma que lo más importante es que “los chicos han jugado muy bien durante el año, que es lo mejor que se puede decir de un equipo de esta edades”. Además, manifiesta que los objetivos que se pusieron inicialmente, “que aprendieran los conceptos tácticos que se marcan para su etapa y los desarrollen en la competición”, los han cumplido.

Rosell apunta que las expectativas iniciales eran factibles y que sus pupilos las entendieron y las aceptaron desde el primer momento. “Por eso han sido capaces de llevarlas a cabo como se les pedía durante toda la competición”. Y de forma clara y concisa resume lo mejor de la temporada que ha terminado: “Disfrutar de la progresión de sus jugadores”. Y para ser más concreto, “de lo bien que han asimilado los conceptos que se tenían que impartir a su edad”, concluye.

Alevín B F7: mejor que muchos de segundo año

Pocas opciones ha tenido el conjunto encabezado por Rubén Ayuso y Álex Mendieta en el grupo 12 de la categoría de fútbol 7. Su debilidad e inexperiencia le ha llevado a ocupar la decimosegunda plaza, de trece posibles. Pero su brega y ánimo les ha permitido acabar el curso sabiendo lo que es ganar un partido, que junto con dos empates suman 5 puntos, además de 21 derrotas. Su portería fue perforada en 135 ocasiones y solo lograron marcar 38 tantos.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesPero en las circunstancias más adversas, los equipos de la EDM se superan y buscan otras aristas en las que asirse. Así, Ayuso aduce que su escuadra no tenía “como objetivo sumar un número de puntos o lograr una posición determinada en la tabla. La idea era, simplemente, que los chicos siguieran aprendiendo y disfrutaran de lo que hacían, algo razonable y ajustado a la realidad”.

Y según sus palabras, “las expectativas se han cumplido a nivel grupal, ya que se ha visto un desarrollo de los jugadores de principio a fin, aunque no a nivel de resultados, ya que hemos conseguido pocos puntos”. Lo que no ha reducido un ápice el mérito de este conjunto: “A pesar de los resultados, hemos competido en la mayoría de los partidos y hemos sido mejores que otros equipos que estaban por encima nuestro en la clasificación”.

Para culminar, el tímido preparador madrileño expone los aspectos en los que más han progresado sus pupilos: “Creo lo han hecho tanto en ataque como en defensa. Al final de temporada hemos conseguido defender más juntos y encajar menos goles, mientras que ofensivamente hemos logrado tener más posesión y no regalar el balón al rival”.

Infantil A: muy competitivo con los grandes

Respetable campaña la del grupo liderado por Jorge Vallejo y Alvaro Cabezuelo en el grupo  2  de Autonómica, pues su sexto puesto de 14 es gratificante, aunque ha quedado lejos del sueño de volver a División de Honor, máxima categoría infantil y única en la que la EDM no tiene representante. Sus 43 puntos acumulados por obra de sus 13 triunfos, cuatro empates y nueve tropiezos le han valido un puesto destacado, aunque no sobresaliente. 62-37 es un feliz contraste goleador.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetes“Aunque la expectativa creada a nivel competitivo era pelear por el ascenso, nosotros sabíamos que el equipo se había debilitado a nivel ofensivo e iba a ser difícil, pero es cierto que pensábamos quedar más arriba. A nivel de progresión del conjunto, sí se han cumplido las pretensiones, ya que el grupo sí ha cumplido respecto al juego”. Las sinceras palabras pronunciadas por el entrenador del Infantil A no dejan lugar a las dudas de lo conseguido por estos chicos.

El técnico mantiene su apuesta por la claridad, pues repite que las expectativas iniciales llevaban a pensar en  “pelear por el ascenso”. Y continúa: “Siempre depende de los rivales de tu liga. Pero el Alevín A ha sido un equipo muy competitivo, que ha dado la cara en partidos contra rivales de arriba y luego no ha sabido competir con rivales a priori inferiores. Aquí es donde hemos perdido nuestras opciones de pelear el ascenso”.
Vallejo resume lo mejor de su plantel esta campaña: “Que se ha atrevido a defender un estilo de juego, que ninguno ha dejado el fútbol durante la campaña y que es un grupo de jugadores extraordinarios como personas”. Y precisa qué hace mejor su plantillas: “Hemos mejorado muchísimo en la salida de balón y en el juego combinativo”.

Infantil B: cómo lograr una matrícula de honor

Una de las grandes alegrías de la EDM este año. Su título de liga y el ascenso a Autonómica eleva sobremanera el nivel de la Escuela y refuerza el objetivo de situar el curso próximo a uno de los tres equipos de esta categoría en División de Honor. Los chicos de Víctor de la Puente, Tores, y Javier del Val solo han perdido un encuentro en todo el campeonato, en la penúltima jornada, cuando ya tenían el título en el bolsillo. Gracias a sus 19 victorias y seis repartos de puntos han alcanzado 63. Nada menos que 105 tantos en su mochila por 30 en su marco.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesNadie pone en duda que las expectativas que estaban puestas en este grupo se han superado con creces, pues aunque se presumía que iban a estar entre los de arriba, el título parecía algo lejano. Así lo reconoce su responsable técnico: “Hemos acabado líder esy solo hemos perdido un partido, en la penúltima jornada, cuando ya teníamos asegurado el primer puesto”.

Además del ascenso y el honor de acabar en lo más alto de la tabla, Tores se muestra complacido porque “todos los jugadores han mejorado sus capacidades futbolísticas”.  Y continúa: “El buen ambiente y las relaciones entre ellos y con ellos han sido fundamentales para conseguir los objetivos, que eran disfrutar y quedar en la mejor posición posible”.

Y en una temporada tan estupenda, se pueden destacar aspectos concretos: “El grupo humano, su unión, el feeling y las relaciones; y deportivamente, lograr el campeonato. La convivencia en Dinamarca fue también positiva”. Y en el área técnica, resalta: “Todos los conceptos relacionados con el modelo trabajado. Y en muchos chicos, no en todos, la competitividad”.

Infantil C: un líder avasallador y sin mácula

Otra de las grandes alegrías del curso, pues los muchachos de Álex Hernández y Sergio Fernández forman parte del póquer de ases de la EDM en la campaña 2015-2016. Su liderato hasta la última jornada ha resultado incontestable, por lo que se han colgado la medalla de oro y el ascenso a Autonómica más que merecidamente. De hecho, no han doblado la rodilla ante ninguno de los doce rivales a los que se han enfrentado en el grupo 3. Su casillero de puntos luce 64, debido a sus 24 éxitos y cuatro empates, con 81-31 en la balanza realizadora.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetes“En ningún momento pensé que íbamos a estar tan arriba. Los chicos respondieron de una forma impresionante y se esforzaron al máximo para cumplir el objetivo de ascender. Luego lograron batir otras pretensiones que les pusimos nosotros, como el de quedar campeones, no perder ni un partido en toda la temporada y mejorar todos los resultados obtenidos en la ida. Son un grupo humano y futbolístico enorme”.

La descripción del técnico es contundente y no deja lugar a dudas de que este conjunto ha cumplido con creces en la clasificación. Y no solo ahí: “He intentado que el objetivo principal fuera el disfrute del fútbol y reforzar las amistades con los compañeros. Si hay buen rollo en el equipo, se transmite dentro del campo. Es muy gratificante terminar la temporada y ver cómo los jugadores se llevan genial entre ellos y con los entrenadores”.

Asimismo, reconoce que antes de iniciar el curso, sabía que le había tocado un gran grupo, y siente orgullo de asegurar que lo que más le ha llamado la atención ha sido “el trato recibido por los chicos hacia el cuerpo técnico y la satisfacción de ver reflejado el trabajo hecho durante toda la temporada”. Y su euforia le lleva a enumerar los numerosos aspectos en los que su grupo ha mejorado: “Sobre todo en tener nuestro propio estilo de juego. Los chicos no se atrevían a jugar cuando los equipos nos apretaban un poco, y ahora da gusto verles hacerlo. También hemos competido en los partidos más importantes del año y hemos pasado de encajar muchos goles a dejar la portería a cero en numerosas ocasiones. Confían en sí mismos y en cada uno de sus compañeros, y eso es increíble.

Infantil D: misión cumplida

Aprobado alto para el infantil de José Luis Lopez, Pani, y Manuel Garrido por mor de su séptima plaza, de 13 componentes, en el grupo 5 de Primera División. Con sus 36 puntos en las alforjas ha logrado más victorias que derrotas (10 por 8), además de seis empates. También ha demostrado un gran equilibrio ataque-defensa, al sumar 55 goles a favor y 33 en contra.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesCuando un equipo es consciente de sus limitaciones y piensa de antemano que su puesto debe estar en mitad de la tabla, y ahí es donde acaba, lo menos que se puede decir de él es que ha cumplido con su misión. Y eso es lo que ha hecho el Infantil D de Pani, quien a mitad de temporada sustituyó en el cargo a Dani Aparicio, que se marchó a Inglaterra. “Las expectativas estaban bien ajustadas, ya que el equipo tiene un nivel para exigirle lo que se le ha pedido, pero pensar en objetivos más altos hubiera sido excesivo”, defiende el entrenador.

Como en todos los casos, el objetivo era que los chicos siguieran formándose y mejoraran su juego. “Y, personalmente, creo que se ha conseguido”, dice el máximo responsable. Y referente a lo mejor del equipo, asevera que ha sido “el compromiso que han demostrado todos los jugadores y la buena actitud que han tenido desde el primer día, con ganas de aprender y mejorar. Esto ha hecho que todo haya sido muy fácil para el cuerpo técnico”.

Y precisando un poco más al explicar en qué puntos ha progresado su plantel: “Creo que hemos sido capaces de mejorar nuestro juego en líneas generales, pero ha destacado sobre otras cosas el juego a balón parado ofensivo y la colocación en defensa”.

Infantil E: cambio de mentalidad y de resultados

Álvaro del Rosario y Alberto Duro pueden estar más que orgullosos de sus pupilos, pues el quinto puesto de 14 clubes que componían el grupo 22 de Segunda División es para estarlo. Su buen trabajo y esfuerzo han tenido recompensa al final la campaña, con balance positivo en el cuadro victorias-derrotas (11 frente a 10), a las que han añadido otros cinco puntos por los empates. Además, perforaron la portería rival en 61 oportunidades y recogieron en balón de la suya 50 veces.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetes“Queríamos acabar lo más arriba posible y creemos que se ha hecho un gran año, superando en ocho puntos y cinco posiciones al Infantil E del año anterior. El objetivo del coordinador era quedar en mitad de tabla, lo que se consiguió quedando por encima. Esta previsión era ajustada a la realidad. Además, creemos que se podrían haber hecho mejor las cosas”.

Estas palabras de Álvaro del Rosario, la cabeza pensante de esta escuadra, compila con sensatez las posibilidades de sus pupilos y resalta lo que han hecho correctamente: “El equipo se supo rehacer tras unas jornadas difíciles, para acabar con tres victorias consecutivas. Peleamos hasta el final por quedar lo más arriba posible”.

Y a pesar del buen papel protagonizado por el Infantil E, su preparador presenta sus valores: “Creemos que, a pesar de no estar en el punto que nos hubiera gustado, el equipo ha cambiado la mentalidad de inicio de año y ahora es un grupo que trabaja más cuando no tiene el balón y no desespera buscando el robo”.

Infantil F: esfuerzo y trabajo para cambiar la dinámica

Ha sido la escuadra que más ha padecido este curso entre los infantiles de la EDM. En el grupo 23 de Segunda División, ha acabado en décima posición de 16 integrantes. Los 29 puntos finales, fruto de 9 triunfos y dos empates, suavizan las 19 calabazas sufridas. A pesar de estos datos y del duro balance de tantos (77 por 141), el grupo de Elías García y Rubén Fernández ha mantenido la cabeza alta durante toda la competición.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesEste era uno de los equipos qué no se sabía muy bien cómo iba a responder, pues la mayoría de sus integrantes era de primer año en la categoría infantil, completados con algunos de segundo, por lo que se pusieron objetivos realistas gracais a los datos de otros años. “Pero nos hemos superado y estamos muy contentos”, confiesa Elías García.

El técnico continúa analizando el papel de sus muchachos: “Han avanzado y mejorado desde principio de temporada. Quizás nos hubiera gustado hacer una mejor segunda vuelta, pero estamos muy contentos con la progresión que han tenido”.

Y para culminar su trabajo, el responsable técnico describe lo mejor de la temporada: “El buen rollo que ha habido dentro del equipo. Y que, a pesar de las numerosas derrotas que hemos tenido en la segunda vuelta, no han bajado la cabeza y han seguido intentando cambiar la dinámica a base de esfuerzo y trabajo”. Y concreta en qué aspectos cree que se han producido los mayores avances: “A la hora de interpretar mejor las situaciones y los conceptos nuevos que no manejaban”.

Cadete A: sensación de poder haber estado más arriba

Como se calificaban hace años las notas en el colegio, la banda de los hermanos Díaz, Hugo y Juan, progresa adecuadamente, como atestigua su octava plaza de 16 contendientes, justo en la zona media del grupo 2 de Autonómica. Cuentan con más victorias (13) que derrotas (12) , además de cinco empates. El balance goleador es positivo, pero por poco (45-43).

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesEl primer cadete de la EDM era un recién ascendido a la categoría Autonómica, por lo que el objetivo planteado era evidente, mantenerla. Pero el preparador reconoce que a las pocas jornadas esa misión había sufrido una importante variación: “Rápido se vio que el potencial del equipo no podía quedarse en un objetivo tan bajo. La Escuela quería tener al equipo entre los mejores y se habló de quedar en la mitad alta de la clasificación. Al final así ha sido, pero los jugadores y el cuerpo técnico nos vamos con la sensación de que podríamos haber estado más arriba al final de temporada”.

El mayor de los Díaz se siente complacido de lo conseguido, a pesar de la dificultad de la categoría” Hemos obtenido resultados muy buenos; empate contra el Real Madrid en Valdebebas, victorias contra Getafe, Rayo y Vicálvaro, que han sido los mejores equipos después de los blancos. Hemos competido en todos los partidos y hemos jugado muchísimo mejor con balón que a principio de temporada. Y en las transiciones somos muy buenos”.

La relación entre este preparador con sus pupilos viene de lejos, ya que a este grupo lo había entrenado Hugo hace tres años, en su etapa benjamín y alevín. “Volver a dirigirlo en la mejor categoría cadete de Madrid ha sido para mí una grandísima alegría”, presume. Y pone el colofón final revelando lo mucho que han evolucionado sus muchachos: “Creo que hemos mejorado mucho como equipo y que dominamos muchas situaciones que al principio nos costaba. Ha sido un año increíble, con jugadores impresionantes y que esperemos que termine de la mejor manera en la Gothia Cup. Son unos grandes”.

Cadete B: nuevo objetivo, y llegó el título

La cuarta matrícula de honor de esta estupenda campaña para la EDM. El ascenso que se escapó la temporada pasada por un solo punto, se ha compensado este curso sobradamente con un magnífico título. Fran Morillas y Fran Cerrudo han sacado el máximo de sus chicos, lo que les dio el primer puesto antes de acabar el campeonato, integrado por doce rivales. Los 53 puntos en su casillero les avalan (16 triunfos, cinco empates y tres derrotas), al igual que su poderío goleador (72) y potencial defensivo (23).

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesTeniendo en cuenta los resultados de años anteriores y de que una gran parte de la plantilla era nueva, los mandamases deportivos de la Escuela marcaron el objetivo de situarse entre los cinco primeros de la tabla. Su técnico, Fran Morillas, asume que no era una misión ambiciosa: “No nos obsesionó en ningún momento. El equipo se centró en trabajar para mejorar individual y colectivamente y ser cada día más competitivo. A falta de diez jornadas, el conjunto se situaba en puestos de ascenso y el objetivo cambió. Ahora pensamos que era un objetivo real por cómo ha evolucionado y crecido el equipo, y que, honestamente, podíamos conseguir. No solo ascendimos, sino que también ganamos la liga”.

La misión inicial era recuperar a esta generación y hacerla fuerte para poder competir de tú a tú contra todos los rivales. Pero el técnico granadino aclara que sabía “que no iba a ser instantáneo, que se necesitaba paciencia, tiempo y mucho trabajo”. Y continúa: “Se hizo muy buena labor de captación para reforzar el equipo y se ha trabajado muy bien durante la temporada.”

Morillas hace hincapié en que lo mejor del año ha sido “la humildad, la unión y la predisposición al trabajo que ha habido durante toda la temporada en el equipo”. Y finalmente relata lo que realmente le hace sentirse orgulloso: “Haberle dado al equipo mi sello personal, de ser muy competitivo, muy intenso, muy compacto y con buen trato de balón, interpretando cuándo hay que acelerar y cuándo hay que darle calma al juego. Todavía tenemos mucho potencial y margen de mejora”.

Cadete C: una charla en diciembre cambió el destino

Séptimo de catorce es un buen balance para el grupo comandado por Quique Velasco y Álvaro Villalba. Las dificultades y peripecias de este equipo han impedido una mejor actuación, pero su recta final ha sido magnifica. Claramente ha ido de menos a más. Ha llegado hasta los 34 puntos, pero no ha podido equilibrar el casillero de choques ganados y perdidos (10 frente a 12), ni el de goles, que ha estado muy cercar de compensar (40 por 42).

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesLas circunstancias iniciales de esta escuadra no fueron muy favorables e influyeron en el débil discurrir en los albores de la temporada, según justifica su entrenador: “La falta de jugadores tras numerosas bajas y la tardanza de poder contar con un grupo de más de 18 chicos fue determinante. Tras solucionarlo en diciembre e incorporar a dos chicos del D, mejoramos”.

El experto preparador madrileño asevera que sus previsiones, tras como transcurrió la pretemporada, eran “las de optar por estar arriba y disfrutar de la categoría sin marcarnos ningún objetivo final. Sobre todo buscaba saber competir”. Y aunque aclara que a él no se le comunicó ningún objetivo al inicio del curso, puntualiza: “La idea creo que sería formar jugadores para que pudieran participar en otros equipos. Pero el transcurrir de la temporada, y tras caer en puestos de descenso, sí nos marcamos el salvar la categoría”.

Y aunque mantiene el resquemor de que si hubiera contado con una plantilla numerosa desde el principio del curso hubiera optado al ascenso, es contundente cuando afirma: “Lo mejor de todo ha sido la reacción del equipo tras una charla en diciembre y el poder contar con jugadores comprometidos”. Y a pesar de los pesares, ha visto muchas cosas positivas: “En lo que más han evolucionado mis jugadores ha sufrido en la capacidad de competir. Al final lo han hecho muy bien y han conseguido el objetivo, teniendo una buena racha de resultados e, incluso, a veces de juego. Y lo más importante es que numerosos jugadores han crecido mucho este año, y seguro que jugarán en equipos superiores muchos de ellos”.

Cadete D: satisfacción por su progresión en el juego

Es otro de los equipos de la Escuela que lo ha pasado mal, aunque al final ha salvado la campaña con un décimo puesto de 13 integrantes, el más bajo de todos los cadetes. Los muchachos de Alejandro Carballo y Miguel Ángel Prados han puesto el número 20 en el casillero de puntos, con seis victorias, dos empates y 16 tropiezos, pero siempre luchando hasta el final. La cantidad de goles realizados (41) está por debajo de los recibidos (79).

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesAnte este panorama numérico, Caraballo realiza un examen de conciencia y se sincera: “La verdad es que esperaba obtener mejores resultados en la liga, pero por circunstancias no ha sido posible. Como grupo sí que he visto una progresión en el juego, y por eso estoy satisfecho”.

También hace público que el objetivo inicial que se fijó para esta escuadra, tras analizar muchas variantes y conocer el nivel del equipo y de sus rivales, era salvarla categoría. “Límite que se ajustaban a la realidad”, según indica.

Y como todas no iban a ser noticias negativas, el preparador gallego resalta el aspecto que más le ha contentado a lo largo de la temporada: “Ver reflejadas en el campo algunas cosas que se trabajaban en los entrenamientos”. Y precisa: “Ahora estos chicos tienen claros ciertos conceptos del modelo de juego que al principio no dominaban. Además, saben actuar de diferentes maneras, según el momento del partido”.

Cadete E: gran último tercio de temporada

Javier Cabanillas, Chuky, y Jorge Sánchez están muy contentos con la actuación de sus chicos. La sexta plaza de trece en el grupo 3 de Segunda es para estarlo. Aunque han perdido más duelos que ganado (10 por 11), han sumado 33 puntos con los dos empates restantes. El balance goleador tampoco se decanta a su favor (51 frente a 62), pero no minimiza el buen trabajo de esta escuadra.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesComo el objetivo inicialmente pensado para la banda de Chuky era acabar el curso a mitad de la tabla, aunque el técnico bromeaba con el ascenso, objetivo cumplido. Pero el responsable resalta que se siente especialmente contento por lo bien que sus chicos ha asumido el estilo combinativo que se practica en la EDM: “Como entrenador, quería que el equipo estuviera lo más arriba posible, e intentar que jugara según el estilo que sigue la Escuela. La clasificación no ha sido mala, pero daba gusto ver jugar al equipo el último tercio de la temporada”.

El Cadete E salía con el inconveniente de ser un grupo de primer año, además de estar integrado en una gran parte por jugadores nuevos. Pero esto no ha sido impedimento para que el grupo haya dado “un gran cambio a lo largo de la temporada”. Y el entrenador, que también ejerce de portero en el Primer equipo de la EDM, pormenoriza en qué aspectos principalmente: “En la madurez y en la manera de entender el juego”. Y le pone la guinda al con un ejemplo: “En el último partido de liga fuimos capaces de remontar un 3-0”.

Este drástico cambio en el plantel ha sido fruto de “su mejora como grupo, de llevar a cabo un fútbol mucho más de toque y control, de aplicarle mayor velocidad al juego y del cambio de actitud de muchos de los chicos, que han aportado un alto grado de madurez individual y colectiva”, sentencia Chuky.

Cadete F: estimable ayuda para equipos superiores de la Escuela 

Integrado en el grupo 15 de Tercera, esta escuadra ha terminado satisfecha con su trabajo. La novena plaza de 14 clubes la ha alejado de los últimos puestos. Con un balance negativo de victorias (8)-derrotas (13), le ha servido, junto con los dos empates, para alcanzar los 29 puntos. El equipo dirigido por Rubén Fenández y Sergio Estévez ha metido 48 goles y le han hecho 68.

El técnico lo tiene claro: “Hemos trabajado muy bien durante toda la temporada, con los evidentes días tontos, como todos los equipos. Los chicos han crecido como personas y también a nivel futbolístico”. Por lo tanto: objetivo cumplido. Pero el joven técnico mostoleño había incluido entre sus pretensiones que sus chicos ayudasen a los equipos de la Escuela con letras superiores en caso de que lo necesitaran. Y así ha sido: “Casi todas las jornadas ha subido algún jugador al Cadete D para echarle una mano a completar convocatorias, incluso al Cadete C en su lucha por no descender”.

balance fin de temporada de Alevines, infantiles y cadetesEl ambicioso preparador madrileño acepta que sus aspiraciones iniciales fueron un poco exageradas, pues superaban incluso a las fijadas por los responsables de la Escuela: “Mi objetivo personal era crear un buen ambiente para poder trabajar e inculcarles a los jugadores una serie de responsabilidades, que se han conseguido con creces. Y aunque la Escuela marcó como objetivo estar en mitad de tabla, se ha cumplido a medias, pues hemos terminando en mitad de tabla baja. Y aunque yo me propuse acabar en mitad de tabla alta, no ha podido ser”. Y añade: “Las expectativas de la directiva estaban muy bien analizadas, pero las mías eran un pelín exageradas, con el objetivo de exigirles más a los chavales. Probablemente, una mala racha de resultados y de juego nos impidió conseguirlo”.

Pero para finalizar con una sonrisa, cuenta lo mejor de la campaña 2015-2016: “Han sido los entrenamientos, la mayoría de ellos han sido muy muy buenos para el nivel que tenían los chicos. Lo mejor es que casi todos han estado a la altura. Cada entrenamiento era una prueba de fuego para muchos y han sabido aprovecharlo”. Y enumera algunas de las notables mejoras que ha visto en sus pupilos: “A nivel futbolístico, somos mucho más compañeros. Salvo ciertas excepciones, hemos conseguido ser más solidarios que al principio. A nivel de técnica, muchos jugadores han progresado, pues ahora los vemos saliendo con el balón desde atrás. A nivel de personas, todos han mejorado un poquito dentro de su vida, así como en cuestión de responsabilidad y compromiso, una de los objetivos personales que el cuerpo técnico se había propuesto”.