(y IV) Vallejo hace balance de la temporada: “Me llena de orgullo que el trabajo de los últimos años sea reconocido“

(y IV) Vallejo hace balance de la temporada: “Me llena de orgullo que el trabajo de los últimos años sea reconocido“

Jorge Vallejo, director general de la EDM

“Desde el Cadete A para arriba se va a eliminar el reparto de tiempo en los partidos”

El máximo responsable deportivo de la Escuela asegura que el hecho de que ningún equipo haya descendido demuestra que se crece con solidez, se enorgullece de que a los equipos de la EDM se les reconozca cada vez más por su estilo de juego  y anuncia un cambio de peso en la filosofía de la competitividad en los equipos con jugadores de mayor edad

  • “Aquí viene la gente a disfrutar y a pasárselo bien, y si la gran mayoría renueva, entendemos que el grado de satisfacción es alto”

  • “Gracias a tener equipos D, E y F, damos cabida a muchos chicos que en otros clubes no entrarían jamás”

  • “Tenemos una estructura muy consolidada que podría soportar más equipos, pero aumentarlos perdiendo calidad de entrenamiento no es nuestra filosofía”

  • “Nos hemos creado un prestigio, somos estables y tanto chavales como entrenadores quieren venir aquí”

  • “Todo va sobre ruedas, muchos entrenadores llevan ya cinco o seis años en la Escuela y le dan continuidad al proyecto”

  • “Pedimos paciencia y compresión a todos, porque cuando se cambie el césped, habrá que adaptarse a entrenar en otros horarios o a desplazarse a otros sitios”

Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016

 

Texto y fotos de Alejandro Posilio

Finalizada la temporada 2015-2016, Jorge Vallejo, director general de la EDM, hace balance de la actuación de los equipos de la Escuela y la califica de muy satisfactoria. Asegura que el hecho de que no se haya producido ningún descenso es un claro síntoma de que el buen trabajo se está asentando, y muestra su orgullo por la evidencia de que cada vez se reconoce más a los conjuntos de esta organización por su estilo combinativo de juego. Este soltero madrileño precisa que la Escuela estaría dispuesta a tener más equipos si dispusiera de otros campos, pero que el crecimiento no se va a llevar a cabo restando espacio de entrenamiento a los jugadores. Este joven directivo, que el próximo octubre cumplirá 36 años, determina que la guinda al buen trabajo sería colocar al Primer Equipo en Tercera División, y al Juvenil A, en División de Honor.  Como ingeniero técnico Agrícola que es, asevera que faltan muchos años para que su ciclo en la EDM llegue a su fin.

¿Cómo definirías la temporada de los equipos de la Escuela en general?

Muy satisfactoria, porque el nivel de resultados, con cuatro títulos y ningún descenso, es buena señal. Llevamos las estadísticas de los puntos que hacen los equipos todos los años, y normalmente hay algunos que suman pocos. Pues este año también ha subido ese nivel, con lo cual hemos sumado más puntos como media que otros años.  Además, a nivel de renovaciones, el porcentaje es muy alto. Aquí viene la gente a disfrutar ya  pasárselo bien, y si la gran mayoría renueva, entendemos que el grado de satisfacción es alto.

¿Qué ha sido lo mejor de la temporada?

La cantidad de equipos que han salido de viajes este año y han participado en torneos.  Es la temporada que más viajes se han hecho: Dinamarca, Inglaterra, Suecia, Mérida, Donosti, Torrevieja y La Granja. Siete salidas que demuestran la unidad que hay en los equipos, la gente se apunta, y eso demuestra que el grado de alegría que se palpa en la Escuela es alto.

¿Y lo peor?

Que en las categorías cadete y juvenil hemos tenido una cierta estampida de jugadores. La gran mayoría de no renovaciones se han dado en esa edad. Ha habido muchos jugadores que no querían jugar en Primera o no querían repetir en Segunda y han optado por marcharse. Todos los años es ahí donde suele estar el corte y donde más bajas se dan. Pero este año es, con diferencia, cuando más ha habido en ese paso de cadetes a juveniles. Mientras que en el cadete A y B hay pocas bajas, en el resto se han producido muchas. Esto me ha sorprendido, pues es una pena que chicos que llevan tantos años aquí, lo dejen prematuramente.

Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016¿Qué se puede hacer para evitar esto los próximos años?

Muchas veces las categorías no son importantes, pero llega la etapa de rendimiento, que es la competitiva, y todo el mundo busca categoría y jugar lo más arriba posible. Y no todos caben en el A o en el B. Repito, es una pena que no continúen chicos que llevan aquí tantos años.

¿Cuatro títulos en una temporada son mucho o pocos?

Está en la media. Ha habido años de siete, de cinco, de tres, pero siempre había tres o cuatro descensos, con lo cual, la media era más dos o más tres. Este año es un más cuatro.

¿Y qué significa que no haya descendido ningún equipo?

Significa que nos estamos estabilizando. Hay equipos a los que se les denomina ascensores, porque un año suben y al siguiente bajan, porque llega una generación que no es capaz de aguantar esa categoría, y eso se repite durante años. Pero el mantenerlos y que no haya descensos significa que estás estable en esa zona, que se va creciendo, que no es cosa de un año que se pase al siguiente, sino que las generaciones que vienen por detrás son capaces de aguantar las mejores categorías.

¿El objetivo de la Escuela de tener un equipo en cada una de las divisiones de todas las categorías es algo factible?

Aquí manejamos un número muy importante de niños, seis equipos por categoría. Y si los tuviéramos a todos en las divisiones más altas, no daríamos cabida a muchos chicos que en muchos otros clubes no los quieren porque solo tienen un A y un  B, y solo buscan a los mejores. Nosotros, gracias a tener D, E y F, damos cabida a muchos chicos que en otros clubes no entrarían jamás. Esto es muy bueno, siempre que se logre equilibrarlo, buscando tener los equipos más competitivos posibles y, a la vez, acoger a cualquier tipo de jugador y formarle como deportista y como persona. Eso es lo bueno de tener equipos en todas las divisiones de todas las categorías.

Es más difícil mantener el nivel en las categorías más altas, como juveniles y aficionados, pero parece que en esos niveles la Escuela, año tras año, se afianza cada vez más.

Es verdad que el Juvenil A lleva unos años en Nacional, cuando antes no había estado nunca, y ahora se da como algo normal, como ya hecho, incluso se sueña con la posibilidad de que suba a División de Honor. Hemos dejado de ser un equipo ascensor y esperamos que siga así. Igual pasa con el Juvenil B, pues antes estar en Autonómica era una odisea, y ahora parece que es normal. Esto tiene un mérito increíble. En Aficionados tenemos un equipo en Preferente que a otros clubes de nuestro nivel les cuesta Dios y ayuda mantenerlo en esa División. Incluso hay clubes con presupuestos que les da para pagar a los jugadores y pasan apuros para mantenerse. Nosotros siempre intentamos soñar con estar lo más arriba posible, que es Tercera División, pero es verdad que los últimos años no hemos pasado apuros, sabiendo que, sobre el papel, podríamos ser un equipo que, por presupuesto, pudiera estar entre los que pasan apuros. Creo que sí, ahora estamos estables.

Si la EDM pudiera tener más equipos porque dispusiera de más campos para poder entrenar, ¿los tendría?

Es una buena pregunta, pero no tendría que ser yo quien la respondiera, sino la directiva, porque sería decisión suya. Si pidieran mi opinión, yo sí los tendría, porque tenemos una estructura muy consolidada que podría soportar tener más equipos. Eso daría trabajo a más entrenadores, controlaríamos más niños y no tendríamos que ampliar personal de estructura, porque ya lo tenemos. No supondría ningún problema.

 Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016¿Y habéis sopesado tener más equipos, aunque dispongan de menos espacio para entrenar, como visteis la temporada pasada en numerosos clubes catalanes?

No, porque tener más equipos y perder calidad de entrenamiento no va con nuestra filosofía. Si tienes más equipos es porque los puedes llevar a otras instalaciones o porque pusieran césped en el campo de arriba del Urbis o porque surgiera la posibilidad de tener buenas condiciones para dar calidad de entrenamiento y crecer. Aquí no se va a crecer a cualquier precio. Incluso el año que viene hemos cambiado los horarios para que los lunes no haya tres prebenjamines a la vez y uno tenga que entrenar en la jaula. Hemos movido horarios para que todo el mundo tenga su cuarto de campo mínimo en esas edades y usar la jaula de manera ocasional.

¿Qué significa que 300 chicos hayan realizado las pruebas esta temporada para ingresar en los equipos de la EDM?

Nos hemos creado un prestigio, somos estables y tanto chavales como entrenadores quieren venir aquí. No solo hemos tenido 300 chicos que querían ingresar en la Escuela, sino también hemos recibido en el último mes más de 50 currículums de entrenadores que quieren formar parte de este proyecto. Esto es símbolo de que las cosas se hacen bien. Siempre hay gente descontenta que se quiere ir, pero la gran mayoría quiere venir aquí, porque fuera se habla muy bien de la EDM.

¿Pero el hecho de que de esos 300, la mayoría se quede fuera porque no hay plazas, puede desincentivar a los candidatos a seguir presentándose ante la dificultad de lograr un puesto?

Es una pena, pero en este barrio creo que faltan instalaciones. Hablo con gente de otros clubes y todos han crecido: los Pinos, Ford tiene también listas de espera, nosotros no crecemos porque no tenemos donde meterles. Hay una demanda grande en el barrio de niños que quieren jugar al fútbol  y es un problema que tienen todos los clubes. Para nosotros es una pena, porque nos gustaría dar cabida a más chicos, pero hay que asumir que lo normal es que solo puedan entrar ocho o diez jugadores por categoría.

¿Hay algún proyecto nuevo para esta temporada?

A día de hoy no hay ninguno nuevo. La línea va a ser bastante continuista. No hay ninguna novedad, salvo que se han modificado algunas normas a nivel competitivo. A partir de ahora vamos a diferenciar de Cadete A para arriba. Antes, estos equipos se regían como los demás equipos de la Escuela, con las mismas normas a la hora de repartir convocatorias y minutos de juego. Desde la próxima temporada, se considerará que es etapa de rendimiento y, como tal, se elimina el reparto de tiempo en los partidos y en las convocatorias. Si un jugador no entrena bien tres semanas, estará tres semanas sin jugar o hasta que no mejore. Nadie le va a regalar minutos y oportunidades, como se hace en otras categorías. Se ha detectado porque vivimos otra realidad. En el 90 por ciento de los clubes, si un niño no juega, no pasa nada. Aquí les hacemos vivir en una situación idílica, pero cuando llegan a juveniles y se quedan dos jornadas fuera, llegan las depresiones, los enfados por no haber vivido nunca una situación de esas y dejan el fútbol. Creemos que dentro de la formación del niño tiene que aparecer el saber competir. En la vida y en el fútbol hay que superar las adversidades y no tirar la toalla a la primera de cambio. A partir de Cadete A, con 16 años, es bueno hacer una progresión para que vean que las cosas cuestan y que hay que ganarse el puesto, que esto es fútbol en estado puro.

Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016

 

“Me halaga que a veces nos comparen con clubes grandes y nos digan que nos ven por encima”

VAllejo Está convencido de que la clave del buen funcionamiento de la Escuela es la continuidad que se está dando a un grupo humano muy válido, pero que se complementa perfectamente con las incorporaciones que vienen de fuera, que aportan frescura y conocimiento.

¿Estás satisfecho por el hecho de que a esta Escuela se la reconozca cada vez más por el estilo de juego combinativo que practica?

Sí. Visito a muchos clubes que se interesan por nuestra manera de trabajar o por el programa informático que usamos, y recibo esa sensación que comentas. Y me halaga que a veces nos comparen con clubes grandes y nos digan que nos ven por encima. Incluso hay algunos que se lamentan por el hecho de que no dispongamos de más medios. Sí, me llena de orgullo que el trabajo de los últimos años sea reconocido y se le dé continuidad.

¿Qué se está haciendo para mantener o mejorar el estilo?

La clave es la continuidad. El grupo humano  que lleva trabajando en la Escuela desde hace tiempo sufre pocas variaciones. Todo va sobre ruedas. Muchos entrenadores llevan ya cinco o seis años en la Escuela y le dan continuidad al proyecto. Creo que las nuevas incorporaciones suman y mejoran lo que había. Eso nos hace exigirnos a todos. Sabemos que fuera hay gente válida que nos puede aportar cosas. Por eso intentamos que todos los años haya dos o tres entrenadores que vengan nuevos, porque siempre aportan cosas que se hacen en otros clubes o que acaban de aprender en la carrrea. Esto nos hace mejorar día a día.

Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016Este estilo de juego comenzó a implantarse en la EDM en la temporada 2011-2012.  ¿Se está ya en la etapa de obtener mejores resultados?

Los resultados están ahí. Tenemos un cadete en la máxima categoría de forma estable; el Cadete B también; los mismo que los juveniles A y B. No se puede exigir mucho más, solo tener un juvenil en División de Honor y un aficionado en Tercera. No se puede exigir mucho más en cuanto a resultados. Y hay que tener en cuenta que en esas categorías competimos contra clubes que económicamente son mucho más potentes que nosotros,  que dan plaza gratis en esas categorías a sus jugadores o, incluso, hay quien les paga. Tenemos que competir con el modelo de juego e ilusión para suplir esa deficiencia económica. Pero creo que los resultados ya están llegando. No hay que esperar más, solo queda consolidarlo.

¿Cómo se han desarrollado los entrenamientos en inglés?

Bien. Ha sido una novedad de esta temporada muy bien recibida por parte de los niños y de las familias. Vamos a seguir haciéndolos y creciendo. Ahora se hacía solo con los peques, y lo vamos a ir metiendo en los alevines y demás categorías. Tenemos la intención de ir creciendo poco a poco. Lo que es bueno hay que seguir con ello.

¿Y qué tal las clases extraescolares?

También se arrancó con ello al inicio de esta temporada, pero se quedó en el olvido con la marcha de Abel, el profesor, a Inglaterra. Y creo que es un proyecto que hay que retomar, porque muchos padres se vuelven locos a veces para buscar profesores y no los encuentran, y aquí hay gente muy válida que podría dar esas clases, que son una ayuda para muchas familias. Hay que volver a intentarlo este año y sacarlo adelante.

¿Qué tal ha funcionado el plan de profesionalización que se inició a principio de temporada?

Bien. Hay mucha gente que gracias a estar aquí muchas horas ha podido llegar a más sitios, como por ejemplo en el asunto de los torneos. Gracias a que Tores ha estado aquí todas las tardes y ha tenido tiempo para reunirse con las familias y organizar los torneos, ha sacado adelante muchos más que antes. La gente está muy contenta y muchos de fuera nos envidian, pues nos dicen que ese es el camino. Ha sido positivo ese proyecto y vamos a seguir en ello.

 

Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016

“Llevo aquí diez años y espero que me queden muchísimos más”

El director general de la EDM quiere dejar claro que tiene intención de continuar en la EDM muchos años más. Reconoce que los ciclos acaban en algún momento, pero asegura que para el final del suyo en la EDM le falta bastante tiempo.

¿Cuál es el reto de la EDM para los próximos años?

Conquistar nuevas categorías en las que todavía no hemos estado. Sería poner la guinda a un gran trabajo. Además, el año que viene, la Escuela cumple diez años desde que es EDM, desde la fusión, y esperamos llevar a cabo diferentes actividades para celebrarlo. Los que empezamos aquí cuando se fundó la Escuela tenemos ilusión por celebrar su primer decenio.

¿Cuál es el problema de más difícil solución que tiene la Escuela por delante?

Nos vamos a ver en una situación difícil cuando cambien el césped del Urbis. Es como cuando haces obras en casa. Toca aguantar y vivir donde la abuela hasta que quede genial. Aquí va a pasar algo parecido. Por eso, pedimos paciencia y compresión a todo el mundo, porque cuando se cambie el césped, habrá que adaptarse a entrenar en otros horarios o desplazarse a otros sitios o lo que sea, pero luego volveremos a disfrutar de un buen campo. Esta ha sido la queja de los últimos años y ahora va a ser una dificultad, pero luego se va a convertir en una gran alegría. No tenemos ninguna amenaza más.

Jorge Vallejo hace balance de la temporada 2015-2016Numerosos entrenadores de la EDM han afirmado en las entrevistas que sería mejor estar dos años con cada equipo en lugar de uno, como se hace ahora. ¿Habéis estudiado esta posibilidad?

Este año, de hecho, hay caso en los que se produce eso: Fran Morillas va a llevar el Cadete A, cuya plantilla esta integrada en gran parte por el grupo del Cadete B que ha dirigido esta campaña; Antonio, en el Alevín A, va a llevar gran parte del Alevín C de este año, Elías y Hugo también van a seguir con gran parte de las plantillas que dirigían. Muchas veces poner una norma fija te imposibilita cosas, y hay que cambiarla. No pasa nada por repetir dos años, pues los jugadores ya conocen a los entrenadores y es una línea continuista de trabajo. Este año hemos apostado por que varios equipos se hagan así. Lo que tenemos claro es que siete u ocho años con el mismo grupo no es bueno para nadie; dos o tres, sí.

Ya se pudo leer en la web de la Escuela tu desmentido de que te ibas a ir a otro club. A pesar de ello, tengo que preguntarte si vas a seguir como director general de la  EDM.

No desmentí que fuera a salir de la Escuela porque nunca dije que me fuera a ir. Lo que se malinterpretó es que parecía que me iba a ir a otro club. Y eso no tiene nada que ver con ayudar a otros clubes cuando se puede, como he hecho otros muchos años, tanto a nivel de formación como de usar el programa informático. Compartir es vivir y aquí hacemos muchas cosas bien, y ojalá muchísimos más clubes su unieran a nuestra forma de trabajar, porque creo que es el camino adecuado. Si aquí hay 700 niños que son felices, ¿por qué no pueden serlo también 6.000 en otros sitios? No debemos guardarnos el secreto para nosotros solos. Al revés, cuanto más se comparta y más gente trabaje bien, mejor. Siempre he creído que la educación es el medio para cambiar lo que pasa en nuestro país, y si a través del fútbol podemos formar mejores personas y podemos llegar a más sitios, seré el primero en ayudar a cualquier club o ayudar a las personas necesarias. Ese es mi camino. Aquí llevo diez años, desde que empezó la Escuela como tal, y espero que me queden muchísimos más. Como todas las cosas, los  ciclos se acaban, pero creo que para el final del mío queda bastante tiempo.

¿Tienes la misma motivación que cuando empezaste?

Cuando empecé, no solo en la Escuela, sino como entrenador, estaba en alevines y veía lejos alcanzar los juveniles, y cuando llegué a juveniles veía lejos los aficionados, y cuando llegué a los aficionados veía más cerca Tercera y Segunda B. Es decir, cuando te acostumbras a algo, quieres dar un pasito adelante. Mi sueño ahora es jugar en Tercera con estos chicos, a los que conozco dese hace diez o doce años. Es como cerrar un ciclo. Luego, no sé si empezaré desde abajo otra vez, como he hecho este año con el Infantil A. Lo que más me llena no es entrenar a un equipo, sino hacerlo con un grupo de personas y conocerlos a todos. Creo que ese es el camino. Si no fuera así, colaboraría con la Escuela de otra manera y daría el salto a otra cantera donde hubiera nuevos retos deportivos. Lo que más me mueve son los retos deportivos.

¿La próxima temporada vas a entrenar a algún equipo más, al margen del Primer Equipo?

No, este año hemos decidido que la prioridad sea el Primer Equipo. Cuando me entre el gusanillo de entrenar a los peques, me bajaré a entrenar con cualquier equipo y ya está. Me llena bastante estar con ellos y disfruto mucho. Pero solo voy a entrenar al Primer Equipo, para darle la importancia que se merece y volcarnos en conseguir lo que no hemos logrado este año.