Respirar por la boca, ¿cómo afecta a la salud oral de un niño?

Respirar por la boca, ¿cómo afecta a la salud oral de un niño?

Inhalar y exhalar aire por la boca continuadamente se considera el síndrome de respiración bucal (SBR), y puede ser tremendamente perjudicial para la salud oral, especialmente en niños. Y es que los más pequeños tienen sus dientes y tejidos orales en edad de crecimiento, por lo que cualquier deformación a esta edad será crucial para su desarrollo oral adulto. La respiración bucal se considera una disfunción oral y desde la clínica dental Vinateros de Madrid queremos explicar cómo se puede solucionar.

¿Cuáles son las consecuencias de respirar por la boca para la salud de un niño? 

La respiración bucal continuada, si no se trata, puede causar un desarrollo anómalo de la cara o los dientes, falta de atención, irritabilidad, presión arterial elevada o problemas cardiacos.

Las alergias, la rinitis, la desviación del tabique nasal, el hábito de succión prolongado del pulgar o la mala oclusión dentaria son las causas más habituales por las que un niño tiende a respirar por la boca inconscientemente. Todas son patologías orales que pueden solucionarse a tiempo, y que se detectan si se acude a las revisiones anuales en el dentista Madrid. Con tan solo el uso de un espejo, nuestra odontopediatra, la Dra. América, puede observar fácilmente si existe hipertrofia de las amígdalas, una de las razones del SRB.

“Respirar por la boca puede, específicamente, causar problemas severos de salud bucodental”

Estos niños también pueden sufrir trastornos digestivos, dado que al respirar por la boca, el paciente tritura mal los alimentos y los deglute antes de tiempo. Otras consecuencias del SRB pueden ser la deformidad torácica, la insuficiencia cardiaca, el retraso en el crecimiento, los problemas auditivos, cefaleas y exceso de sueño diurno.

¿Cómo afecta respirar por la boca a la salud oral? 

Respirar por la boca puede, específicamente, causar problemas severos de salud bucodental. Por ejemplo, pueden ocasionar caries dentales, enfermedades periodontales, halitosis, deformidades cráneo-faciales y sequedad de boca y labios. La saliva es la encargada de mantener el pH de la boca y protegerla contra este tipo de afecciones gracias a la humedad y su efecto antibacteriano; al respirar por la boca, la saliva pierde su flujo y se evapora.

Como consecuencia de la sequedad de boca, la placa bacteriana se afianza en el diente, ocasionando las caries dentales y la desmineralización del esmalte y sus tejidos. Si nos quedamos sin la reacción salival ante la actuación de las bacterias, también aparecerá la gingivitis, o inflamación de las encías. La gingivitis es el principio de la enfermedad periodontal inflamatoria, que puede agravarse al padecer periodontitis y piorrea, afectando al hueso en el peor de los casos y produciendo la muerte de los tejidos nerviosos y del propio diente. Estas bacterias acumuladas en la boca, pueden formar sarro y ocasionar mal olor, lo que traducimos como halitosis.

“Según expertos en Odontología, respirar por la boca afecta al sueño, lo que repercute en su crecimiento y en el rendimiento académico”

En cuanto a la deformación de los huesos, respirar por la boca supone tener la boca abierta, por lo que existen problemas de maloclusión derivados del SBR. La mala posición de las arcadas dentarias se une a la alteración de los labios, el paladar y la mandíbula. Esto no afecta solamente a la salud oral, sino también a la estética dental del pequeño.

¿A quién afecta el SBR?

Es especialmente importante descartar el síndrome de respirar por la boca cuanto antes. Además de lo que hemos expuesto arriba, los menores con paladar estrecho, bóveda palatina alta y apiñamiento dentario merecen especial atención.

Según expertos en Odontología, respirar por la boca afecta al sueño, lo que repercute en su crecimiento y en el rendimiento académico. Ciertos problemas de comportamiento o de concentración en clase pueden asociarse a un déficit de atención con hiperactividad (TDAH), pero contra todo pronóstico puede deberse simplemente a un déficit de sueño.

¿Cómo se puede dejar de respirar por la boca?

Afortunadamente, el tratamiento para dejar de respirar por la boca es posible y menos complicado de lo que parece. En Vinateros contamos con un equipo multidisciplinar que puede solucionar un SBR con la ortodoncia infantil o cirugía necesaria, y si es precisa la intervención de un médico especialista, derivaremos nuestro diagnóstico al pediatra en cuestión.

Si después de solucionar el problema que ocasionaba la respiración bucal, el niño sigue teniendo el hábito, hay que eliminarlo. Para ello, te ayudaremos desde la clínica dental Vinateros, donde puedes consultar todas tus dudas acerca de este y otros problemas orales sin compromiso ninguno.

¡La primera visita en Moratalaz es gratis! Y si formas parte de la ED Moratalaz, puedes aprovechar nuestra tarjeta especial.