Raúl León: “Hay que mantener el discurso de que lo importante es seguir formándose y mejorando”

Raúl León: “Hay que mantener el discurso de que lo importante es seguir formándose y mejorando”

Raúl León, entrenador del Infantil A

“A pesar de los resultados, los chicos se siguen divirtiendo bastante”

Aunque en lo que va de temporada su equipo solo ha conseguido una victoria, no baja los brazos y asegura que sus jugadores están aprendiendo mucho de cara a las próximas campañas

  • “El cuerpo técnico del Madrid nos felicitó porque proponemos mucho más que otros equipos mejor clasificados”
  • “El psicólogo de la Escuela nos ha ayudado a superar los malos momentos; su labor ha sido muy importante”
  • “Mentiría si no digo que a veces me siento un poco frustrado porque veo que perdemos un día y otro”
  •  “No se le puedo exigir a este grupo muchísimo porque esté en División de Honor; hay que exigirle en función de sus necesidades y de su nivel”

 Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM

Alejandro Posilio

Este adulto amante del deporte cumple su cuarta temporada en la EDM, con la que se encuentra identificado en principios y filosofía, a pesar de que esta campaña los resultados están siendo adversos. A sus 32 años, está sobradamente preparado, pues primero estudio Magisterio de Educación Física en la Universidad de Alcalá de Henares, luego llevó a cabo un curso puente para ingresar en la licenciatura de INEF, que aprobó con Maestría de Fútbol en la Universidad Alfonso X el Sabio. Posteriormente se sacó los dos primeros niveles de entrenador y ya está buscando tiempo para ir a por el tercero y último. Este madrileño y madridista ejerce de profesor de Educación Física en los Escolapios de Getafe, y el poco tiempo libre que le resta lo dedica a hacer más deporte todavía, ya sea correr, jugar al pádel o al fútbol con amigos o ir a la montaña. Soltero y sin compromiso, vive en Moratalaz desde septiembre.

¿Cómo va la temporada?

En cuanto a resultados, bastante fastidiada. Pero en cuanto a mejora de los chicos, bastante bien.

¿Es posible mantener la categoría?

No, para ser franco, no. Tenemos solo tres puntos y la categoría es muy fuerte. Es casi imposible.

¿Era lo esperado inicialmente?

Lo esperado era que iba a ser bastante difícil, pero no sabíamos que lo iba a ser tanto. Éramos conscientes de que iba a ser muy complicado, pues se tenía claro desde el principio, desde junio del año pasado.

¿Tener una plaza segura en División de Honor es muy complicado para la EDM?

Es el tercer año que dirijo a un equipo de la Escuela en infantil División de Honor, y los dos anteriores nos salvamos. Llevamos tres años seguidos en esta categoría. Es difícil, y al ser una escuela, es más complicado competir con equipos de máximo nivel. En esos clubes juegan siempre los mejores, mientras que en esta Escuela los chicos están aprendiendo y tienen que jugar.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿Estamos abocados a estar unos años y después bajar?

Eso es. Es complicado, porque llegado a este nivel, hay chicos que tienen calidad y se van a otros clubes más poderosos, como nos ha pasado el año pasado, que se fueron al Getafe.

¿Cómo afronta un entrenador una temporada con tantas derrotas?

Es difícil, y más cuando mi carácter es muy competitivo y soy ganador cien por cien. Pero tienes que cambiar el chip y pensar más todavía en que los chicos vayan mejorando poco a poco y adaptar el nivel de exigencia al nivel del grupo.

¿Cómo se anima a unos chicos que apenas ganan partidos para que sigan viniendo todos los días a entrenar y dar el máximo?

Es muy difícil. Es la tarea más complicada que he tenido este año, porque mantienes tu discurso de que lo importante es seguir mejorando y de que sigan formándose para años posteriores. Pero claro, los chicos ven que están perdiendo un día y otro, incluso que algunas veces son goleados, y es complicado mantener ese discurso bajo estas circunstancias. Pero parce que poco a poco se va imponiendo.

¿Realmente has notado que van asumiendo ese discurso?

Tuvimos un par de semanas en las que bajó un poco el nivel de compromiso, pero enseguida pusimos remedio y empezamos a trabajar con Carlos, el psicólogo, y los chicos parece que lo han comprendido bien. Estoy muy contento con su predisposición.

¿Es este un buen ejemplo de que el trabajo del psicólogo es positivo?

Sí. De hecho, el aspecto psicológico es el más importante del futbolista, por lo que hay que trabajarlo mucho. Hay veces que los entrenadores estamos más verdes en ese aspecto y la ayuda de Carlos es decisiva. Empecé a hablar con él a principio de temporada, porque veía cómo estaban los chicos de afectados, estaban algo despistados, les costaba concentrarse. Y Carlos nos ha ayudado a superar estos malos momentos. Su ayuda ha sido muy importante.

¿Qué hizo para convencerlos?

Trabajamos dinámicas en las que ellos mismos tienen que analizar qué partes del juego o de los resultados depende de ellos, y qué parte, no. Para que se den cuenta de que lo que ellos tienen que dar, lo tiene que ofrecer siempre; y los aspectos que no son controlables por ellos, que tengan claro que no pueden hacer nada. Por lo menos, entienden más el juego, y eso viene muy bien. Así son conscientes del sacrificio que tienen que hacer en cada partido y en cada entrenamiento.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿A pesar de todo, se siguen divirtiendo los chicos?

Creo que sí. Yo les sigo viendo que se divierten y se ríen. Es cierto que la mayoría de ellos se van enfadados después de los partidos, después de perder, porque es normal, pues a todos les gusta ganar. Pero la verdad es que no faltan a entrenar, salvo que estén enfermos. Creo que, a pesar de los resultados, se siguen divirtiendo bastante.

¿El problema fundamental con el que te encuentras para obtener mejores resultados es el alto nivel de calidad de los rivales?

No, nuestro nivel no es malo. Cuando mis amigos me preguntan por qué perdemos todos los partidos, si es que somos realmente malos, les contesto que no somos malos.  Nuestro nivel no es tan diferente al de nuestros rivales. El otro día jugamos contra el Real Madrid, y cuando terminó el partido, el cuerpo técnico del Madrid nos dio la enhorabuena y nos dijo que proponemos mucho más que otros equipos que están mejor clasificados, que tenemos una idea clara de cómo jugar, que presionamos arriba y que cuando recibimos un gol, siempre intentamos meter otro nosotros. Que no renunciamos al ataque. Nuestro nivel técnico puede estar un poco justo, pero no es malo. Trabajando como hasta ahora,los chicos van a mejorar muchísimo más.

¿Qué otros factores influyen?

En esta categoría influye mucho el físico, y nosotros somos algo pequeños. Aunque noto que mis chicos están creciendo, jugamos contra equipos con defensas muy grandes y duros, algunos más altos que yo, y con delanteros muy rápidos y fuertes. Y con estos muchas veces no podemos competir.

¿Has perdido ilusión por esta situación?

No. Mentiría si no digo que a veces me siento un poco frustrado porque veo que perdemos un día y otro. Pero desde el principio de temporada supe lo que tenía que hacer y en ningún momento les muestro a los jugadores mi preocupación por que esto pueda ir peor o por que bajen los brazos. Si yo bajo los brazos, ellos también lo harán, porque el entrenador es un ejemplo para ellos, dentro y fuera del campo.

¿Estás contento con la actitud de tus jugadores?

Sí, estoy contento. Es cierto que en algunos partidos nos despistamos un poco, y hay veces que esa falta de competitividad sana me saca un poco de quicio. Pero sí, estoy contento.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿Esta situación es diferente a las que habías vivido hasta ahora en la Escuela?

Es un año muy distinto. El año pasado, en cuanto a resultados, fue bastante distinto, igual que el grupo. El anterior, también, pues era un grupo muy competitivo. Este año estamos un poco más justos técnicamente, pero lo que realmente es diferente son los resultados. Hay partidos en los que no competimos como debíamos, pero es un reto más para mí. Así lo asumí al principio y lo sigo haciendo. No me voy a rendir nunca ni voy a bajar los brazos, porque tengo claro que lo importante es que los chicos sigan aprendiendo y que mejoren para que el año que viene estén preparados para las categorías en la que les toque jugar.

Siempre se dice que de estas situaciones complicadas se aprende más que cuando todo va bien. ¿Es cierto?

El otro día hablaba con un directivo de la Escuela y le dije que estoy aprendiendo muchísimo, sobre todo a la hora de cambiar el chip y de tratar con los jugadores, sobre el aspecto psicológico de este deporte. Porque es un año complicado. No se le puedo exigir a este grupo muchísimo porque esté en División de Honor. Tienes que exigirle en función de sus necesidades y de su nivel. Esto es principal a la hora de entrenar a un equipo de niños.

¿Todos los entrenadores deberían vivir situaciones así para tener un aprendizaje más completo?

Creo que la mayoría ha pasado alguna vez por situaciones complicadas como esta. Yo es la primera que vivo, pero es bonito que se viva, aunque no nos guste. Es necesario. No está mal.

¿Cuándo empezaste a jugar al fútbol?

Con siete años en Ciempozuelos, donde vivía. Jugué en ese club hasta juvenil. Con 17 años debuté con el equipo aficionado en Preferente; con 18 jugué en División de Honor con el Getafe, allí me partí el tobillo, y cuando me recuperé, fui a jugar al Carranque, en Toledo, un pueblo al lado de Illescas. Allí llegué a jugar en Tercera División. En esta categoría también debuté con el Fuenlabrada. Primero fiché por el Fuenlabrada B y después disputé seis partidos con el primer equipo, cuando ascendió a Segunda B.

¿Por qué dejaste de jugar?

Porque después de Carranque fui a jugar a Chozas de Canales, también en Toledo, y estaba muy lejos. Y aunque los partidos se disputaban en Serranillos del Valle, que está más cerca, entrenar cuatro días tan lejos se hacía duro, porque ese año subimos a Tercera. Llegaba a mi casa a las doce de la noche y me levantaba a las seis y media de la mañana. Además, la situación económica no era muy buena y no me era rentable. Lo que pretendía no me lo iban a dar y mi tiempo es oro. Y me dediqué más a entrenar a chavales.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿Cuándo comenzaste a entrenar?

Cuando tenía 18 años y jugaba, empecé en Ciempozuleos. Allí estuve un par de temporadas. Luego, mientras estudiaba INEF, hice las prácticas de preparador físico en el Rayo Vallecano, donde estuve tres temporadas. Luego estuve de preparador físico en el San Sebastián de los Reyes. De ahí me fui a Las Rozas, donde empecé la pretemporada con un juvenil, pero los horarios no me venían muy bien. Hablé con Antonio Carlavilla, que había sido profesor mío en la Universidad, que también me había entrenado y en el que tenía mucha confianza, y me informó del proyecto de la EDM.

¿Conocías algo de esta Escuela?

No, apenas me sonaba. Sabía dónde estaba el barrio. Pero vine, me presentaron el proyecto y me gustó tanto que decidí quedarme. Y ya cumplo mi cuarta temporada aquí.

¿Por qué equipos has pasado?

Cuando llegué me dieron el Cadete E y los chupetines. Ese mismo año se fue Carlavilla con Quique Sánchez Flores y hubo una reubicación de puestos. Me quedé de coordinador de alevines. El curso siguiente estuve de coordinador de Iniciación, con Villalba, y también dirigí el Infantil A. En la siguiente campaña me fue imposible compatibilizar la labor de coordinador con mi trabajo de profesor y solo dirigí un prebenjamín de primer año y al Infantil A. Y este año, en el colegio nos pidieron que nos formemos en inglés realizando cursos, y solo puedo llevar el Infantil A

¿Cómo definirías la experiencia en la EDM?

Muy enriquecedora. He crecido mucho como entrenador y, sobre todo, como formador. Esto es lo principal de esta Escuela, que realmente forma y educa niños. Creo que todos los entrenadores lo tenemos bastante claro.

 

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM

“Aquí se exige que los entrenadores estén formados y, al mismo tiempo, nos dan formación”

Este madrileño considera muy importante que todos los técnicos de la Escuela crean en la idea del fútbol que se imparte en ella.

¿Qué diferencias ves con los otros clubes en los que has estado?

En los últimos años, la especialización de los entrenadores. Ahora están mucho mejor formados. Aquí se exige que los entrenadores estén formados y, al mismo tiempo, nos dan formación para que todos trabajemos en la misma línea. En Getafe, por ejemplo, cada entrenador va a lo suyo. A lo mejor tienen una idea que tiene que seguir y algo de metodología, pero nada más. En el Rayo también aprendí muchísimo, pues aunque estaba de preparador físico, trabajábamos de forma integrada todo: táctica, técnica, físico. Fue muy enriquecedor, con gente muy preparada.

¿Lo mejor de la EDM?

El camino que se ha tomado de que todos los entrenadores lleven la misma línea y tengan los mismos objetivos. Todos tienen que creer en la idea que se tiene del fútbol en esta Escuela.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿Lo peor?

No sé. Aunque no está en nuestras manos, el problema que tenemos con los campos, que estamos fastidiados de espacio y de horas para entrenar. Nos gustaría tener por lo menos medio campo y entrenar tres días, pero no es posible por las limitaciones económicas. Y también que a veces algunos entrenadores se despistan y deja material donde no deben.

¿Cuáles son tus aspiraciones en la EDM?

Nunca me he puesto una aspiración. Me gustaría llegar lo más arriba posible, pero me gusta trabajar con niños de todas las edades. Por eso no me supone ningún problema. Por cambiar de edades, me gustaría llevar a un juvenil, pero no tengo un objetivo claro.

¿Te conformarías con terminar entrenando al Aficionado A?

Sí, estaría bien. Nunca he llevado un equipo aficionado, y debe estar bien. Lo más arriba que he llegado ha sido a juveniles, es distinto. Estaría bien terminar en el Aficionado A.

 

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM

“Estoy encantado con los padres, no hacen más que apoyar a los chicos”

Asegura que los jugadores se divierten mucho más tocando el balón que jugando al patadón. Sobre la relación con los padres, solo tiene palabras de elogio hacia ellos.

¿Compartes el estilo de juego combinativo que se enseña en la EDM?

Totalmente. Los chicos se divierten con el balón en los pies. Es la idea que tienen que tener todos.

¿Este estilo es más difícil de enseñar y de aprender?

Es más complicado al principio. Todo el mundo sabe pegarle al balón una patada fuerte hacia arriba, y si tienes gente que corre, es más fácil. Nuestro estilo es más divertido para nuestros jugadores. Cuando optas por un juego directo, muchos jugadores apenas tocan el balón y estos no se divierten. Iniciar las jugadas desde atrás, que todo el mundo participe, que todos tengan que estar atentos, que sepan cómo tienen que jugar es lo principal para que el jugador se divierta.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿Si se jugara de otra forma, esta temporada habrías ganado más partidos?

Creo que no. Sinceramente, creo que no. El otro día hice una estadística de cuántos goles hemos recibido por perder el balón a la salida, y creo que de los cien que nos han metido, solo han sido así cuatro o cinco. Es mejor sacar el balón controlado desde atrás por los diferentes caminos que hay. Con este estilo creo que nos cuesta menos llegar arriba. No todo es tenerla por tenerla, también hay que saber jugar al contraataque y también se trabaja eso. Siempre que se pueda jugar rápido y para adelante, perfecto. Pero sí es cierto que los chavales tienen que tener un bagaje amplio, no solo deben saber tener el balón y pasarlo, tienen que dar un sentido a lo que hacen.

¿Pero para jugar con este sistema hay que ser mejor técnicamente?

Este sistema te exige más, pero también hace que mejores, porque tienes que hacer un buen control y pensar antes de que te llegue el balón. Jugando directo solo tienes que saber dónde pegarla.

¿Qué tal la relación con los padres?

Este año tenía ciertas dudas, porque cuando se empieza a tener resultados adversos, muchos padres se preocupan por eso. Pero estoy encantado con este grupo de padres, que no paran de apoyar a los chicos, nunca dicen nada malo, siempre me apoyan. Es un trato muy cordial y siempre apoyan. Son conscientes de las características del equipo. Otros años, las cosas han ido bien y se han quejado porque su hijo jugaba poco o porque opinan que debería jugar en otro puesto. Pero este año nunca se han metido en mi labor. Este año he tenido mucha suerte. Cada vez que hablo con ellos son palabras de ánimo.

¿Otros años que la situación iba mejor has tenido algún tipo de presiones?

Alguna vez, pero en estos cuatro años apenas he tenido problemas en ese aspecto.

 Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM

“Un buen entrenador tiene que saber gestionar bien al grupo”

Aunque se declara simpatizante madridista, se identifica más con Guardiola que con Mourinho, si bien no tiene un preparador referente claro.

¿Qué cualidades principales debe tener un buen entrenador?

Tiene que ser un buen gestor de grupo, tiene que controlar perfectamente el aspecto psicológico y tiene que conocer bien a sus jugadores, saber a quién tiene que apretarle un poco más para sacar más de él y a quién no se le puede apretar porque si le dices algo en otro tono se puede hundir y fallar más. Hay que saber cómo hablar a cada uno. Y luego, si un entrenador quiere intensidad, tiene que meterla él, y si quiere jugar más relajado, tiene que estarlo él, porque eres un espejo para ellos.

¿Un entrenador referente?

No tengo uno solo. Me gusta la intensidad que mete Simeone y lo que ha logrado en su equipo, que todos los jugadores tengan el mismo objetivo y no haya malos rollos. Me gusta la metodología de Guardiola. Y como gestor de grupos, me gusta Del bosque, que es muy sereno y entiende mucho a los jugadores, los sabe tratar perfectamente.

Entrevista con Raúl León, entrenador del Infantil A de la EDM¿De Mourinho o de Guardiola?

Es complicado. Soy más de Guardiola. Pero reconozco que Mourinho sabe preparara muy bien los partidos. Pero su personalidad es lo que echa para atrás.

¿Qué porcentaje de culpa tiene un entrenador en el éxito o fracaso de un equipo?

Bastante. Tiene más culpa cuando pierde su equipo, porque es posible que se haya equivocado él más que los jugadores. Pero hay que tener claro que los que deciden son los jugadores que están en el campo. Los entrenadores pueden errar en el sistema o en poner a un jugador o a otro o equivocarse en un cambio, y esto puede influir más en la derrota que en la victoria. Pero los que hacen bueno o malo a un entrenador son los jugadores.

¿Prefieres entrenar a pequeños o a adultos?

Me gustan los dos. Por eso estudié primero Magisterio y luego INEF, porque me gusta ser profesor de educación física desde niños de 6 años hasta chicos de 17.No tengo ningún problema en eso.

¿Sigues soñando con llegar a vivir del fútbol?

Cuando era pequeño, decidí que quería ser profesor de Educación Física. Es mi sueño de siempre y lo he conseguido. Pero es cierto que me gustaría vivir del fútbol, sin dejar lo mío de lado o solo un tiempo.