Los juveniles C y D abren la campaña 2016/2017 con distintos objetivos

Los juveniles C y D abren la campaña 2016/2017 con distintos objetivos

Los chicos de Nauzet Santana tienen el ascenso como principal misión, mientras que los de Álvaro Cabezuelo buscan ser competitivos

A. Posilio

Madrid, 23 de agosto.- Los últimos equipos juveniles en estrenar el curso deportivo 2016/2017 fueron el C y el D, ambos enclavados en Primera División y cuyos entrenadores, Nauzet Santana y Álvaro Cabezuelo, respectivamente, afrontan de diferente manera el curso 2016/2017 que acaban de iniciar. A las 19.30 de la tarde de ayer, ambas escuadras se ejercitaron en el Lili Álvarez tras dos meses de vacaciones.

El Juvenil C de Nau, quien la campaña pasada se quedó a un solo punto del ascenso a Autonómica con el Juvenil D, tiene entre ceja y ceja el objetivo de subir de categoría. Así lo atestigua el preparador canario: ” Vamos a luchar de nuevo por ascender. Tras quedarnos la temporada pasada a un gol del ascenso, este año el objetivo vuelve a ser el mismo, con la ventaja de que esta temporada tengo chicos de primer y segundo año, no solo de primero como la campaña anterior. Espero que esto nos dé un poco más de experiencia en algunos momentos en que se necesita a lo largo del campeonato. Creo que tengo un buen equipo y aspiramos desde ya a intentar el ascenso. Si no se logra, no quedaré contento”.

El juvenil C comenzó la temporadaPara conseguir este ambicioso proyecto, Santana va a contar con una plantilla de 22 futbolistas, de los cuales solo 14 acudieron al estreno del curso. El resto está todavía de vacaciones. Si bien, ayer el técnico tuvo la colaboración de tres futbolistas japoneses de la Escuela de Fútbol nipona Europlus Internacional, con la que la EDM tiene un acuerdo de colaboración. El plantel del juvenil C está integrado por jugadores de los juveniles C y D del año pasado, más algunos del Cadete A. Cuatro fichajes de fuera, de clubes como la AFE o San Blas, completan la plantilla.

El entrenador canario, que sigue siendo coordinador de la etapa de Desarrollo, tiene fundadas esperanzas de que los cinco jugadores que tiene del año pasado y que vivieron el desafortunado desenlace que les impidió el ascenso, sean capaces de transmitir a sus nuevos compañeros la ganas de revancha que les conviertan en una escuadra entregada desde el primer día. Además, el técnico conoce al resto gracias a su labor de coordinación, lo que le lleva a asegurar: “Tengo un equipo de mucha calidad y técnica, y espero que sus integrantes sean capaces de hacer suya la ilusión desde el principio. Los que no conseguimos el objetivo propuesto el año pasado tenemos dentro el gusanillo que nos va a dar un plus de fuerza en esta campaña”.

Pero antes de iniciar la liga el primer fin de semana de octubre en casa ante el Valdebernardo, tienen más de un mes de pretemporada, en el que está previsto que disputen siete encuentros amistosos, empezando el domingo contra el Juvenil D  y acabando el 25 de septiembre frente al Trival Valderas.

El Juvenil D apuesta por ser competitivo

Igualmente a las 19.30 de ayer, 14 jugadores del Juvenil D comenzaron a ejercitarse sobre el césped del Lili Álvarez bajo las órdenes de Álvaro Cabezuelo, quien el curso pasado dirigió al Juvenil F. Este campaña, el plantel tiene un ideario destacado, consistente en aprender todo lo posible para ser rápidamente una escuadra competitiva, que luche de tú a tú con todos los rivales. Para ello, la plantilla está integrada en su mayor parte por jugadores de los juveniles E y F del curso acabado, más tres ex cadetes C y D y otros cuatro fichajes foráneos.

El Juvenil D dio comienzo ala nueva temporadaCabezuelo cuenta con la ventaja de que conoce a la mayoría de su plantel, pues al final de la temporada pasada pudo entrenar con su componentes durante un par de semanas, tiempo en el que le dio tiempo a conocer lo que será el argumento central de sus chicos. “Dispongo de un grupo bastante homogéneo, con algunos toques de bastante calidad, lo que nos va a permitir hacer un buen fútbol. Antes de empezar el entrenamiento les he dicho que espero que seamos capaces de competir en cada entrenamiento y en cada partido, y que nos exijamos el máximo desde ya. Si lo hacemos, lograremos nuestros objetivos partido a partido”, afirma convencido.

A pesar de todo, el técnico madrileño cree que es pronto para hablar de puestos en la clasificación: ” En el ascenso, en principio, no pensamos. Es el Juvenil C el que tiene un equipo diseñado para tocar ese fin. Nuestro objetivo no es ascender, sino competir y estar lo más arriba posible”. Y puntualiza: “Estaremos contentos al final de temporada si somos capaces de crear un buen grupo, con buena relación entre sus componentes, y que todos ellos disfruten en cada entrenamiento y en cada partido. Esto es lo principal, ir mejorando futbolísticamente”.

Esta escuadra también cuenta con la ventaja de que la mayor parte de sus integrantes son de segundo año, y solo unos pocos son de primero o tercero. Es decir, experiencia para un grupo que tiene programados cinco choques amistosos de preparación hasta que dé comienzo la liga el primer fin de semana de octubre.