Jugadores del Cadete B viajan a Bath para culminar el intercambio con familias de una escuela de fútbol local

Jugadores del Cadete B viajan a Bath para culminar el intercambio con familias de una escuela de fútbol local

 “Ha sido una experiencia maravillosa y lo hemos pasado en grande”

La expedición de la EDM, integrada por 14 jugadores y el entrenador, ha disfrutado de cinco días inolvidables en la localidad del sur de Inglaterra, donde conocieron una cultura diferente y midieron sus fuerzas con varios equipos de la zona

  • Todos los miembros de la expedición resaltan el buen trato que recibieron de sus anfitriones, la educación de los ciudadanos y la limpieza de la ciudad

  • Escribano: “Allí dejan las puertas abiertas porque no les roban y las ventanas no tienen rejas; es alucinante”

  • Álvaro Pérez: “Me han tratado muy bien. La casa donde viven es enorme y muy bonita. Me han sorprendido muchos sus valores y su trato”

  • Fran Morillas: “Apenas he visto una papelera en la ciudad y no había ni un solo papel en el suelo. Es algo de lo que debemos aprender los españoles”

  • Aparicio: ” Su comportamiento ejemplar, como su alegre aspecto social y abierta mentalidad hacen, que todos los feedbacks hayan sido positivos”

El Cadete B, en Bath

 

Alejandro Posilio

“Ha sido una experiencia maravillosa. Lo hemos pasado en grande y hemos disfrutado mucho. Los ingleses son muy educados y se respetan mucho unos a otros, más que en España. Me ha llamado la atención lo limpias que están las calles y la cantidad de zonas verdes que hay en Bath. La familia con la que estuve me ha tratado muy bien, con respeto y educación. La principal diferencia que he visto es que allí las ciudades están formadas por casas individuales, no por edificios con muchos pisos, como aquí. Me encantaría poder repetir el intercambio”.

Estas palabras de Gonzalo Zafra, interior izquierda del Cadete B de la EDM, resumen a la perfección la experiencia vivida por los 15 integrantes de esta escuadra que han pasado cinco días en la localidad inglesa de Bath. Con este viaje, se culmina el intercambio con jugadores de la escuela Bath and Wiltshire Boys (BWB 03 ) y del club Keyhnsahm Town FC de esta ciudad del sur de Inglaterra, que comenzó en octubre del año pasado, cuando otros tantos chicos de dichas organizaciones pasaron por Madrid y convivieron con las familias de los jugadores que ahora han devuelto la visita.

El Cadete B, en BathLa expedición de la EDM llegó a Brístol el miércoles 20 de abril por la noche, día en el que sus miembros solo tuvieron tiempo para viajar hasta Bath y buscar el hostal en el que se alojaron durante las dos primeras jornadas. Desde ese momento, hasta el domingo por la tarde, cuando regresaron a España, han vivido experiencias de las que se acordarán toda su vida, ya sea por la divertida convivencia que han tenido entre ellos, como por las novedades vividas en un país al que la mayoría viajaba por primera vez.

Así lo ratifica Luis Escribano, lateral derecho del equipo: “Me ha encantado lo educados que son los ingleses. Hacen todo lo posible para que te sientas bien en su casa. Te ofrecen de todo. Lo que más me  ha sorprendido es la educación de la gente en la calle y la mucha confianza que tienen en su gente. Allí dejan las puertas abiertas porque no les roban, las ventanas no tienen rejas. Es alucinante”. Pero este joven defensa, en una ráfaga de sinceridad , reconoce que lo que más le ha gustado ha sido lo bien que se lo ha pasado con sus amigos del equipo en el hostal.

Como si lo hubieran acordado en el vestuario antes de contar su aventura, todos y cada uno de los integrantes del Cadete B consultados respondieron que lo que más les ha llamado la atención es la educación de los ingleses. Otro ejemplo es Daniel García, mediocentro que cumple su segunda temporada en la EDM: “Los ingleses son más educados que los españoles. El recibimiento de las familias ha sido muy bueno. Bath es muy bonita y, a pesar de ser antigua, está muy bien cuidada.  La familia me ha tratado muy bien y me ha llevado incluso a jugar al golf. He probado su comida típica y me ha gustado. Repetiría la experiencia y me hubiera quedado más días allí”.

“Por todo dicen gracias”

En la misma línea se expresa el interior derecha Sergio Simarro, que vive su primera temporada en la Escuela: “Me ha gustado mucho la experiencia. En la EDM lo tendría que hacer más gente. Me gusta cómo nos han tratado y lo educados que son. No hay nadie que te falte al respeto y por todo dicen gracias. El último día estuve con la familia hablando de fútbol y de la Premier, y los padres me parecieron muy majos, aunque los hermanos de Archy, mi anfitrión, son mayores y no se relacionaron conmigo”.

El Cadete B, en BathEste tipo de viajes suelen contemplar dos aspectos principales, el deportivo y el humano. Y parece que el segundo tuvo mejores resultados que el primero. Así, el jueves, la expedición de la EDM comenzó la jornada entrenado con un técnico de la Escuela BWB 03, sesión que fue toda hablada en inglés. Tras pasear y comer por Bath, por la tarde afrontaron el primer duelo contra el equipo local de la localidad de Swindon, partido que terminó siendo un sufrimiento. Por la noche, cena con el director general de la Escuela BWB 03, con la anécdota de que la expedición llegó al restaurante pasadas las nueve de la noche y la cocina ya estaba cerrada.  Con un plato de carne o pescado para cada comensal se redujo el hambre.

El viernes, tras desayunar en el hotel, se trasladaron a la localidad de Brístol y pasearon por su centro. Luego fueron a Swindon, done tuvieron tiempo libre para ir de compras y comer. Por la tarde, reunión con las familias que les iban a alojar, reencuentro con los amigos que estuvieron en Madrid y partido. Tras la barbacoa de la que disfrutaron todos juntos, cada jugador de la EDM se fue con la familia  que le alojaba.

Y aquí  cada uno vivió una experiencia diferente. Mario Díaz, uno de los porteros del equipo que lleva ya siete temporadas en la EDM, cuenta cómo lo vivió: “Me lo he pasado muy bien con la familia de Williams. Ha sido muy interesante y divertido. Me he entendido bien con sus integrantes y he hablado en inglés de todo. El sábado nos llevaron a jugar enun espacio con unas colchonetas y luego al fútbol con unas burbujas de aire. Nos reímos mucho. El domingo fuimos a comer a un restaurante y la comida estaba muy rica, aunque pedí pollo”.

El Cadete B, en BathLa vivencia del delantero Álvaro Pérez, que cumple su primer año en la Escuela, fue muy similar en casa de James: “La familia fue muy educada y amable. El sábado dimos una vuelta por Bath y el domingo estuvimos con otros compañeros de su equipo. Hablamos sobre todo de fútbol y de la Premier League. Me han tratado muy bien. La casa donde viven es enorme y muy bonita. Me han sorprendido muchos sus valores y su trato. Me encantaría volver”.

Sin embargo, no todo fue maravilloso. Hubo quien no tuvo tanta suerte con las costumbres de las familias anfitrionas. Fue el caso de Daniel Cárdenas, extremo que lleva en la EDM desde prebenjamines: “En general, la experiencia del viaje ha sido muy buena, pero aunque en la casa de Ben me han tratado muy bien, me he aburrido bastante, pues él es un poco soso. No quería hacer nada. Era yo el que le animaba para que, por lo menos, saliéramos a la calle a jugar al fútbol. Menos mal que un día nos llevaron sus padres a las colchonetas. A pesar de todo, repetiría el viaje”.

Salvo esta anécdota, la estancia del Cadete B en Inglaterra ha sido una vivencia magnífica para todos sus integrantes. Así lo ratifica su entrenador, Fran Morillas, para quien esta aventura representaba su primera salida de España: “La experiencia ha sido muy buena. No solo la repetiría, sin duda, sino que animaría a todos los entrenadores y equipos a llevarla a cabo si tienen la oportunidad. Ha sido una pasada”. Y añade: “Este tipo de actividades sirven para afianzar al grupo, para que los chicos se conozcan mejor y yo los conozca mejor a ellos. Me gustaría resaltar que se han portado fenomenal y han dado una magnífica imagen”.

El Cadete B, en BathEl responsable técnico del equipo también viene encantado de la belleza de Bath y, sobre todo, de la cultura, la disciplina, el respeto y la educación que han mostrado sus vecinos: “Me ha llamado la atención que apenas he visto una papelera en la ciudad y no había ni un solo papel en el suelo. Creo que es algo de lo que debemos aprender los españoles”.

Además, Morillas también romper con un tópico bastante extendido, que es el que afirma que la comida inglesa es bastante floja. Él no lo ve así: “No soy nada delicado con la comida, pero me ha gustado todo lo que he probado. He sido atrevido a la ahora de elegir platos a degustar y la verdad es que he disfrutado con todo lo que he probado”. Pero aclara: “Ahora bien, prefiero la comida española”.

 

El Cadete B, en Bath

Tres derrotas en circunstancias bastante desfavorables

Si los aspectos social, cultural y educativo del viaje se saldaron con un completo éxito, el deportivo no lo fue tanto, pues en este caso este objetivo era secundario y las circunstancias no favorecieron los resultados positivos. La actividad puramente deportiva comenzó el mismo jueves por la mañana, cuando los chicos de Fran Morillas acudieron a la ciudad deportiva del BWB 03 para llevar a cabo un entrenamiento a las órdenes de un técnico de dicha escuela, quien en todo momento se dirigió en inglés a los chicos de la EDM.

“La verdad es que el preparador británico se adaptó un poco a nuestra metodología y modelo de juego. Los chicos lo pasaron muy bien y se entendieron a la perfección con él”, afirma Morillas. Tras la faena, la expedición se fue a conocer Bath y comer en un restaurante de la ciudad. Después, aprovecharon para pasárselo en grande en una zona de colchonetas y juegos. Y a las seis de la tarde le esperaba en Swindon el equipo local sub 15, quien se aprovechó del cansancio de los de Moratalaz y de la ventaja de jugar en hierba natural, lo que descolocó a los chicos de Morilla. El encuentro se dividió en cuatro partes de 22 minutos cada una y al final el resultado fue contundente, con un 5-0 a favor de los locales.

El Cadete B, en Bath“Era la primera vez que jugábamos en un campo de hierba natural y nos costó aclimatarnos. En el primer cuarto ya perdíamos 2-0. Además, eran de un año más. A pesar de ello, en el segundo cuarto jugamos muy bien y tuvimos cinco ocasiones claras de marcar, pero nos faltó suerte y tino. En el tercer cuarto nos metieron el tercero, y en el último, con varios jugadores con calambres y el portero suplente como jugador de campo, nos metieron otros dos más. Pero de verdad, el resultado en estos partidos es lo de menos”, sentencia Fran Morillas.

El viernes, el Cadete B tuvo un nuevo compromiso deportivo, en este caso fue contra el Keyhnsahm Town FC, otro de los clubes anfitriones del intercambio. El choque estuvo bastante más igualado, aunque también fue bajo una fuerte lluvia, en césped natural y se disputó a cuatro cuartos, con un resultado final de 3-0 para los británicos. “Éramos mejores en el juego, pero ellos llegaron tres veces y las enchufaron. Notamos demasiado el cambio de superficie, el bote del balón es distinto y nos costó más controlar el balón”, explica el preparador madrileño.

El Cadete B, en BathEl último compromiso deportivo se celebró la tarde del sábado, a las 4.30 con el equipo anfitrión, BWB03. Este duelo ya se disputó en hierba artificial, aunque con el mismo reparto de tiempo. El rival se dividió en dos equipos, el once de los dos primeros cuartos era sub 14, y en las mismas circunstancias, el Cadete B pudo adelantarse 0-2. El segundo equipos era sub 15, y se terminó el tercer cuarto 2-3 a favor de la EDM. Pero de nuevo el agotamiento físico y la falta de banquillo provocaron la derrota final por 4-3.

“A pesar de los resultados, estos encuentros amistosos siempre sirven, independientemente del resultado final. Nos han servido para mejorar y afianzar conceptos, y sirve para que los chicos disfruten jugando contra rivales muy diferentes a los que están acostumbrados”, explica el responsable técnico del Cadete B. Fran se explica: “El sábado estuve con Dani Aparicio viendo un torneo como la Danone Cup en España y v desde equipos sub 10 a sub 15. Y todos juegan igual, como en la Premier, un fútbol directo en el que al delantero le prohíben bajar a defender, le obligan a quedarse arriba para que luche los balones que le lleguen cuando la pegan en largo. Es un sistema tan respetable como otros, pero es curioso, pues lo trabajan desde pequeños. Si bien es cierto, que últimamente están intentando jugarla un poco más, pero cuando se ven agobiados, no dudan en pegar el patadón para que el delantero la pelee”.

 

El Cadete B, en Bath

Dani Aparicio. “Estos chicos han mostrado al mundo los valores sobre los cuales se sustentan las bases de la EDM”

La expedición de la EDM a Bath tuvo la ventaja de contar con la ayuda y el consejo de un ex miembro de la Escuela que lleva allí varios meses trabajando. No es otro que Dani Aparicio, el que fuera segundo entrenador del Aficionado B, primero del Infantil D y responsable de los entrenamientos en inglés, que lleva trabajando como entrenador desde principios de año en la academia de fútbol Bath and Wiltshire Boys (BWB 03) y en el club Keynsham Town. Este profesor de Educación Física que ha pertenecido a la disciplina de la EDM durante cuatro temporadas, nos ofrece su punto de vista cualificado del viaje del Cadete B a través de una pequeña entrevista.

 El Cadete B, en Bath¿Qué tal ha sido la experiencia?

Magnífica, de principio a fin. Creo que todos hemos disfrutado. Tanto los chicos de la EDM, como los chicos y familias de BWB 03 y de Keyhnsahm Town FC, la academia de fútbol y el club que la han hecho posible.

 ¿Qué te han dicho los jugadores ingleses o sus familiares sobre los chicos de la EDM?

Las palabras no pueden ser mejores. Todos están entusiasmados de poder vivir experiencias así y deseosos de poder volverlas a vivir cuanto antes. Creo que debemos de estar orgullosos, ya que este tipo de experiencias, y tomando como ejemplo a los 14 chicos más su entrenador, Fran Morillas, muestran al mundo los valores sobre los cuales se sustentan las bases de la EDM. Su comportamiento ejemplar, tanto dentro como fuera del campo, como su alegre aspecto social y abierta mentalidad, hacen que todos los feedbacks hayan sido positivos.

¿Te ha sorprendido algo?

Realmente, tanto en referencia a nuestros chicos de la EDM como a las familias y chicos de BWB 03 y de Keynhsam Town, no me ha sorprendido nada, ya que son de sobra conocidos sus grandes valores, su abierta personalidad, su compañerismo y cercanía y su espíritu voluntarioso, siempre dispuestos a dar lo mejor de sí mismo.

El Cadete B, en Bath¿Para qué les ha servido esta experiencia a los jugadores de la EDM

Sin duda debe ser un ejemplo. Creo que el tener la posibilidad de conocer nuevos sitios, nuevas culturas y nueva gente siempre es una gran ayuda para aprender nuevos métodos, conocimientos y costumbres, a abrir más la mentalidad, a aprender a conocerse uno mismo y a valerse por sí mismo, y a salir de tu zona de confort, lo cual está lleno de infinitos aspectos muy positivos para la vida, la madurez y el disfrute de cada persona.

¿Vas a intentar que se produzcan más intercambios de este estilo?

Sin lugar a dudas, un sí rotundo. Sí, porque toda persona debe tener la oportunidad de vivirlos; sí, porque aportan infinidad de experiencias y situaciones dignas de disfrutar; y sí, porque este tipo de experiencias están en el ADN de la filosofía de la EDM. Desde aquí quiero agradecer a todas las familias y profesionales de BWB 03 y de Keynsham Town F.C. el esfuerzo que han realizado para hacer posible este tipo de experiencias.