Jorge Vallejo: “En cantera y funcionamiento estamos al nivel de los mejores clubes, y en algunos casos, por encima”

Jorge Vallejo: “En cantera y funcionamiento estamos al nivel de los mejores clubes, y en algunos casos, por encima”

Jorge Vallejo Remiro, director general de la EDM y entrenador del Juvenil A

“Aunque hemos subido el precio de las matrículas, es el más bajo de las escuelas de nuestro nivel”

Asegura que la pretensión del cuerpo técnico es “ilusionar a los jugadores, que disfruten con lo que hacen y aprendan de los compañeros y entrenadores”, y precisa que “la Escuela todavía tiene potencial de mejora, pero va por el buen camino”.

entrevista Jorge Vallejo 025.jpg

Jorge Vallejo llegó a la Escuela en el 2006, tras dejar su trabajo como responsable en Decathlon. (Fotos: A. Posilio)

 

 Alejandro Posilio

Este soltero madrileño, que el 18 de octubre cumplirá 33 años, llegó a la Escuela en el 2006 como entrenador del Juvenil B, cargo que luego compartió con el de dirigir al Infantil A. Poco tiempo después, dejó su trabajo de responsable en Decathlon para limpiar los vestuario de la Escuela. Y su dedicación y esfuerzo le valió para que se fijaran en él y le dieran más responsabilidades. Tras ocupar el puesto de coordinador,  fue nombrado director general de la EDM en el 2011. Su experiencia como técnico comenzó en San Cristóbal de los Ángeles, donde empezó a los 19 años entrenando a benjamines, y allí permaneció hasta los 26 años, pasando por todas las categorías. El primer año en la Escuela compatibilizó su tarea con el de entrenador de un equipo infantil en San Fernando.  Aunque tiene el título de Ingeniero Técnico Agrícola, lleva el fútbol en sus venas, por eso disfruta una enormidad con su trabajo, al que le dedica más horas de las razonables.

¿Cómo definiría la salud de la EDM?

Hemos crecido mucho durante los últimos años. Cada final de temporada analizamos qué se puede mejorar de cara a la siguiente. Y creo que estamos en esa línea de crecimiento y de posicionarnos como una de las escuelas de referencia de la Comunidad de Madrid. La Escuela tiene aún potencial de mejora, pero vamos en el buen camino.

¿El principal problema de la Escuela es el económico?

A la hora de competir, sobre todo en las categorías de aficionados o Juvenil A,  donde competimos con equipos que pagan a los jugadores, sí que tenemos unas limitaciones económicas. Pero las afrontamos con el trabajo de cantera, formando a chicos durante años dentro de la Escuela, y gracias a esto estamos pudiendo competir al mismo nivel que el resto, teniendo menos posibilidades económicas.

¿Cómo ha afectado a la Escuela la decisión del Ayuntamiento de dar  la concesión de las instalaciones a una empresa ajena a Moratalaz y a los intereses de los vecinos del barrio?

Nosotros antes teníamos un canon por las dos instalaciones y podíamos explotar los alquileres, los bares y otras cuestiones. Esto nos permitía tener otras entradas económicas que, a día de hoy, no tenemos. Y encima, el canon ha pasado de unos 20.000 euros anuales a 62.500. Esto, al final, ha repercutido en todas las familias. Es una decisión del Ayuntamiento de Madrid, no de la directiva de esta Escuela.

¿Esta decisión municipal es lo que ha encarecido las matrículas de los jugadores?

Sí. Aunque tenemos patrocinadores que han renovado sus contratos con la Escuela, no aportan las mismas cantidades que hace tres o cuatro años. Y como la Escuela no tiene otros ingresos que no sean las cuotas, al final el incremento del canon ha repercutido en todas las familias.

entrevista Jorge Vallejo 014.jpg

“La Escuela, con menos recursos, compite con los grandes clubes”

Como la Escuela no tiene ánimo de lucro, ¿lo que no se ingresaba por los servicios que se ofrecían antes también lo tienen que afrontar las familias?

Eso es. Nosotros estamos continuamente reinventándonos. Y este año, gracias a los cursos de entrenador que estamos organizando, se está generando un ingreso extra para la Escuela que antes no había. Pero, aún así, este año hemos tenido que tomar decisiones, como aumentar dos niños por equipo y subir un poco las cuotas, para poder hacer frente a esa diferencia económica en nuestros ingresos y en nuestros costes respecto a dos temporadas atrás.

¿La Escuela está ideando nuevas formas de incrementar los ingresos para no tener que subir más las matrículas?

Sí, pero todos son la suma de muchos poquitos. Vamos a hacer un plan comercial en el barrio para intentar captar pequeños patrocinadores; vamos a organizar rifas para vender camisetas de equipos de Primera División firmadas por los jugadores; este año esperamos que se abra el bar y, aunque no lo explotamos nosotros, negociaremos con los que tengan la concesión para organizar torneos y eventos que aporten un buen número de espectadores, de tal forma que el bar también destine una parte de sus ingresos a la Escuela. También vamos a intentar hacer viajes todos los meses para sacar algo más e intentar que no todo lo tengan que soportar las familias.

¿El incremento de las matrículas ha provocado la disminución del número de chicos que llegan a la Escuela?

Creo que no ha influido ni en la salida ni en la llegada de chicos y chicas. Aunque en la EDM se ha producido una subida del precio de las matrículas, seguimos estando por debajo de prácticamente todas las escuelas de nuestro nivel de la Comunidad de Madrid, como la Fundación del Rayo, Canillas, Las Rozas, Alcobendas, Getafe o Atlético de Madrid. Todas ellas tienen precios todavía mayores, cerca de los 700 u 800 euros. Esta cantidad está todavía lejos de lo que cobramos nosotros, porque aquí no hay ánimo de lucro, ni intención de pagar sueldo a los aficionados, como hacen casi todos los otros clubes. Las familias, con su cuota, pagan la participación de sus hijos en la competición.

¿Pero se ha producido un descenso en el número de chicos?

Ha habido bastante gente que este año ha decidido hacer actividades extraescolares en los colegios. Pero también es verdad que hemos crecido en la categoría cadete y en otras, que junto con alevines e infantiles, tenemos seis equipos en cada una de ellas. Al final, antes o después van a seguir viniendo niños a la Escuela, por ser un referente como la mejor Escuela de esta zona de Madrid.

¿Si la Escuela tuviera más campos, tendría más alumnos?

Sí. Este año, en las pruebas ha habido casi cien niños a los que les hemos tenido que decir que no tenían plaza porque ya no hay más espacio para entrenar. Aunque sí es verdad que nosotros funcionamos por edades y no podemos crecer fuera de unos límites. Por eso ha habido edades en las que hemos tenido que dejar a los niños fuera, porque no hay capacidad para atenderlos a todos.

entrevista Jorge Vallejo 006.jpg

“La decisión municipal ha repercutido en la subida de las matrículas”

 El eslogan de la EDM: el fútbol, algo más que un deporte ¿qué significa?

Realmente, aquí el fin no justifica los medios. Nosotros, a través del fútbol, queremos transmitir otros muchos valores importantes. Queremos crear ilusión en la gente, para que vengan ilusionados, felices, solidarios, que disfruten con lo que hacen y pueda aportar y aprender de otros compañeros y entrenadores. Con todo ello, al final el fútbol representa otras muchas cosas, no es solo un juego. Hay algo más detrás.

¿Cómo se plasma esa filosofía en el trato con los alumnos?

Todos los años hacemos formación de cómo queremos que sean los entrenadores y de cómo debe ser el trato con los jugadores. Entendemos la figura del entrenador como un entrenador-formador, que tiene que ser cercano a los chicos, que de vez en cuando se preocupe por sus estudios, por cómo le va en casa, que intercambien opiniones y no sea un mero entrenador que pase a la historia sin dejar ningún detalle en el chico.

¿Y con los padres?

Creemos que los padres son también una parte muy importante del proceso de aprendizaje deportivo del chico. Pero queremos que toda la comunicación que se tiene que producir entre los padres y la Escuela se lleve a cabo a través de los coordinadores, de la dirección deportiva o de la dirección general, pero que no se haga directamente con el entrenador. El motivo fundamental es evitar presiones y que el entrenador se sienta incómodo, por ejemplo, a la hora de hablar con un padre y luego no alinear a su hijo como titular. En esos momentos, surgen problemas que preferimos evitar. Este año,  vamos a hacer reuniones con los padres. Y en vez de organizarlas a nivel grupal, con 200 padres, las vamos a hacer equipo por equipo, para que el trato sea mucho más cercano. En esas reuniones pretendemos que se intercambie información y opiniones. Queremos explicar cómo funciona la Escuela, y también queremos que nos reporten opiniones que a veces la gente no se atreve a decir o que no señalan en las encuestas que pasamos. La opinión de los padres siempre es importante para seguir mejorando y creciendo.

¿La ambición de algunos padres en un problema para los chicos y para la Escuela?

Creo que tenemos bastante clara nuestra forma de trabajar y hacia dónde vamos. Con lo cual, muchas veces algunos padres exigen más o harían las cosas de distinta manera. Pero nosotros no entramos en esas presiones. Al final, hablamos con ellos, les explicamos cómo gestionamos la Escuela. Y si lo comparte, genial, y si no, lamentablemente tendrá que abandonar la Escuela. Pero nosotros no vamos a cambiar nuestra manera de actuar por la presión de algunos padres.

¿Hay padres que presionan para que sus hijos jueguen más?

Lamentablemente, siempre hay gente que se salta las vías de comunicación estipuladas y en vez de ir al coordinador, se acerca al entrenador o a algún directivo que conoce. Pero al final, todo acaba en el mismo sitio: en el coordinador o en el director deportivo. Y la decisión es inamovible. Los pasos son claros. Hay que hablar con el coordinador o con el director deportivo, que son las máximas autoridades deportivas. Hay veces que yo intervengo como director general, pero lo habitual es que sean ellos los que soluciones todos los conflictos que se puedan generar.

entrevista Jorge Vallejo 013.jpg

“No tenemos capacidad para acoger a todos los niños que vienen”

¿Por qué se ha apostado en la Escuela por el fútbol de combinación?

No porque sea el mejor fútbol, pues esto es libre y hay muchos estilos. Pero nosotros creemos que se disfruta más jugando así. Este estilo no garantiza los resultados, pero los demás, tampoco.  Pero sí creemos que el chico se siente más importante y disfruta más teniendo el balón. Y cuanto más tiempo se tiene el balón, más tiempo se está disfrutando. También hay que defender y ser agresivos. Es el siguiente paso que vamos a dar en la Escuela. Queremos que nuestros jugadores, además de practicar un juego de combinación y alegre, sin balón sepan ser agresivos y defender bien. Y si conseguimos mezclar lo mejor de Guardiola y lo mejor de Simeone, no habrá escuela que nos pare ¡Ja ja ja!

 ¿Se sigue este estilo porque lo ha impuesto El Barcelona?

No es que lo haya impuesto, sino que desde hace muchos años mucha gente hemos creído en jugar así. Pero sí es verdad que Guardiola ha conseguido difundirlo gracias a la generación de grandes jugadores que se ha encontrado. Esto, unido a que la selección española también ha optado por este estilo, pues se ha convencido a la gran mayoría de que es el correcto. Si solo fuera el Barca, seguramente tendría bastantes enemigos. Pero como lo ha desarrollado también la selección española, ha enganchado a todo el público.

Pero para llevar a cabo este fútbol con eficacia hay que disponer de jugadores de calidad.

Sí. Está claro que la materia prima es el jugador. Y en eso consiste nuestro trabajo, en coger a niños con cuatro y cinco año y educarles deportivamente hacia lo que queremos. Si no, sería muy fácil: elegiríamos a los mejores, como hace la selección o el Barça o los grandes clubes, y  todo arreglado. Nuestra labor, que es admirada por otros muchos clubes, es como con gente de la casa en su gran mayoría, conseguimos implantar un estilo de juego en todas las categorías. En unas sale mejor, y en otras, peor. Pero sí tenemos una idea clara de hacia dónde vamos.

entrevista Jorge Vallejo 020.jpg

El contacto con los padres debe ser a través de los coordinadores”

¿Son algo débiles los equipos de la Escuela desde el punto de vista físico?

Eso es discutible. Creo que es mucho más un factor psicológico que físico. Cuando la motivación es alta y un equipo lucha por unos objetivos, el equipo al final está convencido de lo que tiene que hacer y da un plus físico por encima de sus posibilidades. Cuando está deprimido, las cosas van mal o no llegan los buenos resultados, es fácil echar la culpa a que no están bien físicamente. Pero nadie se pone a analizar cómo están tácticamente o situaciones similares.

A los jugadores que llegan se les elige por su calidad. ¿Cómo se decide con los entrenadores? 

Hace tres años empezamos una selección de personal importante. Y hemos cambiado a bastantes entrenadores. Pero en las dos últimas temporadas han llegado pocos. Esta campaña solo hay dos nuevos. Es decir, poco  a poco vamos encontrando licenciados o entrenadores que tenga grado medio o superior de técnico deportivo (nivel dos o tres). Hemos conseguido tener licenciados y  titulados de nivel nacional. La formación de nuestros entrenadores es buena. Y después de eso, que es la base, les formamos en lo que tiene que ser un entrenador de la Escuela. Para ello, hacemos reuniones mensuales o cada cinco semanas, donde trabajamos temas puntuales. No impuestos, sino debatidos entre todos. Realmente, de esas charlas sale cómo trabajamos  y cómo nos comportamos. Luego, cada uno, lógicamente, pone su matiz personal, porque no todos somos iguales. Pero todos seguimos el mismo camino.

¿Se mete la directiva en los aspectos deportivos?

Una de las cosa a destacar de esta escuela es que la directiva deja toral libertad a la parte deportiva. Yo, como director general, tengo reuniones mensuales con la directiva, en las que informo de todo. Y Guti, el director deportivo, está en constante comunicación con el vicepresidente deportivo, para comunicarle las novedades y todas las cuestiones de trabajo. Pero realmente, ellos no influyen en ninguna de las decisiones ni marcan por donde ir deportivamente. Tienen plena confianza en nosotros. El día que no les guste nuestro trabajo o no compartan lo que hacemos, pues nos sustituirán por otros. Pero no intervienen en imponer sus deseos deportivos.

¿Por qué además de ser el director general es entrenador?

Realmente, a mí lo que me gusta es entrenar. Y durante toda mi vida he cambiado trabajos y he ubicado todo para poder seguir entrenando. Siempre he intentado compatibilizar mi actividad con el fútbol. De hecho, me dieron la oportunidad de dirigir la Escuela y la única condición que puse fue quería seguir entrenando.

¿Y porque elige los juveniles?

Entre otras cosas, porque es la categoría que antes de llegar a la Escuela nunca había entrenado. Comencé a hacerlo aquí y me gusta. Es la edad anterior a la de pasar a aficionados, y creo que es un trabajo muy importante. Y también porque entrenamos de cuatro y media a seis de la tarde, horario buenísimo para hacer luego todas las labores de la Escuela.

entrevista Jorge Vallejo 033.jpg

“Con el estilo de combinación se disfruta más jugando”

¿Cuáles son los objetivos más cercanos de la Escuela?

Esta temporada, respecto a los aficionados, intentar consolidarse en la categoría preferente. Si se pusiera a tiro el ascenso a Tercera División, lo pelearíamos, pero el proyecto real esta campaña es intentar consolidarse, para la próxima intentar hacer un equipo mucho más competitivo y poder dar el asalto a Tercera División. Y a nivel de Escuela, pretendemos viajar al extranjero con todas las categorías, cosa que hicimos hace tres años con los juveniles a Suecia. Pero esta temporada, que celebramos el 50 aniversario de nuestra fundación, queremos salir con toda la Escuela a jugar a otro país. Y luego, queremos hacer algunos intercambios con las principales canteras de España. Por ejemplo ir  a jugar contra el Valencia o el Betis, y que luego vengan ellos aquí. Veremos si conseguimos llevarlo a cabo. Lo estamos negociando con diferentes clubes, pero es complicado. Y extradeportivamente, tenemos varias ideas. Una es crear clases de apoyo de las asignaturas más importantes, porque tenemos varios entrenadores diplomados en Magisterio. Ocurre que hay muchos niños que salen de clase a la cinco y entrenan, por ejemplo, a la siete. Y queremos aprovechar ese tiempo perdido para dar clases extraescolares o de apoyo. Y hay más proyectos que estamos estudiando.

¿Su sueño como director de la Escuela es ponerla al nivel de los grandes clubes de la Comunidad?

En cantera y funcionamiento ya estamos a nivel de los mejores clubes, y en algunos casos por encima. Tengo la suerte de tratar con muchos directores deportivos de grandes clubes, como Leganés, Getafe, Rayo y otros, y no tenemos absolutamente nada que envidiar. Incluso estos clubes muchas veces alaban nuestras infraestructura y lo que hacemos aquí. Mi sueño es conseguir llegar a lo más alto posible con el Moratalaz. Ojalá podamos alcanzar las categorías más importantes, salgamos de esta crisis y haya mejores posibilidades económicas para crecer. Pero el sueño de todo entrenador es llegar a entrenar algún equipo que  te permita vivir de ello. Pero no me gustaría desvincularme nunca de la Escuela. Aunque he llegado hace poco y esto tiene 50 años de historia, la siento como parte de mi vida y espero seguir aquí bastantes años. Y seguir creciendo.

Y, por último, una pregunta sobre un asunto muy delicado. Hace unos días se ha conocido por los medios de comunicación que un entrenador de un club de fútbol base de Fuenlabrada ha sido detenido por abusar sexualmente de algunos de sus jugadores. ¿Qué se hace en la EDM para evitar este peligro?

Realmente es un asunto muy delicado y de difícil detección. Por suerte, en la Escuela no hemos sufrido nada parecido. Aquí somos muchas las personas que tenemos contacto continuo con entrenadores y jugadores. Y si cualquiera de ellas notara algo raro, actuaríamos con decisión. Igualmente, si algún padre o madre notara o supiera algo a este respecto, debería comunicárnoslo sin ningún temor, para tomar medidas.