Ignacio Andrés: “Ganar un partido va a ser muy difícil, por eso el objetivo es que aprendan y se diviertan”

Ignacio Andrés: “Ganar un partido va a ser muy difícil, por eso el objetivo es que aprendan y se diviertan”

Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E

“A edades tan pequeñas se les enseña a divertirse, a adquirir valores, a saber respetar, a jugar en equipo y, sobretodo, a perder para luego saber ganar”

Este joven a punto de graduarse en INEF ha vivido en año y medio que lleva ejerciendo de preparador las mieles del triunfo y las hieles de dirigir un equipo en el que una victoria se convierte en una quimera  

  • “Esta temporada la afronto con la clara idea de que mis jugadores aprendan todo lo posible y que al final les resulte más fácil competir”

  • “Cuando nos golean, al final del partido están un minuto enfadados, hablo con ellos y se van del campo como si no hubiera pasado nada”

  • “Prefiero perder y que mis chicos muestren que saben pararla y tocarla, a meterle diez a un rival que no defiende porque aún no aprendió lo necesario”

  • “Los técnicos rivales me dicen que lo entienden porque han pasado por ello, que tenga paciencia y que saben la impotencia que esta situación genera”

  • “El grupo de padres que me ha tocado es muy bueno, todos lo ven y todos lo entienden”

  • “Lo mejor de esta Escuela es la relación que hay entre todos sus miembros: directivos, coordinadores, entrenadores, jugadores y padres”

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E

Texto y fotos de Alejandro Posilio

Este joven madrileño de 25 años tiene dos pasiones: el fútbol y los toros. Está intentando vivir de la primera, pues la temporada pasada descubrió un mundo en los banquillos que le ha cautivado, cuando comenzó como segundo entrenador en la EDM gracias a un amigo. Mientras, la fiesta nacional le transmite ilusión, pasión y riego. En su corta vida como técnico ya se ha sacado el nivel uno, y tiene intención de seguir aprobando más niveles. Tuvo la suerte de que el año pasado las circunstancias le llevaron a dirigir los dos equipos en los que ayudaba, y una de sus grandes alegrías la recibió cuando esta campaña le ofrecieron la posibilidad de ser primer entrenador del Prebenjamín E desde el inicio. Este cuasi graduado en INEF, pues solo le falta entregar el trabajo de fin de grado, y con el título también de TAFAD, está viviendo una dura experiencia, pues sus jugadores son de primer año y recién estrenados en este deporte, por lo que las goleadas que sufren son habituales. Pero no se desanima y repite a los suyos que algún día las derrotas se convertirán en victorias. Este joven serio y animoso, que comparte también sus colores futbolísticos entre el Real Madrid y el Sevilla, se conformaría esta temporada con que su equipo lograra un gol, hazaña que consiguió dos días después de realizar esta entrevista. Aquí nos cuentas sus experiencias de esta peculiar situación.

¿Qué compensación tiene entrenar al último equipo de la Escuela que participa en una competición oficial con niños que empiezan a jugar al fútbol?

Me ofrece coger experiencia, porque no está siendo fácil. Llevo poco tiempo entrenando y seguir aprendiendo me va a venir muy bien de cara a los próximos años. Y a los niños también les viene bien, pues participar en una competición contra rivales de segundo año es mucho más difícil. Los partidos se nos hacen muy largos. Pero, poco a poco y con trabajo, lo vamos a ir superando. De hecho, ya se están notando mejoras en el juego de estos chicos. Este año va a estar muy complicado, pero de cara a la temporada que viene lo van a notar mucho, y el entrenador que les lleve, sea yo o no, lo tendrá más fácil. Todos mis jugadores son de primer año y la mayoría no había jugado nunca al fútbol.

¿Por qué aceptaste el puesto sabiendo lo que podía suceder?

El año pasado estuve aquí de segundo entrenador en el Benjamín C y de prácticas en el Alevín B. Tuve una buena experiencia y trabajé muy a  gusto aquí. Además, tuve la suerte de que media temporada llevé al Benjamín C, por la mala suerte de Adrián , que se lesionó y estuvo varios meses fuera. Además, al finalizar la temporada también dirigí al Alevín B, porque Rafa se fue. Todo esto me vino bien y ahora quiero seguir aprendiendo.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E¿Qué se puede lograt con este equipo?

Ganar un partido va a ser muy difícil. Por eso el objetivo es que aprendan y, sobre todo, que se diviertan. Que tengan ganas de venir a entrenar conmigo, se diviertan y aprendan. También es muy importante que empiecen a asumir valores, como ser responsable, saber escuchar, respetar a los compañeros y comenzar a jugar en equipo. Y llegar a meter un gol sería un exitazo; el día que lo logremos se va a caer el estadio.

Ocupáis la última plaza del grupo 34 de la liga de prebenjamines. ¿Es justo ese puesto?

Es realmente justo, porque hay una diferencia tremenda con los demás equipos. En la liga no hay nada que hacer, pues la mayoría son jugadores de segundo año, y los que son de primero tienen un nivel mayor que el nuestro. Es muy difícil hacer algo distinto.

¿Cómo se plantea un entrenador una temporada en la que sabe que va a ser muy complicado hasta meter un gol?

Es un reto para mí. La afronto con la clara idea de que los chicos aprendan todo lo posible y que, cuando acaben la temporada, sepan conducir un balón, controlarlo, golpearlo y dar un pase. Es decir, acabar la temporada y que a ellos le resulte más fácil competir.

Ya llevas cuatro meses con ellos. ¿Han mejorado?

Sí, mucho, sobre todo técnicamente. Tácticamente seguimos aprendiendo e intentándolo, porque todavía estamos un poco perdidos, pues casi todos siguen yendo detrás del balón. Pero técnicamente sí he notado mucha mejoría en casi todos los jugadores. Algunos ya saben realizar una conducción de balón, acabándola bien, ya no van con la cabeza agachada cuando llevan la pelota, ya intenta controlar el balón cuando lo reciben, aunque les salga mal, pero la intención la tienen, y  los pases ya los dan con el interior. Sí, mejoran rápidamente.

¿Al final de temporada cómo mides si la evolución es la correcta?

Valoraré la actitud y el esfuerzo que hayan hecho en los entrenamientos y en los partidos. Y compararé su evolución desde que empezaron en septiembre hasta que terminen en mayo. La evolución desde que comenzaron a ahora es considerable. Y al final de temporada espero que sean mayor.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E¿Cómo se anima a niños tan pequeños cuando en cada partido les meten un montón de goles?

He tenido suerte, porque es un grupo de niños muy peculiar. Son muy nerviosos y activos, y nos han metido diez goles y no ha pasado nada. Se acaba el partido, están un minuto enfadados, hablo con ellos y se van del campo como si no hubiera pasado nada. De hecho, ha habido alguno que me ha llegado a invitar a dormir a su casa, pues se les olvida rápido.

¿No lo tienen presente cuando llega el siguiente entrenamiento o partido?

No, cuando llega el siguiente entrenamiento o partido no tienen presente el anterior. Los partidos se nos hacen larguísimos, porque la mayoría del tiempo discurre en nuestra área. Pero no les afecta lo más mínimo. También intento incentivarles. Por ejemplo, el otro día contra los primeros, el San Blas F, les dije que si nos metían menos de tres goles en la segunda parte, les invitaba a un Happy Meal. Y nos metieron cuatro. Estuvieron muy cerca de lograrlo. Y aun así, me decían que se lo habían merecido. Se les olvida rápido.

¿El día a día de los partidos de este equipo es que los rivales presionen desde que comienza el encuentro?

Sí, desde el pitido inicial. Si sacamos nosotros, el balón nos dura unos segundo, tres pases, nos la quitan, contraataque y gol. Y si el balón sale fuera, nos presionan arriba para quitarnos la pelota y marcar gol. He hablado alguna vez con los entrenadores rivales y a veces les ponen normas a sus chicos para reducir el número de goles. Pero aun así, nos golean. En el último partido con el San Blas F, el entrenador rival me dijo que me comprendía, y les puso normas a sus chicos, como dar diez pases y jugar con el portero antes de meter gol. A pesar de eso, nos marcaron más de diez goles.

¿Has dado con entrenadores rivales que no practican esa consideración con el rival y les piden a sus jugadores que metan los máximos goles posibles?

Sí. En esos casos no les he dicho nada. Creo que esa no es la mejor forma de educar a los jugadores, pero…  Creo que eso no le beneficia a nadie, pues son niños que están aprendiendo a jugar al fútbol y lo que necesitan es aprender valores. Prefiero perder y que mis chicos muestren que saben parar la pelota y tocarla, a meterle diez a un equipo que no se puede defender porque todavía no ha aprendido lo necesario.

¿Cómo han respondido en general los entrenadores rivales?

La mayoría bien. Casi todos me dicen que lo entienden porque han pasado por ello, que tenga paciencia, que al final de temporada veré que los jugadores han mejorado y que saben, y lo digo entre comillas, la impotencia que esta situación genera.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín ECuándo un partido termina diez o doce a cero ¿qué les dices a los chicos?

Les comento lo que he visto en el partido. Hubo un día que perdimos creo que 9-0, que me enfade mucho, porque no me gustó nada la actitud que tuvimos en el campo. En otros partidos, como el último día ante el líder, San Blas F, lo hicimos lo mejor que pudimos dentro de nuestras posibilidades. Intentamos defender bien, teníamos el balón y buscamos al compañero, y la actitud fue muy buena. Cuando acabó este encuentro les dije que estaba muy contento con su rendimiento, a pesar de la goleada, que tenían que seguir así y que no se preocuparan porque las victorias ya llegarán.

Y el día que la actitud no fue la correcta, ¿qué les dijiste?

Les senté a todos tras el partido y les dije que no me había gustado nada la actitud que habían tenido en el encuentro, que si íbamos a ir a jugar al fútbol y en el campo uno se dedica a hacer el pino, otro una voltereta y dos se pegan, si esa era la actitud, hablaría con el coordinador del Iniciación y para pedirle que nos borraran de la liga.

¿Y qué respondieron?

Que no lo hiciera, que se iban a portar bien y que lo que querían era jugar al fútbol. Desde ese día, que me enfadé bastante con ellos, han cambiado mucho y, al menos, lo intentan.

¿El hecho de que en esta Escuela se les quiera enseñar a jugar el balón desde el primer día dificulta el aprendizaje?

No lo sé, pero es verdad que es más difícil enseñarlo. El estilo de juego que propone esta Escuela es muy difícil de llevar a cabo, pues se necesitan jugadores muy técnicos. Por eso, al ser más pequeños y no tener todavía el nivel técnico necesario, se les dificulta la tarea. Pero cuando pasan unos años y siguen jugando con este estilo, lo tienen asumido, les sale sin pensar y lo generan mucho más fácilmente. Por eso es mejor para ellos, porque sabrán jugar al fútbol mejor. Además, es mucho más divertido para ellos.

¿Ahora mismo podríais ganar algún partido si jugarais de otra manera?

No, tampoco.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E¿Qué se les puede enseñar a jugadores tan pequeños, con solo seis años?

A divertirse, a adquirir valores, a como saber respetar y a jugar en equipo, y, sobretodo, a perder, para luego saber ganar. Y de fútbol también se les puede enseñar técnica, esto es primordial siendo tan pequeños. Si no aprenden a controlar un balón y a darlo, a levantar la cabeza cuando lo conducen y a lanzar a portería, no pueden seguir mejorando.

¿Los padres te ayudan en esta situación o se enfadan cuando les meten a sus hijos goleadas?

El grupo de padres que me ha tocado es muy bueno. Todos lo ven y todos lo entienden. Conmigo son muy respetuosos. Hasta ahora no he tenido ningún conflicto con ellos, y me gustaría que siguiera así.

¿Qué comentarios te hacen?

Que no hay manera de meter un gol, que los rivales son muy grandes, que no es justo, que pobrecillos nuestros hijos. Alguno, incluso, ha llegado a decir en broma que hay que cambiar de entrenador.

¿El objetivo estaría logrado al final de temporada con ganar solo un partido?

El objetivo estaría cumplido con meter un gol. Ese gol tendría más valor que todos los recibidos.

 ¿Todos tus jugadores son nuevos? ¿No han jugado en chupetines?

Sí, es la primera vez que juegan al fútbol. Creo que solo el portero, Óscar, estuvo en chupetines.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E¿Qué es lo que mejor hacen?

Defender, porque presionan mucho. Son muy insistentes, hasta que no se llevan el balón o paran al rival, no se están quietos. Pero también estoy viendo que en lo que más mejoran es en la conducción del balón. Hay dos o tres que han mejorado muchísimo en ese aspecto.

¿Cuál es el punto fuerte de este equipo?

Son un grupo de amigos, es un equipo animoso, se animan mucho, se ríen, te vacilan…

¿Cuál es su punto más débil?

Que se nos hacen muy largos los partidos. Ven que van siete minutos y perdemos 6-0 y se van abajo. Pero es completamente lógico.

 

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E

“Los chicos en el campo desarrollan lo que les transmite su entrenador”

No se plantea un objetivo definido en la EDM. Destaca que está aprendiendo, quiere seguir haciéndolo y está dispuesto a trabajar duro para que sigan confiando en él.

¿Cómo llegaste  a la EDM?

Tengo un amigo, Adrián, que era entrenador del Benjamín C el año pasado. Hizo prácticas aquí y después le dieron un equipo. Me llamó para preguntarme si quería ser su segundo, y le dije que sí. Así que llevo una temporada y media en la Escuela.

Con ese tiempo, ¿qué es lo mejor de esta Escuela para ti?

La relación que hay entre todos sus miembros, desde los directivos a los coordinadores, entrenadores, jugadores y padres. Esta Escuela es como una familia, todos se quieren llevar bien y estar unidos. Siempre me dicen que si tengo alguna duda, que pregunte, y que si necesito algo, que lo pida. Siempre que he necesitado ayuda, me la han dado.

¿En qué puede mejorar?

El material en el Lili. En el Urbis no sé cómo va, pero aquí estamos un poco escasos.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E¿Cuál es tu objetivo en la Escuela? ¿Hasta dónde te gustaría llegar?

No tengo un objetivo definido. Estoy aprendiendo, quiero seguir aprendiendo y seguiré trabajando aquí para que continùen confiando en mí como hasta ahora. Así intentaré llegar lo más lejos que pueda.

¿Sueñas con vivir del fútbol?

Sueño con llegar a Primera División, pero soy realista y sé que es el sueño de muchos y que vivir del fútbol es muy difícil, y  más alcanzar la Primera División, porque los que suelen llegar son ex jugadores retirados. Y el que no lo es, llega porque destaca sobre los demás. Somos muchos entrenadores y muy pocos puestos en la élite.

¿Te realizarías si, por ejemplo, terminaras tu carrera en los banquillos como entrenador del Primer Equipo de la EDM?

Sí, ya lo creo. Si llegara a Tercera sería una buena motivación para poder subir más arriba. ¿Por qué no?

¿Cómo te defines como entrenador?

Me considero un entrenador muy serio, porque soy un chico muy serio, pero me gusta ser cercano y conocer a mis jugadores, aunque este año son muy pequeños. La temporada pasada con alevines me gustaba conocer sus inquietudes, si  tenían algún problema, que tuvieran confianza para contármelo e intentar ayudarlos. Me gusta estar encima de ellos en los partidos. Me considero muy peleón y creo que los chicos en el campo desarrollan lo que les transmite su entrenador. Me gusta transmitir energía cuando dirijo un partido.

 

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E

“Hay que sufrir un poco y perder para aprender a perder, que no es fácil”

Asegura que una de sus mayores alegrías que ha recibido ha sido cuando le ofrecieron ser primer entrenador esta campaña. Vivir esa responsabilidad le gusta bastante.

¿Cuándo y cómo empezaste tu carrera en los banquillos?

El año pasado, aquí, en la EDM. Comencé de segundo sin haber hecho nada antes. Y ya tengo el nivel 1 de entrenador.

¿Y qué tal la corta experiencia?

Muy bien, me lo pasé como un enano. Estuve muy cómodo y tuve la suerte de ejercer de primero media temporada por la lesión de mi compañero Adrián. Viví esa responsabilidad y me gustó bastante. Cuando me dijeron que querían seguir contando conmigo, me alegré muchísimo.

El año pasado tus equipos estaban arriba. ¿Disfrutaste igual que esta campaña?

No disfrutas igual, pues sientes la angustia de que los niños no disfruten con lo que hacen porque no ganan. Intentas darlo todo y ellos también quieren ganar, y ver que no pueden es algo frustrante. Pero no se puede ganar siempre. Hay que sufrir un poco y perder para aprender a perder, que no es fácil. Cuando ganas algo después de haber perdido mucho, la satisfacción es mucho mayor que cuando ganas  a menudo.

Entrevista con Ignacio Andrés, entrenador del Prebenjamín E¿Cuántas veces les has dicho a tus chicos esta temporada que no se preocupen, porque son de primer año y que el que viene será mucho mejor?

No se lo he dicho muchas veces, porque no quiero presionarles. Siempre les digo que no se preocupen, que acaban de empezar y que para seguir adelante y conseguir los objetivos hay que trabajar, trabajar y trabajar. Seguro que en un futuro las derrotas se convertirán en victorias.

 ¿Has jugado al fútbol?

Sí, comencé en el colegio Hispanidad, en Canillejas, al fútbol sala con mis compañeros de clase. Y se me dio bien, porque ganamos la competición entre distritos. Con 17 años fiché por el equipo de mi pueblo, Distribución Huevos López, en Pioz, Guadalajara, que jugaba en División de Honor Regional de fútbol sala. Luego lo dejé y no he vuelto a competir en plan serio.

¿El fútbol es justo?

Hay veces que sí y otras que no. Unos días te beneficia y otros te perjudica. Pero a la larga, suele estar compensado. El fútbol es un deporte de errores, el gol suele llegar por un error del equipo contrario.

¿Qué tiene el fútbol que gusta a casi todo el mundo?

No lo sé, pero está claro que lo que mueve el fútbol no lo hace ningún otro deporte. No sé si es porque la gente se olvida de los problemas al ver un partido, pero es así, o será la emoción que desprende o la ilusión que despide.