El Benjamín A se proclama campeón de su liga dos jornadas antes del final de la temporada

El Benjamín A se proclama campeón de su liga dos jornadas antes del final de la temporada

“Vamos a la fase final a disfrutar, a aprender y a competir”

El equipo dirigido por Juanjo Martínez se ha mostrado intratable en el campeonato al ganar todos sus encuentros y lograr la inestimable cifra de 167 goles a favor por tan solo 17 en contra

  • Marcos García: “Las ganas que le hemos puesto y nuestra calidad nos han servido para ser campeones”
  • Pedro Agujetas. “Me dio mucha alegría ganar el partido que nos hacía campeones”
  • Raúl Romero: “Me gustaría poder jugar algún día en el primer equipo de la Escuela”
  • Rafael Rodríguez: “Mis padres me han dicho que hemos jugado muy bien toda la temporada”

DSC_0103.JPG

 

Alejandro Posilio

“Ha sido un lujo tener este equipo. Hemos tenido la suerte de que los jugadores han respondido muy bien, tanto en su actitud como por el respeto que nos han mostrado. Estamos muy contentos. Han progresado mucho, a nivel técnico y aprendiendo a competir, que a veces es un déficit en nuestra Escuela. Como los resultados han sido buenos desde el principio, esto ha animado a los jugadores, que han entrenado con más intensidad”.

Así de contento y satisfecho se expresa Juan José Martínez, entrenador del Benjamín A de la Escuela Deportiva Moratalaz, equipo que el pasado fin de semana se proclamó matemáticamente campeón del grupo 27 de fútbol 7 de su categoría. A falta de dos jornadas para el final del campeonato, sus 22 victorias en otras tantas jornadas han situado a este equipo como primer clasificado, con 66 puntos, ocho más que su inmediato perseguidor, San Agustín C. De ahí, la alegría de todos sus componentes.

DSC_0075.JPG“Nunca nos habíamos planteados la posibilidad de ser campeones.  Es decir, nunca nos hemos dirigido a los chicos comentándoles esa posibilidad. Les hemos animado antes de cada partido a que intentaran ganarlo y compitieran con entusiasmo. Y así lo han hecho. Como trabajamos bien y tienen un nivel de calidad alto, se han logrado los resultados”, afirma Juanjo, que precisa: “Si bien, las últimas semanas estaban algo más nerviosos porque iban viendo que podíamos ser campeones”.

El Benjamín A no solo no ha  cedido ni un punto en todo el campeonato, sino que además, es el equipo más goleador, con la inestimable cifra de 163 tantos a su favor, y el segundo con menos goles en contra, con 17, solo superado por los 13 del San Agustín C. Estos datos llevan al responsable técnico, que cumple su tercera temporada en la EDM, a sentirse más que satisfecho, pero reparte méritos: “Este éxito no es solo obra del trabajo de este año. Estos chicos ya eran buenos al principio de temporada, producto del buen trabajo que han hecho con ellos los entrenadores que han tenido en la Escuela”.

Juanjo Martínez, incluso, se muestra analítico al hacer balance de la campaña: “Aunque no hemos perdido ningún partido, no quiero echarnos piropos, porque la liga de este año ha estado muy descompensada. Aunque el segundo equipo clasificado, el San Agustín C, ha sido el que más nos ha apretado, a mí me ha gustado mucho el juego y la lucha del Canillas C”.

DSC_0058.JPG El preparador se atreve a afirmar que la característica que mejor define a su equipo es la de la competitividad. “Todos compiten muy bien. Eso hace que pongan mucha intensidad en sus acciones, que las acompañan de agresividad, que no de violencia. Como es normal, unos han evolucionado más rápido que otros, pero en general han progresado mucho en todos los aspectos técnico y tácticos, así como en comportamiento e intensidad. Todo esto combinado es lo que nos ha servido para obtener los buenos resultados cosechados”.

El quedar campeones de Liga les clasifica para jugar la fase final de esta categoría a partir del 8 de junio en los campos del Cotorruelo, junto con el resto de equipos ganadores de sus respectivos grupos. Aquí van a estar todos los clubes potentes de la comunidad, como son Real Madrid, Atlético, Rayo Vallecano, Getafe, entre otros. Primero tienen que disputar una fase inicial y, si se clasifican, jugarán la fase de eliminatorias, que determinará al campeón de la Comunidad de Madrid de la categoría.

“Disputar la fase final es un premio para los chicos. Poder estar en una fase final siendo tan pequeños, les va a venir fenomenal. Va a ser una experiencia que les aportará mucho. Jugar contra los clubes más potentes de la Comunidad y otros con menos nombre pero también con muy buenas canteras va a resultar muy estimulante. Eso sí, vamos a ir a disfrutar y aprender, y a competir en la medida que podamos. Somos el Moratalaz, y aunque tengamos ilusión por compararnos con los grandes clubes, es imposible superarles. Pero seguro que competiremos  a tope. Buscaremos resultados y formación”, resalta el responsable técnico del equipo.

DSC_0071.JPG Este título, del que siempre se acordarán los jugadores, técnicos y entrenadores, espoleará a los protagonistas para seguir trabajando duro las próximas temporadas. Así lo aseguran ellos mismos. Es más, Juanjo cree que todos ellos están más que preparados para dar el salto la temporada que viene al fútbol grande en la categoría alevín. “Este paso depende de los responsables deportivos de la Escuela, pero el 90% de los chicos han demostrado que están listos para ascender de categoría y jugar al fútbol once”, aclara Martínez.

Durante su estancia en la EDM, Juan José también ha entrenado a cadetes y juveniles, por lo que conoce las diferencias entre preparar a chicos pequeños o hacerlo con adolescentes: “Esta temporada, por problemas de horarios, he tenido que coger a chicos de menor edad. Y es distinto, pero tampoco tanto. La mayoría de los ejercicios que practicamos son los mismos, solo se cambian algunas normas por la edad. La forma de tratarles a unos y a otros es muy parecida, salvo algunos detalles. Hay poca diferencia en la forma de relacionarnos con ellos”.

Asimismo, otra de las partes imprescindibles de un equipo de cantera es la que forman los familiares de los jugadores. Juanjo tiene muy claro el valor de esta pata de la silla. “La relación con los padres es buena. No solemos tener problemas. Aunque en las familias numerosas siempre hay algún problemilla, este año, en concreto, los padres se han portado correctamente. Ha habido empatía, total respeto y muy buena comunicación. Han aceptado y entendido las decisiones que tomamos. Son 15 jugadores en la plantilla y solo van 12 convocados, y no ha habido malentendidos. Aquí se respeta la norma de que todos los chicos disputen la mitad de los minutos. Si hay alguno que no llega a ese porcentaje, es debido a que ha faltado a los entrenamientos o por lesiones”, puntualiza.

DSC_0072.JPG Este joven entrenador tiene la costumbre de hablar en plural cuando se refiere a su tarea al frente del equipo, porque considera que su segundo, Álvaro del Rosario, tiene una parte importante en el éxito. Llevan tres años formando equipo en la Escuela y su entendimiento les facilita de manera evidente su trabajo. “Los dos estamos muy contentos, porque hemos disfrutado mucho Llevamos tres temporadas juntos y nos llevamos muy bien, y se nota. Los chicos también lo notan y les complace. Nos entendemos muy bien, solo con miramos sabemos lo que queremos. Como hemos visto que los chico también han disfrutado, es una satisfacción enorme para nosotros”, concluye.

 

La opinión de algunos de los protagonistas:

DSC_0080.JPGMarcos García

Este extremo-delantero de 10 años que prefiere jugar por la izquierda y que esta temporada ha metido 18 goles, estudia en el colegio Montserrat y vive su primer año en la Escuela. Antes jugó en la Fundación del Real Madrid.

“Estoy muy feliz por el campeonato logrado. Le hemos puesto muchas ganas y junto con nuestra calidad nos ha servido para ser los primeros. Cuando empezamos la Liga, no sabía el nivel que tenían los otros equipos, con lo que no tenía una idea clara del puesto en el que podíamos quedar. Pero según ha ido avanzando la temporada, nos hemos ido dado cuenta de que podíamos ser campeones. Y al final lo hemos logrado. Fui consciente de ello cuando en la segunda vuelta ganamos al segundo clasificado, le sacábamos ocho puntos y vi que estábamos muy cerca. Lo celebramos en el vestuario, donde los entrenadores nos metieron en las ducha y empezaron a tirarnos agua. Este éxito me ha dado ánimos para seguir el año que viene en la Escuela”.

 

DSC_0087.JPG Pedro Agujetas

A este extremo también le gusta correr por la banda izquierda. De nueve años y alumno de la  Sagrada Familia, está en la Escuela desde chupetines. No tiene claro si ha marcado 20 o 21 goles esta campaña, y se define más hábil que veloz y más técnico que luchador.

“Sentí mucha alegría cuando ganamos el partido que nos hacía campeones. En el campo, lo celebramos tirándonos al césped. No esperaba que fuéramos campeones, pero cuando ya habíamos jugado algunos partidos, me di cuenta de que podíamos serlo, porque los equipos eran inferiores al nuestro. El rival más complicado fue el San Agustín C y le ganamos 4-3. Hemos sido campeones porque tenemos más calidad que nuestros rivales, así como más rapidez y fuerza. Mis padres me dieron la enhorabuena, y mis compañeros de clase, también. Me han dicho que lo merecíamos”.

 

DSC_0093.JPG

Raúl Romero

Este medio por obligación, pues prefiere jugar de delantero en una banda, ha sumado más de diez goles esta temporada, aunque asegura que lo que más le gusta es dar el último pase de gol. Tiene diez años, estudia en la Sagrada Familia y está en la Escuela desde que entró en chupetines hace cinco años.

“Hemos ganado el campeonato porque hemos jugado bien. Los entrenadores nos han enseñado mucha técnica y sabemos jugar la pelota con acierto. Ahora tengo mejor técnica, paso mejor y tiro más fuerte que cuando comencé la temporada. Yo estuve en mi Comunión y no pude jugar  el último partido, en el que nos proclamamos campeones, pero al día siguiente vi a mis compañeros muy contentos. Quiero seguir la temporada que viene en la Escuela y me gustaría jugar algún día en el primer equipo de la EDM. Por lo menos lo voy a intentar. Mis padres me felicitaron por haber quedado campeones”.

 

DSC_0099.JPG Rafael Rodriguez

Para este fuerte y rápido defensa central, evitar goles del rival es una delicia. Es lo que más le gusta del fútbol. Tiene 10 años, es estudiante del Colegio Menéndez Pidal y también inició su andadura futbolística en los chupetines de la EDM.

“El día que quedamos campeones sentí mucha alegría. Sí pensaba que podíamos ser campeones porque el año pasado fuimos el mejor equipo y este podíamos volver a serlo. Hemos ganado porque sabemos jugar al hueco, tiramos a puerta fuerte y cortamos mucho los pases de los demás. Mis padres me felicitaron por ser campeones y me dijeron que hemos jugado muy bien toda la temporada. En el campo lo celebramos tirándonos al césped, y en el vestuario nos empaparon los entrenadores. Voy a seguir el año que viene en la Escuela y me haría mucha ilusión llegar al Aficionado A”.