EDM Alevín A F7 6 – 3 CD Mejoreño

EDM Alevín A F7 6 – 3 CD Mejoreño

6.gif Cinco de cinco

A pesar de la diferencia final, hubo momentos de apuro para el equipo de la Escuela

Alineación

EDM Infantil A F7: Paco; Yerai, Rodrigo, Ruben, Jorge, Diego, Pau, Antonio, Elena, Alberto, Marcos y Eri.

Alevin A f7.JPG

 

Crónica de José Manuel Álvarez

El sábado pudimos ver un partido que pudo ser adverso por determinados lances del encuentro. En una mañana espléndida que amenazaba ser fría, nuestros chicos iniciaban el partido contra el Mejoreño con muchas ganas y un sol de justicia. Los chavales intentaban jugar en campo contrario al ritmo que marcaban los laterales Marcos y Rubén, muy activos en todo momento; en el centro, el trabajo incansable de Elena, protegida atrás por la guardia pretoriana de Alberto y Rodrigo. En la delantera, Eri intentando zafarse de la defensa rival.

El Mejoreño decidió comenzar la contienda con el máximo de adrenalina, intensidad y exigencia física, presionando cerca de nuestra área. No hacían sufrir a Paco creando ocasiones de gol. Simplemente, y ya es bastante, nos dificultaban la salida de balón. Fueron minutos con mucho barullo y robos por ambos equipos. Delante, Eri muy vigilado, aunque peleaba, no encontraba oportunidades claras.  Así transcurría el partido, cuando un balón en diagonal llegó a Elena, que encaró la portería sobre el minuto 10, para abrir el marcador en una bonita acción vertical.

Unos minutos después, Abel y Tito cambiaban el equipo. El Mejoreño, un poco cansado en la presión, ayudó a que se crearan más espacios. Rodrigo y Yerai estaban muy bien en defensa y Jorge, ayer en el medio, dando solidez al equipo. Pau y Antonio por banda empezaron a aparecer. En una de esas jugadas, sobre el minuto 18, Pau se desdoblaba por banda, dando un buen pase a Diego, para que anotase el 2-0 junto a la cepa del palo izquierdo. Unos minutos después, el propio Diego, de nuevo a pase de Pau, se encargó de poner el 3-0 en el marcador antes de que el árbitro señalara el final de la primera parte.

Segundo tiempo, de nuevo saltaba el equipo titular. El Morata robaba siempre en campo contrario a un Mejoreño que era incapaz de llegar a nuestra portería. Nosotros seguíamos saliendo con pases por la banda, que Marcos y Rubén intentaban llevar a buen puerto. La presión era tan alta que en una jugada Alberto, todo pundonor, alcanzó el campo contrario, y con un estupendo tiro bombeado hacía el 4-0. Nos empezamos a ver tan superiores, tan dueños del partido, que probablemente cometimos el error de recrearnos en el tramo final. Yo también en la grada pensé que con el gol de Alberto, el partido se había acabado. El rival empezó a presionar los saques de Paco a Yerai y Rodrigo, para evitar la salida por bandas y robarnos el balón cerca del área.

En el minuto 14, el número 11, el más listo de la clase, acortaba distancias y hacía el 4-1. El Mejoreño, con el gol, a base de fe se echa definitivamente adelante y nos encierra en nuestra área. Aunque estábamos pasándolo mal, el resultado era muy favorable. Abel y Tito cambian el equipo. Algo más tarde, después de varias imprecisiones de todo el equipo en tareas defensivas, el rival consigue marcar y ponerse 4-2. Llegaron los nervios, el equipo no respondía, estaba como roto.  Saque de córner, y en otro error garrafal de entendimiento, el balón entra mansamente en la portería. ¡Que desastre! 4-3.

Los padres, entre ellos me incluyo, teníamos la sensación de que nos iban a empatar. Eran momentos agónicos, de barullo en nuestro área. Otra jugada más y milagrosamente, Jorge se deslizaba hasta conseguir que el balón no entrara. Crack, nos salvaste del empate.

Ahí resurgimos, nos crecimos, no nos vinimos abajo, los chicos sacaron casta, más presión, adelantaron filas  y el Morata comenzó de nuevo a jugar en campo contrario, y se hizo con el partido. En una buena jugada por banda y pase al centro a Elena, el espigado número 6 provocaba una falta peligrosa al borde del área. Diego, en su especialidad favorita, conseguía batir al portero: 5-3. Volvía de nuevo la tranquilidad.  Los chicos se dejaron el alma en el peor momento para sacar el partido adelante.

La puntilla vino con una jugada centrada por banda al corazón del área, para que Antonio rematara el 6-3. Ahora viene la pregunta, ¿Se puede marcar un gol jugando descalzo? Pregunto esto porque Antonio marcó este gol haciendo el más difícil todavía, tras perder la bota por el camino pugnando en una acción anterior.

Pues ahí va la respuesta, es cierto que  el árbitro está obligado a detener el juego siempre que un jugador se encuentre descalzo. Sin embargo, hay una excepción. Según el reglamento: “Si un jugador pierde accidentalmente su calzado e inmediatamente mete un pase y / o marca un gol, no hay infracción y el tanto se concede porque perdió su calzado por accidente”. Así pues, el gol de Antonio fue legal.  Antonio, eres como el brasileño Leonidas, máximo artillero del mundial del 38. Jugo parte de una semifinal sin botas y llego a marcar un gol sin que el árbitro se diera cuenta.

Los minutos finales fueron solventados con oficio por nuestros chicos. Mi enhorabuena chavales, habéis sacado la casta cuando peor se ponía el partido, la garra, “el espíritu de Juanito” que dirían los blancos. Seguimos ahí, en la cabeza. Cinco de Cinco,  habéis hecho un grupo estupendo y generoso donde prima el equipo. Hoy no me apetece centrarme en los defectos, que también los hay y los tiene que haber porque lleváis poco tiempo juntos y porque estáis aprendiendo. Eso es cosa de Abel y Tito. Yo hoy prefiero disfrutar de las virtudes. Prefiero, como dice Simeone, pensar partido a partido. Somos candidatos a ganar…….el próximo partido. Aupa Morata F7A, “el Equipo”.

Alevin A f7 (1).JPGAlevin A f7 (2).JPGAlevin A f7 (3).jpgAlevin A f7 (4).JPGAlevin A f7.JPG