Dardo Rubina: “Venir a entrenar es llegar y cumplir; venir a entrenarse es venir a mejorar”

Dardo Rubina: “Venir a entrenar es llegar y cumplir; venir a entrenarse es venir a mejorar”

Dardo Rubina, coordinador de los equipos de la etapa de rendimiento de la EDM y responsable de su preparación física

“Lo de que los equipos de la EDM no destacan por su físico es un mito”

Asegura que los jugadores de la Escuela deben tener como característica principal ser perros de presa, y resalta que si se entrena de forma agresiva e intensa, difícilmente se jugará de una manera tímida y poco dinámica 

 

entrevista Dardo Rubina 003.jpg

Dardo lleva cinco temporadas en la EDM.

Este argentino de los de verdad, de los que llevan el fútbol en la sangre, disfrutan psicoanalizando a los demás y se expresan lindamente con su acento porteño, ha comenzado su quinta temporada en la EDM. Nacido el 8 de junio de 1977 en Buenos Aries, llegó a España en el 2002 para realizar un máster de dos años de alto rendimiento organizado por el Comité Olímpico Español y la Universidad Autónoma de Madrid, para luego realizar su doctorado en la Universidad de Toledo. Soltero y trabajando como administrativo en la empresa de su tío, estudió INEF en Argentina. Dardo aprobó su Diploma de Cursos Avanzados (DEA) entrenando durante cuatro meses con el Juvenil A de la Escuela sin preparación física analítica (solo jugando cuatro contra cuatro), con el que demostró que se puede hacer una preparación física eficiente sin necesidad de correr fuera del campo. “Y, encima, ascendimos”, afirma orgulloso.

¿Cuándo y cómo llegaste a la EDM?

La actual es mi quinta temporada. Y llegue enviando un currículum. Me llamaron y yo no estaba en España. Estaba en Francia, en una presentación de unas máquinas de evaluación deportiva. Por eso llamaron a mi tío, que fue quien me llamó a mí. Hablé con Jorge Vallejo, el director general, me entrevisté con él y empecé aquí.

¿Por qué elegiste la EDM?

Sinceramente, había mandado una ola de currículos. Estaba trabajando en gimnasios, en preparación personal, y pagaban bien, pero me aburría. Y como buen argentino, lo que me apasiona es el fútbol. Entonces empecé a meterme en este mundo.

¿Qué funciones has desempeñado desde que llegaste?

Empecé como coordinador de prebenjamines y chupetines y míster del Alevín B. Eso fue durante dos años. Después pasé a ser coordinador de la etapa de cadetes y preparador físico de cadetes y juveniles. Más tarde, también de los aficionados. Y esta es mi segunda temporada como coordinador de la etapa de rendimiento y preparador físico de cadetes hasta aficionados.

¿Cómo definirías la experiencia?

Es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida la de quedarme acá. Recuerdo que la entrevista con Jorge la tuve un día de calor extremo en agosto. Vine con uno de mis mejores amigos y me fui con bastantes dudas, pero pensé que no tenía nada que perder por probar en la EDM. Y fue lo mejor que hice. Estoy muy contento y siento que aporto cosas y, a la vez, aprendo mucho. La Escuela cuenta con profesionales muy cualificados. Somos unos privilegiados.

¿Cuáles son las responsabilidades del coordinador?

La confección de las plantillas, si bien, yo intento consensuar algunas cosas con los entrenadores de los equipos. Pero la última palabra es la mía, con lo cual, soy el absoluto responsable de lo que se haga bien o de lo que se haga mal. También tengo que llevar el control de la gestión y los contenidos de los entrenamientos, y de todo lo que tiene que ver con el orden metodológico de la Escuela. También soy el nexo entre los jugadores, entrenadores y la dirección deportiva. En resumen, supervisar un poco el trabajo de todos, colaborar e intentar aportar desde mi lugar.

entrevista Dardo Rubina 017.jpg
Dardo ejerce de argentino por los cuatro costados.

¿Ha cambiado mucho la Escuela desde que llegaste?

Sí. Me acuerdo de que cuando llegué, éramos un coordinador por categoría y no teníamos la metodología que tenemos ahora. Al principio, algunos nos trataban como locos por el orden que queríamos administrar en la Escuela. Creo que el orden da resultados en todos los aspectos de la vida. Lo que esta Escuela necesitaba realmente era ordenar todo el conocimiento de sus entrenadores y así poder trabajar en una misma línea metodológica. Había mucho material humano, muchísimos equipos y entrenadores cualificados. Lo que necesitábamos era caminar todos por el mismo camino.

Existe  una opinión generalizada de que los equipos de la EDM no destacan por su aspecto físico ¿Por qué?

Lo de que los equipos de la EDM no destacan por su aspecto físico es un mito, porque al fútbol no se gana corriendo, se gana pasándose la pelota a quien tiene tu misma camiseta. Si fuera cuestión de correr, haríamos maratón. Vengo de un deporte muchísimo más exigente que el fútbol físicamente hablando, que es el hockey hierba, y el único trabajo analítico que hacíamos fuera del campo era ir al gimnasio. Íbamos mucho al gimnasio, porque el deporte lo demanda, pero lo único que trabajábamos era la fuerza. Y éramos bestias físicamente hablando. Lo que pasa es que es cultural, tanto en los padres como en los jugadores. Tienen que entender que la exigencia tiene que ser durante el entrenamiento. No guardarme porque después viene el trabajo físico analítico. Lo importante es que un jugador sepa pensar. Si corre mucho, es malo, porque suele hacerlo mal. La idea es correr con criterio y cuando haya que hacerlo. Hay algo que me enseñaron de chiquitito, y es que lo que más rápido corre es la pelota. Entonces, más vale que lo que corra sea la pelota.

¿Es incompatible el estilo de combinación que se enseña en la EDM con la buena preparación física?

No.  Uno de los puntos de mejora que tenemos previsto para este año es mejorar los dos años que llevamos intentado desarrollar el estilo de juego asociativo que queremos implantar, de cuidar el balón, tenerlo y tratarlo bien. Pero ahora creemos que llega el siguiente escalón, que es que cuando no tenemos la pelota. Los jugadores de esta Escuela deben tener como característica principal ser perros de presa.  Hay que ser muy agresivo, que no tiene nada que ver con ser violento, para recuperar la pelota. Este es un deporte de fricción, y cada balón dividido tiene que ser nuestro. Hay que desterrar que en la EDM no se realiza preparación física. Claro que entrenamos físicamente, solo que lo hacemos de manera diferente a la convencional. Está integrada en nuestras tareas tecnico-tácticas. La forma física, por denominarlo de alguna manera, en nuestro caso aparece por “arrastre”.

¿Y qué hay que hacer para conseguirlo?

Partiendo de la base de que si el trabajo del entrenador de campo va a ir acentuado a la presión, a la actitud agresiva, inevitablemente el entrenamiento va a subir de intensidad. Y si sube la intensidad, va a haber mejor adaptación. No hay duda de que uno juega como entrena. Y si entreno de manera agresiva e intensa, difícilmente jugaré de una manera tímida y poco dinámica.

Hace unos años, en la Escuela era normal en los entrenamientos ver a los chavales corriendo por el parque. Esto ha desaparecido. ¿Por qué?

En esto del fútbol, todavía hay gente que nos tilda de locos. Pero en otros deportes, de conjunto y de situación similares al fútbol, como balonmano, hockey hierba y rugby, hace años que eso no se hace. Los mejores equipos del mundo ya no tienen esa manera de entrenar. Hay jugadores que llevan quince años en alto rendimiento y no conocieron esta forma de entrenar de ir a correr a fuera. Si le dices a un jugador de hockey hierba que ha participado en dos Juegos Olímpicos que tiene que ir a correr por fuera, te pregunta “¿para qué? ¿Para conocer la ciudad?”. Ellos corren entrenado. Yo destaco siempre una frase, que es mí máxima: “Una cosa es venir a entrenar y otra cosa en venir a entrenarse”. Venir a entrenar es venir y cumplir; venir a entrenarse es venir a mejorar. Cuando el jugador tenga esa filosofía y esa cultura de entrenamiento en la cabeza, no será necesario nada fuera del campo. Por lo tanto, nosotros hacemos cosas fuera del campo que tienen que ver con la fuerza y la velocidad, que son cosas muy específicas por las características de estas dos cualidades.

Es decir, que entrenando intensamente con balón se adquiere una buena forma física.

En teoría sí. ¿Es difícil llevarlo a cabo? Es dificilísimo. Tiene que ser un entrenador muy experimentado, pero la experiencia se consigue entrenando, y en algún momento tenemos que comenzar. Seguramente cada año lo haremos mejor. Los entrenadores estarán más empapados de las intensidades y pausas necesarias, así como de otras cosas. Pero la mejor manera de aprender es haciéndolo. Tanto es así, que seguramente hoy tenemos entrenadores que se pueden considerar expertos en este tema. Lo dominan muy bien. Hay otros a los que les cuesta más, pero es cuestión de tiempo.

entrevista Dardo Rubina 024.jpg
Defiende que se puede tener una excelente preparación física sin necesidad de tener que correr por fuera del campo.

¿Claves de una buena preparación física con este nuevo sistema?

La primera es la mentalidad. Si el jugador está concentrado y comprometido, va a entrenar con intensidad. Y si lo hace así, difícilmente no conseguirá una buena condición física. Todo tiene que ver con el compromiso que uno pone en el entrenamiento. Folclóricamente, siempre se dice en el fútbol que eso no se puede hacer porque el jugador es muy perro. No, le hicieron perro. Ahora hay que enseñarle desde pequeño que la hora u hora y media que se entrena hay que hacerla al cien por cien. Es una cuestión de filosofía y de cultura del entrenamiento. Lo más fácil es decir “como esto nunca se hizo, pues no lo vamos a hacer”. Y si el jugador de futbol es perro, pues alguien es responsable de que sea así.

¿Alguna clave más?

Manejar las pausas y las intensidades, e intentar que el entrenamiento sea lo más continuado y dinámico posible. Por eso les decimos a nuestros entrenadores que la primera explicación de lo que se va a hacer en el entrenamiento y la más clara tiene que ser en el vestuario, con una pizarra, para que en el campo solo se tengan que dar algunos retoques para refrescar la memoria  a los jugadores. Pero que no lleven  más de un minuto o dos.

¿Una buena preparación física es como una buena alimentación: hay que comer de todo y hay que ejercitarlo todo?

En los deportes de situación, todas las cualidades físicas aparecen en algún momento. Está claro que lo más importante en un futbolista es que sea potente y veloz, porque el que llega primero al balón, se lleva el gato al agua. Pero eso se tiene que sustentar en la resistencia, para que el jugador sea capaz de repetir esas acciones explosivas durante mucho tiempo y pueda recuperarse de manera rápida y eficaz entre esfuerzos de alta intensidad. Y para que un jugador sea explosivo, tiene que ser fuerte. Entonces, unas características se sustentan en las otras. Esto también depende del puesto del jugador. No es lo mismo un central que un mediocentro o que un delantero. Por eso, otra de las cosas que estamos intentando hacer es empezar a especializar a los jugadores por puestos en las labores de entrenamiento y matices físicos.

¿Es posible la preparación física individualizada, que cada jugador trabaje los aspectos  que realmente necesite?

Lo que queremos implementar, por lo menos una vez por semana, es trabajar el talón de Aquiles de cada jugador. Todos tienen alguno. Entonces, hay jugadores que en su juego lo disimulan muy bien, para los que no es necesario; otros, por ejemplo, que son poco veloces, pero intuyen muy bien el juego, y siempre están bien posicionados; y otros que son poco veloces, poco resistentes, no están bien colocados y no se anticipan, y quedan en evidencia. Nosotros queremos que, por lo menos una vez a la semana, hagan conmigo la preparación física específica en las cualidades en las que ellos se vean en inferioridad de condiciones, y con el recuperador de lesiones trabajen cualquier carencia que nosotros podemos advertir. Hay gente que tiene acortamiento muscular, hay otros que tienen debilidad en los isquiotibiales y /o abductores, y todas estas limitaciones tienen que ver con la preparación física.

¿Hay algún portento físico en la Escuela que destaque sobre los demás?

Sí, hay varios. En los juveniles, Corchón y Kike, y Luis es muy veloz; en aficionados hay algunos que recorren una cantidad de metros impresionantes, como Jordi y Siaj; luego tenemos a Ufa y Palomares, que son laterales que recorren una cantidad de metros increíbles; tenemos a Cejudo, que está en un estado de forma increíble y presiona los noventa minutos. Y eso también tiene que ver con estar sólido de cabeza. Si un jugador está bien de la cabeza, difícilmente baja los brazos.

¿Estar bien físicamente permite disminuir las diferencias técnicas?

Creo que no, porque si hay un equipo que tiene mucha gente muy bien dotada técnicamente y tácticamente, va a tratar muy bien el balón y el rival va a tener que correr, porque lo que más rápido corre es el balón.

entrevista Dardo Rubina 023.jpg

Participa en la elaboración de las plantillas de los equipos de la etapa de rendimiento.

 

¿Existe mucha diferencia en la preparación física que hay que realizar con los equipos dependiendo de la etapa en la que se encuentre: iniciación, desarrollo o rendimiento?

En la de iniciación, lo único que se pide que se trabaje de forma lúdica es la coordinación. El cerebro de los chicos hasta once o doce años es como un disco rígido al que se le va poniendo información de movimientos, destrezas, etc. Y una vez que se llena ese disco, es con lo que él se va a manejar siempre. Por eso, cuando a los 18 años aprenden un movimiento nuevo, se dice que está más coordinado. Pero no, lo que ha hecho es aprender ese movimiento. En la etapa de desarrollo es en la que se empieza a enseñar a entrenar, a conocer su cuerpo y a saber escucharlo, que es muy importante para evitar lesiones. El cuerpo avisa antes de una lesión y hay que saber escucharlo. Es raro que uno tenga una lesión sin que antes haya avisado. En esta etapa hay que aprender, más que nada, las técnicas de carrera, algunos ejercicios de fuerza y otros de salto,  que vamos a usar en etapas posteriores como ejercicios de su entrenamiento. Y en la etapa de rendimiento, lo que buscamos es que el jugador dé lo mejor de sí. Y es tarea nuestra conocer a cada jugador para así poder exigirle lo exigible. No se puede llegar a un grupo de 22 personas e intentar igualar las cosas. Los entrenadores tienen que saber las características de cada jugador.

¿A qué edad se comienza a trabajar en el gimnasio en la EDM?

Hay mucha controversia con esto. ¿Cuándo hay que comenzar a trabajar la fuerza? La fuerza se trabaja siempre. Correr es aplicar fuerza contra el suelo. El tema es cuándo se empieza a trabajar sistemáticamente la fuerza o el entrenamiento de fuerza ante cargas altas. En el futbol no es necesario ser una persona muy fuerte. Lo que es necesario es que la fuerza se tiene que aplicar en poco espacio de tiempo, porque las acciones más determinantes en el fútbol son de carácter explosivo. Hay que ser muy explosivo y resistente a la aplicación de este tipo de manifestación de fuerza. En los cadetes, a partir de 15 años, se puede empezar a trabajar la fuerza con cargas bajas y con mucha incidencia en la técnica. Hay que enseñar a aplicar la fuerza. Después de los 17, se empieza a poner cargas en ejercicios muy específicos.

¿Pero en esto hay una leyenda urbana que asegura que el trabajo en el gimnasio puede llegar a ser peligroso para la salud de los chicos?

Algunos padres dicen o creen que es peligroso hacer ejercicios de fuerza. Pero ninguno dice para qué es peligroso. Es malo hacer mal los ejercicios, como es malo sentarse en una mala silla en casa o levantar mal las bolsas de la compra. Pero nadie dice que es malo ir a hacer la compra. Estas cosas, en su justa medida y con la precaución y la técnica correspondiente, son beneficiosas. Si no, los de halterofilia no competirían o estaría todos rotos. Solo es cuestión de hacer las cosas bien y sin prisas, respetando el estadio de desarrollo de cada jugador.

¿Te gustaría volver a entrenar a un equipo?

Hay veces que me viene a la cabeza. También me lo dejó caer alguna vez Jorge. Pero, de momento,  estoy cómodo en los puestos que estoy ocupando.

entrevista Dardo Rubina 007.jpg
Este titulado en INEF también ha entrenado equipos en la EDM.

¿Hay algún equipo o club de referencia en el tema físico en el que la EDM se tiene que fijar?

Por mis relaciones con el fútbol argentino y haber trabajado con representantes que tienen jugadores en la Premier inglesa, me dicen que los jugadores allí son bestias físicamente hablando, y si uno sigue el fútbol inglés, puede constatarlo al ver los partidos por la tele. Es un futbol de transiciones continuas. Me contaban cosas que me gustaron y queremos hacer acá. Los jugadores tienen que dar mínimos, y el que no los da, tiene que trabajarlos al margen hasta que los dé. También eso educa al jugador, porque a este no le gusta correr si no está la pelota por medio, y es normal. Pero lo educa a dejar el cien por ciento en el campo. Esas cosas me llaman mucho la atención y me parecen lógicas. Todo es cuantificable y se puede saber en cuántos días va a estar mejor para corregir deficiencias de forma más analítica. En el trabajo de campo, si no se tiene el instrumento que pueda medir eso, es más complicado, pero no imposible se si se le pone la dedicación pertinente.

Una de las tareas del coordinador es atender a los padres. ¿Se quejan mucho los de la EDM?

En mi etapa actual, no. En prebenjamines lo sufrí más. Pero en este punto creo mucho en mis convicciones y en las de las Escuela. Lo que hago en esas situaciones es explicarles de manera muy sencilla y clara por qué tomé esa decisión. Yo no pretendo que el padre esté de acuerdo, y seguramente no lo estará. Pero lo bueno es que no van a hacer cábalas en la tribuna. Si yo se lo explico, el tema está cerrado. No busco convencer al padre de nada, porque, generalmente, cuando bajan lo hacen enojados y decididos. Rara vez bajan a felicitar, pero uno se acostumbra.

¿Y, generalmente, de qué se quejan?

En la etapa de rendimiento, generalmente los padres vienen cuando dejo fuera de la Escuela a algún jugador al final de temporada, cuando les cambio de letra o cuando no van al equipo que ellos estiman que tienen que ir.

¿Qué cambiarías en la Escuela?

Nosotros estamos en un constante cambio, porque si hay algo que caracteriza a esta Escuela es la autocrítica, aunque siempre lo hacemos de puerta para adentro. Nos reunimos los coordinadores, con el director general, el director deportivo y gente que colabora con nosotros que fueron pioneros en implantar nuestro sistema de entrenamiento, como Paco Gallardo y Antonio Carlavilla, y nos alimentamos también mucho de los entrenadores, y nos vamos reciclando permanentemente. Somos un grupo muy sano en este sentido y no nos importa dar un paso a tras para dar luego dos adelante si creemos que nos equivocamos o si tenemos que modificar alguna decisión tomada.

entrevista Dardo Rubina 030.jpg

Dardo asegura que su decisión de entrar en la EDM es de lo mejor que ha hecho en su vida.