¿Cómo te afecta una mala salud bucal si realizas actividad física?

¿Cómo te afecta una mala salud bucal si realizas actividad física?

La boca es probablemente el terreno de juego que menos cuidamos como deberíamos, y si realizamos actividad física debemos tener especial cuidado. Mantener unas encías sanas, será sinónimo de unos huesos fuertes y unos dientes bien sujetos a la dentadura. Asimismo, es importante mantener las piezas dentales libres de caries, alineadas con el resto de la bancada y con una mordida lo más ajustada posible. Veamos, por tanto, cómo funciona la odontología deportiva y cómo podemos solucionar los problemas ocasionados.

 

¿Qué tipo de problemas orales pueden derivar de una mala salud oral en un deportista?

En los deportistas, las lesiones orales pueden servir como foco para favorecer contracturas o fatiga en los músculos, afección a otros órganos del cuerpo y un impedimento para que la recuperación de cualquier enfermedad sea rápida y efectiva. Por ejemplo:

-          La ausencia de dientes o su mala posición altera la digestión de los alimentos al no poder masticarlos bien, lo que modifica el pilar fundamental de un jugador de fútbol, la alimentación, y produce dolores de estómago.

-          La maloclusión de los dientes favorece una mayor retención de la placa bacteriana y, por ende, la aparición de caries dentales y gingivitis.

-          Las infecciones causadas por bacterias en la boca pueden diseminarse por vía sanguínea a través de todo el cuerpo, afectando a otros órganos, músculos, tendones y articulaciones; algo que conocemos como bacteriemia.

-          El estrés al que está sometido un deportista favorece la aparición de bruxismo, el hábito de apretar los dientes inconscientemente. Esta patología nerviosa produce un dolor de músculos faciales, de cabeza, cuello y espalda que también favorece la fatiga.

 

Lesiones orales derivadas de practicar actividad física que deben corregirse

Los traumatismos que se pueden producir en la boca al practicar algunos deportes pueden afectar tanto a dientes como a maxilares y a la articulación temporomandibular (ATM). Deportes de contacto como el rugby, hockey, boxeo o fútbol son los más propensos a ocasionar golpes por el mero hecho de practicarse en equipo, pero también ocurre en otros individuales como patinaje, ciclismo, skate o esquí. De estos choques, se pueden causar:

-          Fracturas de la corona o la raíz de los dientes.

-          Avulsión del diente (cuando la pieza se sale de su lugar en el hueso).

-          Lesión de la ATM.

-          Lesiones de los tejidos blandos peribucales.

 

¿Qué medidas debe tomar un jugador de fútbol para lograr una salud bucal óptima?

Como suele suceder en la vida de un deportista, es mejor prevenir que curar. Aquí os dejamos unos cuantos consejos que es recomendable seguir para disfrutar de una buena salud bucedental a la vez que se mantiene el rendimiento físico necesario para triunfar en la cancha:

-          Mantener unos dientes libres de caries y encías que no sangren.

-          Llevar a cabo una higiene oral diaria minuciosa para eliminar la placa bacteriana de toda la superficie dental, encías y lengua. Para ello, es necesario renovar el cepillo dental cada 3 meses, y utilizar seda dental al lavarse después de cada comida.

-          Usar un protector bucal para proteger los dientes ante posibles golpes o una férula de descarga para paliar los efectos del bruxismo.

-          Lograr una correcta oclusión. Para ello, podremos aplicar la ortodoncia Invisalign Teen.

-          Mantener una alimentación saludable gracias a una dieta rica y equilibrada según la edad.

-          Tomar agua antes, durante y después de realizar actividad física. Mantener la boca hidratada y con saliva evita la proliferación de caries.

-          Descansar adecuadamente.

-          Visitar la Clínica Dental Vinateros de Madrid al menos una vez al año para realizar una limpieza profesional y llevar a cabo la revisión o tratamientos incluidos en el convenio con la ED.Moratalaz. ;)