Los cadetes C y D se estrenan con la intención de mejorar los puestos de la pasada liga

Los cadetes C y D se estrenan con la intención de mejorar los puestos de la pasada liga

Los conjuntos en manos de Álex Hernández y Álex Carballo, respectivamente, están formados por jugadores de la Escuela

Texto y fotos de A. Posilio

Madrid, 6 de septiembre de 2016.- Los cadetes C y D estrenaron la temporada 2016-2017 con un suave entrenamiento en la tarde de ayer en el Lili Álvarez bajo un sol tórrido. Eran las cinco de la tarde cuando los chicos de los Álex, Hernández y Carballo, saltaban al césped para realizar los primeros ejercicios de la nueva campaña, con el inconveniente de que la temperatura rodaban los 40 grados. Pero sus muchas ganas de volver a jugar al fútbol y una buena hidratación suavizaron el regreso.

Los primeros en comenzar el trabajo fueron los 20 integrantes del Cadete C, plantilla que solo queda por definir en la portería, aunque puede que finalmente llegue algún jugador del Cadete B. El plantel está integrado por nueve futbolistas del Infantil C, conocidos del técnico, pues con ellos el año pasado quedó campeón de liga, y el resto tomó parte en el Infantil A que dirigía Jorge Vallejo.Los cadtes C yD vuelven a los entrenamientos El tercer equipo cadete de la EDM cuenta con la desventaja de ser todos sus miembros de primer año, circunstancia que le añade dificultades en una Primera División en la que una gran parte de los oponentes son de segundo año. “No sé cómo vamos a reaccionar cuando nos enfrentemos a rivales de más experiencia, pero a los míos les voy a exigir el máximo. De antemano no me pongo objetivos, pero tampoco límites. No sé en qué puesto podemos quedar, pues es mi debut en cadetes y tampoco conozco a los rivales, pero aspiramos a lo máximo”, explica el preparador y portero del Primer Equipo de la Escuela.

Pero para el máximo responsable técnico, lo más importante es que “los chicos se hagan amigos y realicen un juego vistoso”. Pero puntualiza: “Aunque lo realmente importante es lo primero, pues muchos de estos amigos quedan para siempre, mientras que los resultados se olvidan cuando acaba la temporada”. A pesar de ello, está convencido de que su equipo tratará bien el balón. “Va a molar verlos jugar, seguro”, sentencia. Y precisa que dispone de un plantel con bastantes mediocentros, por lo que alguno se tendrá que reconvertir.

En principio, solo pueden entrenar dos días a la semana, pues el campo de la Dehesa continúa en obras, pero Hernández tiene previsto hallar un tercero en otras instalaciones, “aunque sea en el parque o al fútbol sala”. Y aunque les quedan cinco semanas para empezar el campeonato, espera poder disputar los máximos amistosos posibles, “para que el equipo coja confianza y se vaya compenetrando”. Todo con vistas a que el 15 de octubreel Cadete C esté bien preparado para medirse en el Urbis a uno de los cocos de la categoría: la AFE.

Mejorar como equipo, objetivo del Cadete D

A la misma hora comenzaron a sudar los chicos del Cadete D, equipo integrado por 23 jugadores que acudieron en bloque al estreno. La base de la plantilla está formada por doce futbolistas del Cadete F del año pasado, más nueve del E. Los porteros están todavía por decidir. Todos son de segundo año y tampoco hay ningún fichaje exterior. Comienzan la liga el 15 de octubre, en casa ante el Dosa B.

Los cadtes C yD vuelven a los entrenamientosComo Álex Carballo no conoce bien a su nuevo plantel, aunque el curso anterior subió a alguno a su equipo, se ha empapado los informes de sus entrenadores y cree que “se pueden hacer buenas cosas”.  “Pienso que tengo un grupo mejor que el del año pasado en esta categoría. Falta ver cómo responden a las exigencias, pero creo que vamos a competir muy bien”. De todas formas, su objetivo es nítido: “Que aprendan y sean mejores individualmente, pero sobre todo como equipo. Es clave que acaben mucho mejor de lo que empiezan”.

Conjunto enmarcado en el grupo 13 de Segunda División, más de la mitad de sus rivales son equipos A o B de clubes potentes, como Ford, Águilas de Moratalaz, Periso o San Blas. A pesar de esto, Carballo no se pone metas en estos momentos: “A lo largo de la temporada hay muchas circunstancias que pueden influir en un equipo y que cambian lo inicialmente ideado, pero espero que este grupo funcione”. Aunque precisa que no piensa en el ascenso, porque “hay rivales muy buenos”, tampoco lo descarta de inicio. “Les he dicho a los jugadores que casi ninguno de los rivales juegan como nosotros, pero aún así, sus sistemas les funcionan”, sentencia.

Como otros equipos de la Escuela, el técnico va a buscar un tercer día de entrenamiento en otras instalaciones, para poder completar una pretemporada en la que tiene previsto disputar cuatro o cinco amistosos.