Cadete B o cómo llegar a ser un campeón inesperado

Cadete B o cómo llegar a ser un campeón inesperado

“Es un equipo humilde que ha trabajado muchísimo”

Sus limitaciones como jugadores de primer año y la mitad nuevos no auguraban muchas opciones de éxito al equipo dirigido por Fran Morillas, pero el esfuerzo del grupo y la excelente labor del entrenador le han servido a esta escuadra para lograr el título

  • Fran, el entrenador: “El objetivo inicial no era el ascenso, sino estar en la mitad de la tabla, pues la principal idea era recuperar al equipo”

  • Guillermo, el segundo: “Son muy competitivos y trabajan al cien por cien, lo que se ve reflejado en el campo”

  • Nauzet, el coordinador: “Juegan muy bien y han asimilado a la perfección los conceptos de la Escuela”

  • Íker Bengoa, un jugador: “Nunca nos damos por vencidos, aunque nos metan  un gol o dos”

  • Susana Vizcaíno, una madre:” Lo mejor es la unión que hay entre los chavales y el entrenador”

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarlo

Alejandro Posilio

“El objetivo inicial no era el ascenso, sino estar en la mitad de la tabla, pues el principal objetivo era recuperar al equipo. Inicialmente, no pensaba que podíamos ser campeones, y no porque no creyese en el equipo, sino porque la mitad de los jugadores eran nuevos y no los conocía, por eso no sabía dónde podíamos estar. Vi que podíamos ser campeones cuando se acabó la primera vuelta, cuando ya sabíamos el nivel de la competición y vi la progresión de mi equipo. Fue en ese momento cuando supe que teníamos opciones de ser primeros. Sabía que dependía de que fuéramos muy regulares. Eso ha marcado la diferencia”.

Estas sinceras palabras del entrenador del Cadete B, Fran Morillas, revelan lo inesperado inicialmente que ha sido que el segundo equipo cadete de la EDM se haya proclamado brillante campeón de liga del grupo 5 de Primera a falta de una jornada para finalizar el campeonato. Este título significa el ascenso de esta esuadra a Preferente, de tal forma que la campaña próxima la Escuela estará representada en todas las divisiones de esta categoría.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloEsta condición de título inesperado, porque muy pocos pensaban a principio de temporada que este objetivo fuera factible, es ratificada por varios de los jugadores de la plantilla. Así, el centrocampista Daniel González afirma que al inicio del curso siempre se sueña “alguna vez que puedes ser campeón de liga”, pero que el hecho de que la mitad de la plantilla no se conociera “llevaba a pensar que el título no estuviera en nuestra mente”. Esta opinión es compartida por su compañero Lucas Pérez, quien asegura: “Al principio de temporada pensaba que podíamos quedar arriba, pero no primeros. Al final de la primera vuelta comprobamos que teníamos buenos resultados y que podíamos ir a por todas”.

Sin embargo, Nauzet Santana, el coordinador de la etapa de Desarrollo de la EDM, a la que pertenece el Cadete B, discrepa del carácter sorprendente de este primer puesto: “El año pasado, el otro equipo casi consiguió el ascenso, y este año el objetivo era igualar lo anterior o mejorarlo, por lo tanto, sí era lo esperado el título”. Si bien, reconoce que existían algunos condicionantes que no invitaban a ser optimistas: “Este es un conjunto íntegramente de primer año, con la mitad de chicos que ya estaban en la Escuela procedentes del Infantil A, que descendió la temporada pasada, y el resto eran refuerzos llegados de fuera, pero que han ayudado mucho a lo ya existente”.

La clave que cambió las expectativas

Esta visión es compartida por el responsable técnico del equipo, que ratifica cómo se formó el grupo, pero que también descubre cuál ha sido la clave que hizo cambiar las expectativas finalizada la primera vuelta: “Al principio de temporada, el objetivo era recuperar el grupo, pues la generación del 2001 prácticamente estaba perdida, por ser negativas la dos últimas temporadas. Creo que por eso me encontré un equipo con mucha humildad, porque no han olvidado nunca de dónde vienen, de dos descensos consecutivos. Y han trabajado muchísimo, con perseverancia, para cambiar la dinámica. Ese trabajo ha dado sus frutos porque han creído en él”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloLa discrepancia entre el carácter inesperado de este éxito se extiende a los padres de los jugadores. Así, mientras que José Antonio Zurita, padre de Marcos Zurita, señala que él pensó que este equipo podía ser campeón al ver “cómo entrenaba y el tipo de jugadores que formaba la plantilla”, Susana Vizcaíno, madre de Álvaro Martín, no lo tenía tan claro: “Al principio de temporada se les veía con fuerza para estar arriba y mejoraban día a día, pero pensar en ser campeones era mucho”.

Se correspondieran o no las expectativas iniciales con el potencial real del Cadete B, el caso es que esta plantilla ha hecho añicos la dinámica gracias a un duro trabajo y un gran esfuerzo individual y colectivo. Así lo atestigua Morillas: “El punto fuerte es la humildad y la unión de este grupo. Técnicamente es un equipo muy compacto, conocedor de sus virtudes y de sus puntos débiles. Es un equipo muy sacrificado, que cree mucho en el trabajo”. En esta misma línea se expresa Santana: “Han sido muy competitivos todo el año y han sabido conseguir buenos resultados cuando lo necesitaban.  Juegan muy bien y han asimilado a la perfección los conceptos de la Escuela”.

La unión y el duro trabajo

Los protagonistas también revelan las cualidades que han llevado a este equipo a lo más alto de la tabla. El primero es el centrocampista Gonzalo Paz, quien defiende que la clave ha sido “la unión y el duro trabajo día a día”, mientras que el extremo Sergio Simarro la sitúa en “lo bien que nos comunicamos en el campo, que defendemos todos y en cómo nos organizamos para atacar”. Por su parte, el central Íker Bengoa pone el acento en que “nunca nos damos por vencidos, aunque nos metan  un gol o dos”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloTambién los padres aportan su visión de los puntos fuertes de este equipo, que les ha llevado al primer puesto. José Antonio Zurita subraya que “es la intensidad que ha aplicado el entrenador, que les ha hecho activarse, y cada jugador ha sabido qué tenía que hacer en cada momento“. A la vez, Susana Vizcaíno también resalta el papel del técnico: “Lo mejor es la unión que hay entre los chavales y el entrenador. Este ha hecho un trabajo estupendo y ha sabido poner a cada uno en su puesto y manejarlos de tal manera que han dado todo. Han mejorado mucho y se han ido entendiendo y compenetrándose cada vez mejor para llegar al título”.

Ahora bien, no todo son parabienes, pues el éxito no enturbia la mente ni de los técnicos ni de los jugadores, ni siquiera de los padres. Para el primer responsable, “deben mejorar técnicamente y hacer un fútbol más combinativo, sus posesiones no son tan largas como me gustaría, es una asignatura para que en el futuro se haga hincapié, además de potenciar el contraataque, que nos ha dado mucho”, según Fran. Nauzet añade otro aspecto: “Deben mejorar con el paso de los años, ya que como equipo en esta temporada poco más se les puede pedir, pero individualmente aún tienen margen de mejora”.

En qué deben mejorar

Los propios chicos también son críticos con su labor y cada uno tiene su opinión al respecto. Para el delantero Lucas Pérez, “debemos mejorar en el tino, en el acierto en portería, pues nos cuesta marcar goles en algunos partido”; el centrocampista Gonzalo Paz acentúa que el punto débil es “el juego que hemos realizado algunos partidos”, y el pivote David González es el más revelador: “Algunas veces nos tomamos a coña las cosas que nos dice el míster”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloY llama la atención que en este punto, la tendencia de los progenitores es bastante coincidente, pues mientras que Zurita expone que deben “mejorar en  madurez, pues son chavales y deben aprender a competir más duramente”, Vizcaíno se pronuncia de la siguiente manera: “Deben ser más espabilados y tener más picardía, pues algunas veces se pasan de buenos”.

A pesar de estas imperfecciones, la mayoría producto de la juventud e inexperiencia de estos chicos, su actuación ha sido magnifica, al igual que sus números. De 23 partidos disputados, han perdido tres y empatado seis, con un total de 72 goles a favor, nueve más que el segundo equipo más resolutivo, el Atlético Madrileño C, y 22 tantos en contra, cuatro menos que su más inmediato perseguidor, la AFE.

Estos excelentes datos son producto de un buen comienzo de curso, cuando perdieron el primer partido y se dieron cuenta de que era “un equipo que podía ganar a cualquiera y perder también con cualquiera”, según Morilla, que añade: “Luego nos lo fuimos creyendo y hemos peleado hasta el final”. Así, en la primera vuelta sufrieron dos derrotas, por una en la segunda. Y todos reconocen que un punto de inflexión fue cuando tras caer en casa 0-1 contra el Altamira, a la jornada siguiente, en casa del primero, el Atlético Madrileño C, que llevaba una dinámica muy buena, ganaron 0-4. “A partir de ahí, todo fue positivo y solo perdimos un partido”, aclara Fran.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloEl preparador, que el año pasado no logró el ascenso por un solo gol, revela lo que para él ha marcado la diferencia con el curso anterior: “En los partidos clave, hemos tenido  la pizca de suerte necesaria. El año pasado nos quedamos a un gol de conseguir el ascenso, y la temporada fue muy buena. Este año hemos ganado esos partidos clave y eso ha hecho que la temporada sea exitosa”.

Y para finalizar, su previsión de lo que puede suceder con este equipo la temporada que viene: “Espero que el bloque pase al Cadete A, donde deberán intentar afianzarse en la categoría lo más pronto posible y, a partir de ahí, intentar competir lo mejor posible contra todos los rivales”. Y el coordinador apostilla: “Les pasará lo mismo que al resto de los equipos. Intentaremos adaptar los bloques por categoría y nivel, buscando lo mejor para cada niño”.

 

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarlo

Primer título para veteranos y nobeles

Los títulos de liga siempre sientan como un bálsamo a quien los consigue. Y en esta ocasión no podía ser menos, pues tanto para jugadores como para los técnicos ha supuesto una alegría suma, pues los primeros llevaban un par de temporadas de sufrimiento, conociendo las hieles de los descensos de categoría, y los segundo nunca habían ganado una liga como entrenadores.

Así lo reconoce Fran Morillas, que suma su primer campeoanto en las cinco temporada que lleva en la EDM: “He sentido mucha satisfacción y una alegría muy grande al ver que el trabajo ha dado sus frutos y tiene su recompensa. Yo he aportado mucho trabajo, antes incluso de empezar la campaña, pues este equipo lo he construido yo. Le he dedicado muchas horas por detrás para hacerlo grande”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloY si para el veterano ha significado un alegrón, para el nobel se ha traducido en una hemorragia de satisfacción. Así lo resumen su segundo, Guillermo Pereira, jugador del Juvenil D que ha comenzado su carrera en los banquillos en febrero de este año: “He sentido una satisfacción tremenda al ganar el título. Como jugador había ganado una liga en toda mi vida, y ganar el primer título como entrenador en mi primera temporada es para estar orgulloso. He aportado lo que he podido, sobre todo cuando tuve que sustituir a Fran tras su operación, que le tuvo tres semanas sin hablar. Fran sabe mucho e intenté que no se notara su ausencia. Fue cuando más aporté”.

Este joven de 16 años, que está pensando en sacarse el título de entrenador en cuanto pueda y que le pidió a Morillas poder ser su ayudante cuando este puesto se quedó vacante, “porque me encanta su forma de entrenar y me llevo bien con él”, resalta: “He aprendido mucho: a trabajar, a ser profesional, a transmitirles a los chavales que entrenen al cien por cien…  Son muy competitivos y trabajan al cien por cien, lo que se ve reflejado en el campo”.

Y quienes mejor pueden expresar lo que representa un éxito de este calibre son los padres de los jugadores, callados sufridores de los esfuerzos que supone seguir a un hijo futbolista tanto en los entrenamientos como en los partidos. Susana Vizcaíno, la madre de Álvaro Martín, así los representa: “El título ha sido una gran alegría, porque lo han conseguido a base de mucho esfuerzo. Me alegré mucho por ellos, porque se lo merecen”. Y José Antonio Zurita, padre de Marcos Zurita, pone la conclusión a pesar de su pesares: “Este título me ha hecho mucha ilusión, sobre todo por los chavales, aunque el mío no ha podido participar por una lesión y una operación, pero estoy muy contento por el grupo”.

 

La opinión de los protagonistas

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloGonzalo de Paz

Centrocampista; 15 años; estudia en el colegio Raimundo Lulio; es su primera temporada en la EDM y es seguidor del Barcelona

“Somos un equipo que trabaja mucho y está muy unido, y como hemos competido muy bien a lo largo de toda la temporada, hemos sido campeones. Celebramos el título en el campo tirándonos por el césped y haciéndonos fotos, y luego, en el vestuario, con champín. Al principio de temporada creía que teníamos opciones de ser campeones, pero no las tenía todas conmigo. Pero a mitad, estábamos jugando bien y fue cuando me di cuenta de que teníamos opciones de acabar primeros. Estoy contento con mi actuación esta campaña, creo que he aportado juego y trabajo, además de unión.  Este es el punto fuerte de este equipo, la unión y el trabajo día a día. Eso sí, debemos mejorar en el juego que hemos realizado algunos partidos. La clave del éxito ha sido el gran esfuerzo por parte de todos. La temporada que viene espero poder jugar en el Cadete A y hacer una buena temporada”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloDaniel González

Comenzó la temporada de centrocampista y terminó de central; 15 años; estudia en el colegio Corazón de María; es su primera temporada en la EDM y se decalra aficionado del Real Madrid

“Merecemos ser campeones. Nos hemos esforzado en cada entrenamiento y en cada partido. Celebramos el título por lo más alto, pues nos metimos todos en las duchas, incluido el míster.  Al principio de temporada siempre sueñas alguna vez que puedes ser campeón de liga, pero no nos conocíamos mucho y no lo tenía en mente. Al final de la primera vuelta, vi que podíamos serlo, porque llevábamos muy buenos resultados. Estoy contento con mi actuación, he aportado toque de balón y liderazgo. El punto fuerte de este grupo es que todos nos llevamos bien y que nos esforzamos mucho en los entrenamientos. Debemos mejorar en que algunas veces nos tomamos a coña las cosas que nos dice el míster. La clave del éxito ha sido el trabajo y  la humildad. La temporada próxima espero jugar en el A, creo que tengo calidad para estar en ese equipo y en esa categoría”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloSergio Simarro

Extremo derecha; 14 años; estudia en el Instituto Gómez-Moreno ; primer año en la EDM, seguidor del Atlético de Madrid

“Somos campeones gracias al entrenador, que nos ha enseñado mucho. El modelo de juego que hay en la Escuela nos ha ayudado bastante, pues en muchos partidos hemos dominado por la posesión, hemos cansado al rival y ha resultado más fácil meter goles. Los padres compraron champín y otra cosas y lo celebramos en el vestuario, en la ducha y echándonos el champín encima. Al principio de temporada no nos conocíamos y faltaba química. A mitad de temporada, ya nos coordinábamos genial y se notaba que dominábamos. Estoy contento con mi actuación, aunque siempre se puede mejorar. He aportado juego en equipo y movimiento del balón. Los puntos fuertes de este grupo son lo bien que nos comunicamos en el campo, que defendemos todos y cómo nos organizamos para atacar. Debemos mejorar a la hora de atacar, las posiciones y saber colocarnos para mantener la posesión. El año que bien creo que puedo llegar al Cadete A, pero eso es cosa de nuestro entrenador”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloIker Bengoa

Central; 15 años; estudia en el colegio Gredos San Diego Moratalaz; siete temporadas en la EDM y seguidor del Real Madrid

“Somos campeones porque hemos ido de menos a más y porque nos hemos ayudado entre todos para lograrlo. Lo celebramos de una forma muy divertida, con una canción que siempre cantamos cuando ganamos, y en el vestuario, con champín, dejamos el  vestuario muy sucio. Tenía la idea clara al principio de temporada de que podíamos llegar arriba, porque llevaba dos temporadas bajando de categoría y sabía que con este entrenador teníamos posibilidades de ganar la liga. En la segunda vuelta nos dimos cuenta de que era posible. Estoy contento con mi actuación. Creo que he aportado mucho en la labor defensiva a la hora de cortar balones. Nuestro punto fuerte es que nunca nos damos por vencidos, aunque nos metan  un gol o dos. Estamos bien en todo, aunque debemos mejorar individualmente, sobre todo en ataque. La temporada próxima espero jugar en el Cadete A, me veo con confianza para estar en él para darlo todo”.

adete B o cómo llegar a ser campeón sin esperarloLucas Pérez

Delantero; 14 años; estudia en el colegio Sagrada Familia; cinco temporadas en la EDM y aficionado del Barcelona

“Somos campeones porque hemos luchado toda la temporada y hemos creído en que podíamos ganar. Lo celebramos empapándonos todos. Al principio de temporada, pensaba que podíamos quedar arriba, pero no primeros. Al final de la primera vuelta, comprobamos que teníamos buenos resultados y que podíamos ir a por todas. Estoy contento con mi actuación, he aportado mucho juego ofensivo, pues soy bastante rápido, y dinamismo en el juego; he marcado ocho goles. Nuestro punto fuerte es la técnica, tocamos muy bien, y es una ventaja en estas categorías, pero debemos mejorar en el tino, en el acierto en portería, pues nos cuesta marcar goles en algunos partidos. La próxima  temporada espero jugar en el Cadete A, porque me veo con posibilidades de lograrlo”.