Bacteriemia: consecuencias de una higiene oral deficiente  

Bacteriemia: consecuencias de una higiene oral deficiente   

Tener falta de una salud oral puede ser motivo de la transmisión de bacterias a la sangre, algo conocido como bacteriemia. ¿Y esto qué significa? Que la salud oral está estrechamente relacionada con el rendimiento en el campo de fútbol. Descubre por qué.

 

Una salud bucodental óptima se traduce en goles

Muchos futbolistas viven de su imagen física, y es que la mayoría de campañas publicitarias que conocemos están protagonizadas por jugadores del balón. Es por eso que además de ser el mejor en el césped, a un jugador le debe preocupar también su salud y estética bucodental. Una sonrisa libre de caries y periodontitis siempre es la mejor carta de presentación para cualquier oportunidad.

Para destacar en la cancha, un jugador de fútbol debe contar con un buen plan de entrenamiento personalizado, preparación psicológica, seguir una dieta equilibrada y, por supuesto, vigilar su salud para alcanzar siempre el mejor desempeño. Por ello, tener las encías libres de infecciones como gingivitis o periodontitis, se traduce en victorias en la cancha. Ya que una buena salud oral ayuda a evitar molestias en el terreno de juego y por tanto el rendimiento físico es mayor.

 

Bacteriemia: cuando las bacterias pasan a la sangre

La periodontitis se produce cuando la inflamación de las encías ya pasa de ser una simple gingivitis. Además de la hinchazón, puede derivar en una infección de los tejidos gingivales y afectar al hueso (piorrea), que es el soporte principal de un diente. Por no hablar de las caries dentales, que de no erradicarse a tiempo pueden también afectar al nervio y hacer irreversible una extracción dental, a veces con mucho dolor.

Las bacterias causantes de estas enfermedades orales pueden pasar a la sangre en un proceso llamado bacteriemia, y llegar a dañar otros órganos, músculos o articulaciones. En sus manifestaciones más leves, la bacteriemia se traduce en fatiga muscular y cansancio, una afección muy común entre jugadores de balompié. Pero también puede ser la causa de abscesos, peritonitis (inflamación en el abdomen), endocarditis (inflamación del corazón) o meningitis. En los peores casos, la bacteriemia incluso podría causar fiebres altas, estado de shock o la coagulación de la sangre, lo que dañaría otros órganos.

Como consecuencia de una bacteriemia, el jugador puede sufrir desgarres musculares, dolores articulares, lesiones en tendones o ganarse una larga temporada de reposo. Si no se denota a tiempo, podría tardar mucho tiempo en eliminarse no solo la infección, sino también las molestias que produce en todo el cuerpo.

 

Por eso, sabiendo en qué resultados tan graves puede derivar una simple afección oral, es sumamente importante tener en cuenta que hay que acudir a la revisión con el dentista al menos 1 vez al año. Si quieres evitar infecciones como la bacteriemia, debes comenzar por mantener una higiene bucodental de 10 y evitarás molestias desde un principio. Pide cita en la Clínica Dental Madrid Vinateros y si eres miembro de la ED Moratalaz puedes aprovecharte de todas estas ventajas con nuestra tarjeta de convenio. ;)