Los alevines B, C y D vuelven a la actividad con la única misión de aprender y disfrutar

Los alevines B, C y D vuelven a la actividad con la única misión de aprender y disfrutar

Sus entrenadores, Miguel Barrio, Carlos Rodríguez y Nauzet Santana, respectivamente, tienen pocas referencias de sus nuevos pupilos, a los que conocerán durante la pretemporada

Texto y fotos de A. Posilio

Madrid, 8 de septiembre de 2016.- La tarde del pasado martes fue el turno de presentación de tres de los seis equipos alevines de la EDM: B, C y D. Y los tres conjuntos comenzaron la actividad deportiva, tras largos meses de asueto, con la máxima por bandera de aprender y disfrutar. Además, se da la coincidencia de que en estos tres casos, los entrenadores, Miguel Barrio, Carlos Rodríguez y Nauzet Santana, respectivamente, apenas conocen a los miembros de sus plantillas, por lo que usarán los entrenamientos y partidos de pretemporada para conocer a sus pupilos.

Alevín B: un equipo luchador

El segundo equipo alevín de la EDM inició la actividad en el Lili Álvarez con 20 de los 21 jugadores que tiene en su plantilla, todos ellos procedentes de los alevines C, D y E del año pasado, excepto dos futbolistas nuevos de fuera de la Escuela. Como el resto de equipos, está afectado por las obras en el campo de la Dehesa y solo podrá entrenar dos días a la semana hasta que se acaben. Igualmente, se ha planificado que disputen un amistoso cada fin de semana hasta que comience el campeonato, aunque la RFMF todavía no ha hecho públicos la fecha ni los calendarios.

Los alevines B, C y D se presentan en el Lili ÁlvarezSu responsable técnico, Miguel Barrio, cuenta cómo ve el futuro de este equipo: “Solo conozco de vista a algunos jugadores, pero me he leído los informes de sus anteriores entrenadores. Aún así, no me gusta hacerme una idea previa de lo que me voy a encontrar. Prefiero ver cómo se desenvuelven los chicos. Creo que va a ser un equipo muy luchador y que va a competir bien. Va a ser fuerte en defensa y creativo arriba, vamos a disfrutar de muchas oportunidades de gol”.

A Barrio, que cumple su segunda temporada en la EDM, tampoco le gusta ponerse una meta en la clasificación. “Lo importante es que aprendan e intenten mejorar. En cuanto al puesto final, me quedaré contento si superamos el quinto  que logré con este equipo la temporada pasada”. Y añade: ” El objetivo en estos equipos de chicos tan jóvenes es que aprendan los conceptos que la Escuela ha diseñado para sus edades”.

Cuando se empieza el curso deportivo, todos, jugadores, entrenadores, técnicos y aficionados, suelen pensar alguna vez en el ascenso de categoría. El preparador madrileño niega ser como la mayoría: “No quiero pensar en eso porque es una forma de presionar a los chicos, que solo tienen que venir aquí a aprender y a disfrutar. Si según pasan las jornadas lo vamos haciendo bien, ya veríamos cómo afrontaríamos ese posible objetivo”.

El Alevín C sí sueña con el ascenso

Quizá sea porque es un recién llegado a la EDM, pero Carlos Rodríguez, entrenador del Alevín C, si que ve el ascenso de su equipo como algo al alcance de la mano. “Claro que subir es posible. Tengo jugadores de mucha calidad y no sería una locura lograrlo”, afirma categórico. Aunque reconoce que sus chicos vivirán su primer año en la categoría y que con el fútbol once el campo es mucho más grande , manifiesta que siempre intenta “apuntar a lo más alto, lo mas arriba posible, y en este caso es el ascenso”.

Los alevines B, C y D se presentan en el Lili ÁlvarezEl día del debut, Rodríguez pudo contar con 21 de los 22 jugadores que forman su plantilla, aunque uno está a prueba. Este conjunto también está formado por futbolistas de diferentes equipos: a cinco se los ha traído del Benjamín A del ADPI Rivas, uno más militó el curso pasado en el Arganda y otro procede del Palestra Atenea. El resto aprendía en el Benjamín A de la Escuela.

El técnico madrileño de 21 años, que ha ejercido de entrenador en el club ADPI Rivas durante las últimas tres temporadas, estima que “los jugadores nuevos han fortalecido bastante la plantilla, especialmente en el aspecto físico, aunque también técnicamente”.  Y precisa: “Creo que tengo un grupo bastante completo. La temporada pasada jugué varias veces contra el Benjamín A de la EDM y me sirvió para conocer a algunos de estos jugadores. Me encantó cómo juegan. Esta es una Escuela puntera en la que voy a aprender muchísimo”.

Al igual que los otros equipos alevines, todavía no disponen ni de fecha de inicio del campeonato ni de calendario, aunque Carlos Rodríguez cree que empezarán los partidos oficiales a mediados de octubre. Mientras, entrenará dos o tres días semanales, dependiendo del fin de las obras en el Urbis, y disputará un amistoso cada fin de semana.

La rápida adaptación del Alevín D a la categoría 

Los alevines B, C y D se presentan en el Lili ÁlvarezEl Alevín D también comenzó casi al completo, pues al primer entrenamiento del curso acudieron 20 de los 21 miembros del plantel, y el que faltó lo hizo por estar lesionado. Todos ellos proceden de los dos equipos alevines de fútbol 7 que tuvo el año pasado la Escuela, salvo dos futbolistas, que son fichajes de otros clubes. Todos son de segundo año y juegan en Primera. Su entrenador, Nauzet Santan, asegura que “solo conoce a tres o cuatro jugadores, a los que entrenó en benjamines”.

Pero esa cuestión no le preocupa lo más mínimo: “Lo único que importa es intentar que los chicos aprendan a jugar al fútbol 11, en el que se estrenan, que progresen y se adapten a la categoría lo antes posible. Que disfruten y se diviertan, aunque también hay que intentar mantener la categoría”. El preparador canario resumen sus intenciones en tres palabras: “Adaptación, progreso y diversión”. Sobre el ascenso, es tajante: “No es posible”.