Alberto Sereno: “En esta Escuela, lo que prima dentro y fuera del campo es el factor humano”

Alberto Sereno: “En esta Escuela, lo que prima dentro y fuera del campo es el factor humano”

Para este madrileño de 25 años, llevar el brazalete de segundo capitán es todo un orgullo, a la vez que una gran responsabilidad. Tras estudiar un grado superior de formación profesional en la especialidad de Imagen, ejerce hoy en día de ayudante de webmaster. De Moratalaz de toda la vida, pues estudio en el colegio público Regimiento Inmemorial del Rey y en el instituto Mariana Pineda, le encanta ver a los pequeños que van al colegio con el abrigo de la Escuela para presumir de ella. Defensa desde que llegó a la EDM allá por infantiles, reconoce que el estilo de toque que se imparte es la EDM es un reto que llevará tiempo para ejercerlo de manera eficiente.

¿Cómo llegaste al mundo del fútbol?

A los tres años, mi padre me apuntó al equipo de fútbol sala que había en el colegio Regimiento Inmemorial del Rey, de Moratalaz, y allí jugué hasta los diez años. Ese curso, el entrenador que tenía en ese momento, Javier Ezquerra, me dijo que bajara a probar al Club Deportivo Moratalaz de entonces. Y desde ese momento, que entré en infantil de primer año, hasta hoy, que tengo 25 años y juego en el Aficionado A.

¿Y cómo definirías la experiencia?

Genial. Siempre he jugado al fútbol con la única expectativa de divertirme. Y la verdad es que cuando miro para atrás, por todos los equipos que he pasado y con todos los compañeros que he tenido, me siento muy orgulloso de haber formado parte de un trocito de la Escuela.

¿Te conformas con jugar en Primera Preferente o sigues soñando con jugar en una categoría nacional?

Por un lado, está el corazón y, como todo futbolista, quiero jugar en la categoría más alta posible. Siempre. Y esto no se pierde aunque tenga 38 años. Pero la cabeza me dice que es difícil ya. Pero si llego a jugar en Tercera División, desde luego que me gustaría que fuera con la Escuela Deportiva Moratalaz. Sin duda.

¿Cuál ha sido el cambio de categoría más brusco que recuerdas?

De juvenil a aficionado. Sin duda. Principalmente por la diferencia física, y más siendo defensa. En las categorías inferiores estaba acostumbrado a jugar contra delanteros más pequeños y menos fuertes que yo. Pero cuando pasas a aficionados, te encuentras, normalmente, con gente más fuerte, y tienes que cambiar la forma de jugar. Y tardas un poco en hacerte valer.

¿Qué diferencias has visto entre otros clubes y la EDM?

Llevo ya muchos años en el Aficionado A y he tenido muchos compañeros que han estado en otros clubes. Y casi todos coinciden en lo mismo, que en esta Escuela lo que prima dentro y fuera del campo es el factor humano. A parte de compañeros de equipos, somos, generalmente, amigos. Y eso se refleja en el éxito que hemos tenido con muchos menos medios que otros clubes más fuertes.