El Aficionado B acaba la liga como el equipo más goleador de su grupo

El Aficionado B acaba la liga como el equipo más goleador de su grupo

El equipo dirigido por Raúl León suma 70 tantos, tres más que el segundo conjunto realizador y ocho más que el líder

A. Posilio

Madrid, 8 de junio de 2016.- El Aficionado B de la EDM ha llevado a cabo un campeonato irregular, que le ha servido para ocupar la décima plaza de 18 participantes. Sin embargo, el equipo dirigido por Raúl León y Álvaro Villalba se ha alzado con el título honorífico de máximo goleador de su grupo, el 3 de Primera de la categoría de Aficionados, al sumar 70 goles en 34 partidos. Puede llamar la atención que un conjunto que no ha terminado entre los primeros de la liga sea capaz de ser el máximo realizador, pues no es muy usual, pero al contemplar los tantos recibidos, 66, se entiende algo mejor la clasificación final de la segunda escuadra de la Escuela.

“Hemos sido un equipo que ha generado muchas ocasiones de gol, y en algunos tramos de la temporada, aún creando mucho, no conseguíamos finalizar en gol. Podríamos haber obtenido todavía más goles a favor. Pero hemos acabado décimos, posición que creo que podría haber sido mejor, pero la temporada ha sido complicada, con numerosas lesiones, que han hecho que suframos altibajos a lo largo de la misma. Para mí, lograr esta cantidad de goles significa que hemos sido un equipo que ha apostado por un fútbol eminentemente ofensivo, pero que hemos concedido mucho defensivamente en algunas ocasiones”, explica el responsable técnico del Aficionado B.

El Aficionado B, máximo goleador de su ligaEl máximo goleador del equipo, Jorge Esparza, también tiene su opinión sobre este título honorífico: “Este dato significa que la liga es complicada y que, por muchos goles que marques, lo importantes es competir y ganar. Pienso que este equipo siempre sale con la mentalidad ganadora, y eso nos ha hecho meter 70 goles”. El joven delantero fue autor de 14 de ellos, lo que demuestra que ha sido una labor muy repartida entre la plantilla, pero reconoce que ha estado “menos acertado que otros años”. Y añade: “Pero es bonito ser el máximo goleador, aunque siempre juego para ayudar al equipo”.

Se da la casualidad de que los 70 goles marcador por el Aficionado B son los mismos que los sumados por la escuadra mejor realizadora del grupo 1, el Rayo Alcobendas, pero al equipo del norte de la Comunidad de Madrid le han valido para ser campeón de su grupo. La diferencia está en la dianas recibidas, pues a los alcobdenses solo les han metido 35, casi la mitad que a los de Moratalaz.

“Creo que el problema de encajar tantos goles ha sido fundamentalmente psicológico. Tras hacer un gol a favor, no manteníamos la concentración necesaria y se producía una especia de relajación, que provocaba que el contrario nos llegara con facilidad. Esto causaba que tuviéramos que hacer varios goles en el mismo partido para conseguir la victoria. Cuando el equipo ha estado concentrado, ha sabido defender como un bloque, ofreciendo apenas fisuras defensivas”, defiende el preparador madrileño. Esta idea es compartida por Jorge Esparza: “No pienso que el punto débil haya sido la defensa, sino no saber controlar los partidos en los momentos importantes”.

El Aficionado B, máximo goleador de su ligaSin embargo, en los grupos 2 y 4 de Primera División de Aficionados, el récord goleador está bastante por encima, pues esta temporada lo ostenta la Avanzada A, en el grupo 4, con 88 dianas, que también le han servido para terminar arriba de la tabla. En este grupo, otros dos equipos sumaron más que el Aficionado B, CDC Comercial (85) y Lugo Fuenlabrada B (71). Por su parte, en el grupo 2 también ha habido tres clubes que han materializado más que el de Moratalaz, el CD Avance (86), también líder, el RSD Alcalá B (71) y el CD San Roque (72), segundo y tercero en la clasificación final, respectivamente.

Pero estas comparaciones no restan ni un ápice del mérito contraído por el segundo equipo de la EDM. Raúl Léon también lo tiene claro: “Desde mi punto de vista, la fase ofensiva dentro del modelo de juego que se trabaja en la EDM tiene como resultado el generar muchas ocasiones de gol. Aún errando muchas, lo normal es que el equipo acabe la liga con bastantes goles a favor, y eso es lo que ha pasado en nuestro caso. Creo que, sobre todo, en un tramo de la liga estuvimos muy acertados y conseguíamos gol casi en cada llegada con peligro a la portería rival. Supimos aprovechar las características de cada jugador y le sacamos bastante partido”.